Ads 468x60px

Mostrando las entradas con la etiqueta reparar. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta reparar. Mostrar todas las entradas

JESÚS TIENE EL PODER PARA REPARAR LO QUE HA SIDO LASTIMADO

JESÚS TIENE EL PODER PARA REPARAR LO QUE HA SIDO LASTIMADO
Jesús tiene el poder para reparar para reparar lo que ha sido lastimado. A continuación compartimos apartes del primer capítulo del libro “Sanidad para el alma herida” (puedes tenerlo gratis siguiendo los pasos descritos al final de éste artículo). 
No importa el dañado causado por otros, o el daño causado por nuestra malas decisiones, cuando buscamos a Dios, él tiene misericordia y el poder para reparar lo que ha sido quebrado o lastimado. La Biblia está llena de ejemplos de personas que rechazadas, heridas en su corazón, lastimadas por su propia familia o traicionadas por sus hermanos, lograron acercarse a Dios y creer en Sus promesas, logrando así no sólo ser restauradas sino convertirse en poderosos instrumentos de Dios para bendición de muchos. 

Capítulo 1

DIOS PUEDE RESTAURAR LO DAÑADO…   

DIOS PUEDE RESTAURAR LO DAÑADO (Devocional 014)


DIOS PUEDE RESTURAR LO DAÑADO 
Dios puede restaurar lo dañado devocional

      “Pero Esaú corrió al encuentro de su hermano Jacob y le abrazó, y se echó sobre su cuello, y le besó; y lloraron”. Gén. 33:4.

Jacob había huido de su tierra natal porque su hermano Esaú pensaba matarlo, por haber usurpado su lugar y recibir de su padre Isaac la bendición. Habían pasado ya unos veinte años, y durante todo ese tiempo no vio a sus padres, estuvo lejos de sus amigos y perdió la amistad con su hermano.

Por dirección del Señor y con su propia familia, vuelve de regreso a su tierra, pero su corazón está inundado de temor (Creo que por 20 años luchó contra aquel miedo, cuando pensaba en su familia y en su tierra). Su hermano Esaú viene a su encuentro, con cuatrocientos hombres, y el temor de Jacob lo lleva a planear una estrategia para salvar su vida, y por eso envía a su familia delante de él con muchos regalos para apaciguar la ira de su hermano. 

Pero, la reacción de Esaú no fue de venganza, ni rencorosa, él salió corriendo a abrazar a su hermano Jacob (¿Cuántas veces el miedo nos hace imaginar momentos dolorosos y trágicos, o nos lleva a planear estrategias innecesarias y vergonzosas?).