Ads 468x60px

Mostrando las entradas con la etiqueta provisión. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta provisión. Mostrar todas las entradas

Dios es nuestro fiel proveedor


Dios es nuestro fiel proveedor
Introducción: El pueblo de Israel tuvo que crecer en su fe y confianza en Dios, las dificultades del camino por el desierto y sus enemigos provocaban a veces la duda y la murmuración. 

Pero la Biblia nos dice: “Sin fe es imposible agradar a Dios”, entonces fortalecer la fe no sólo es importante para alcanzar las bendiciones del Señor, sino para agradar su corazón... 

Mi provisión viene de Dios

Mi provisión viene de Dios
Introducción: La Biblia nos enseña a través de grandes milagros que Dios es quien envía la provisión sobre sus hijos, él no los descuida. Recordemos el conocido Salmo 23 “El Señor es mi pastor y nada me faltará”. En él tenemos todas las cosas…  

DIOS ES NUESTRO PROVEEDOR

Introducción: Debemos glorificar a Dios administrando bien todo lo que él nos da. Por ejemplo Adán no administró bien lo que el Señor le entregó ¿por qué? Porque no siguió el mandamiento divino. 

Él pensó que podía hacerlo mejor por su propia cuenta, creyó que era posible hacer a un lado las leyes de Dios y salir bien librado. Cristo es también llamado el postrer Adán quien vino a restaurar las incorrectas acciones del primer Adán. Jesús nos enseña con su vida a seguir las instrucciones del Padre, las cuales nos conducen a los mejores resultados…   

LA PROVISIÓN DE DIOS ES BUENA

LA PROVISIÓN DE DIOS ES BUENA
Introducción: (La provisión de Dios es buena) Con frecuencia podemos pensar que Dios está demorándose, o que no podemos avanzar porque él no nos va a ayudar, podemos también concluir en algún momento de la vida que no vale la pena seguir que es mejor renunciar y dejarlo todo, etc. 

Pero Dios sabe lo que hace, y como lo hace, por eso él dice: “Yo se los planes que tengo acerca de vosotros, pensamientos de bien y no de mal”…     

EL MANÁ PAN DEL CIELO (Devocional No. 042)

Devocional No. 042 (Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria)


Y Jehová dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo; y el pueblo saldrá, y recogerá diariamente la porción de un día, para que yo lo pruebe si anda en mi ley,  o no”, Éxodo 16:4.

Ésta provisión sobrenatural de Dios para su pueblo en el desierto es uno de los grandes milagros del Antiguo Testamento. Lamentablemente el contexto en el que se origina éste milagro no es una respuesta de Dios a la oración, ni a la adoración, ni al clamor de su pueblo, sino que dice la Escritura: “Israel murmuró”. Aunque Dios iba delante de ellos, los defendía y grandes señales había hecho, Israel no estaba agradecido, ni confiado en él, más bien expresa su inconformidad quejándose y murmurando ante la voluntad de Dios. (Evitemos la murmuración, pues Dios siempre sabe lo que hace, cuando y como)...