Ads 468x60px

Mostrando las entradas con la etiqueta promesas. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta promesas. Mostrar todas las entradas

Sermón cristiano: La fe es esencial para alcanzar lo que Dios ha prometido


Estudio bíblico: La fe es esencial para alcanzar lo que Dios ha prometido. Sermones cristianos
Sermones cristianos
(Estudios bíblicos - Sermones cristianos). Introducción: Cuando Dios nos hace una promesa podemos confiar plenamente en él, pues él no miente y es todopoderoso para hacer lo que ha dicho. Sin duda, esto requiere del creyente perseverancia, pues el hombre de doble ánimo no alcanza las promesas…   

Dios no olvida sus promesas


Dios no olvida sus promesas
Introducción: Algunas veces ante las dificultades o pruebas en el camino de la fe, puede atacar la duda o el desánimo, pero nuestro corazón puede estar seguro en al fidelidad de Dios, él no miente, él cumple todas sus promesas. Lo cielos y la tierra pasarán pero su palabra permanece para siempre, no importa que suceda Dios hará como lo ha dicho…  

Dios cumple lo que promete

Dios cumple lo que promete.
Introducción: Cuando Israel estaba en aprietos entre el mar rojo y el ejército egipcio que los perseguía, nos dice la Biblia que “temieron en gran manera” pero con ellos estaba el Dios Todopoderoso y eso es más que suficiente, el Señor te da la fuerza para seguir adelante aún ante los peores obstáculos, al final Dios cumplirá lo que ha prometido...

PRINCIPIOS PARA CONQUISTAR LAS PROMESAS DE DIOS

Principios para conquistar las promesas de Dios
Introducción: (Principios para alcanzar las promesas de Dios) Después de atravesar el desierto Dios comienza a entregar a Israel la tierra de Canaán, y es Josué quien debe dirigir la conquista de las ciudades cananeas. Hablamos de ciudades que eran grandes centros de desarrollo y comercio, generalmente muy bien protegidas y vigiladas con grandes murallas y torres. 

Por ejemplo los muros de Babilonia median noventa metros de altura, veinticuatro metros de ancho y diez metros de profundidad. Entonces Israel vive la transición de la esclavitud a la conquista. Por eso Dios libera a sus hijos de la esclavitud, pues no sólo los hace libres, también los convierte en conquistadores para Su gloria y honra…   

DIOS NO MIENTE (Devocional 010)



Devocional Semanal (No. 010, Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria).
Dios no miente

DIOS NO MIENTE

      “Visitó Jehová a Sara, como había dicho, e hizo Jehová con Sara como había hablado. Y Sara concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios le había dicho” Gén. 21:1-2.

Que privilegio tan grande el de Sara, “Dios la visitó”, esto fue algo glorioso en su vida, pues Dios mismo vino a ella. Hoy día los hijos de Dios somos templo del Espíritu Santo, y debemos anhelar más que una “visitación”, debemos procurar una relación íntima y constante con Dios. Es necesario y vital que anhelemos estar con el Consolador, tanto como él anhela estar con nosotros, pues el apóstol Santiago nos dice: 

¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?” (Sant. 4:5), sin embargo creo que por muchas razones, motivos o excusas nuestras, ese anhelo del Espíritu es correspondido someramente.               

El texto nos dice que Dios hizo esto “como había dicho… como había hablado”, Dios lo había prometido y lo cumplió. Creo que todos nosotros hemos experimentado en algún momento de nuestra vida la decepción, la tristeza o el dolor, ante el incumplimiento de promesas que otros nos han hecho; pero cuando se trata de las promesas de Dios, podemos estar tranquilos y seguros, pues Dios no miente, ni se retracta, nunca falla, él cumple su palabra, pues en él no hay cambio ni sombra de variación, es decir en él no hay el más mínimo margen de error ¡Bendito sea nuestro Dios!



Te invitamos a adquirir sin costo alguno nuestro libro cristiano, haz clic ahora aquí en: LIBRO CRISTIANO GRATIS


Isaac nace en la vejez de Abraham y Sara. Recordemos que ambos se habían reído cuando Dios les hizo ésta promesa, pues eran de edad avanzada. Es en éste contexto cuando Dios pregunta: “¿hay alguna cosa difícil para Dios?” (Gén. 18:14), y la respuesta es una sola: “No, no hay nada difícil para Dios”. 

Aunque veamos las circunstancias adversas y contrarias, aunque nuestra razón nos diga que no es posible y otros concluyan diciendo que es una fantasía, sí Dios lo dijo, él lo hará. Entonces persevera, continúa avanzando, él es fiel a su palabra, él no te miente y no te decepcionará.