Ads 468x60px

Mostrando las entradas con la etiqueta perfecto. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta perfecto. Mostrar todas las entradas

Dios es el perfecto proveedor


Dios es el perfecto proveedor de su pueblo.  



Podemos recordar que cuando el pueblo de Israel salió de Egipto una y otra vez se quejó por el camino, los milagros de Dios en el desierto estuvieron enmarcados por la murmuración o queja del pueblo del Señor.

El perfecto gobierno de Jesucristo


El milenio o gobierno de Jesucristo por mil años sobre la tierra. 

1) La definición del término “Milenio”:

Este es un período de mil años bajo el gobierno del Señor Jesucristo. Que en términos generales empiezan con la segunda venida del Señor Jesús, y concluye cuando el cielo y la tierra actuales pasarán.

El tiempo de Dios es bueno y perfecto

Introducción: Cuando Jesús lavaba los pies a sus discípulos, a Pedro le costó dejarse lavar por el Maestro, entonces el Señor le dijo: “Lo que yo hago ahora no lo entiendes, pero lo comprenderás después”. 

Así mismo hay cosas que son difíciles de entender en nuestro caminar de fe, pero es allí cuando debemos decidir creer y confiar en las promesas de Dios, pues él es bueno y fiel, él sabe muy bien lo que hace y cuando lo hace. Veamos este importante estudio

JESÚS EL PERFECTO CORDERO DE DIOS

JESÚS EL PERFECTO CORDERO DE DIOS
La fe en el Cordero de Dios es la que nos da acceso a la ciudad del Dios vivo. El término “Cordero” nos recuerda el sacrificio de la oveja o cordero en el altar del Antiguo Testamento, y apunta o señala a Cristo, recordemos que Juan el bautista cuando vio a Jesús dijo: 

“He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). Jesucristo es Aquel que fue llevado como cordero al matadero cuando fue sacrificado en la cruz, por Su gran amor tomó nuestro lugar, por eso todos los redimidos por Su sangre solo a él damos gloria y honor…

LOS TIEMPOS DE DIOS: CRONOS Y KAIROS

Los tiempos de Dios, cronos y kairos 



A veces ante lo que vivimos podemos pensar que Dios se ha olvidado del plan, que estamos fuera de su mirada, nos preguntamos ¿si está con nosotros por qué se demora en actuar? ¿Estoy caminando en los tiempos de Dios?

(Te invito a leer: Sermones escritos para predicar). 

Otras veces nos conformamos en vivir, renunciando a los sueños, porque quizá llegamos a la conclusión de que son muy grandes y nosotros muy pequeños. Pero Dios tiene el gobierno de todas las cosas, y es Todopoderoso para hacer su voluntad, el tiempo de Dios es perfecto. Leamos este importante estudio

El tiempo de Dios es perfecto, CRONOS Y KAIROS

“En tu mano están mis tiempos, líbrame de la mano de mis enemigos y de mis perseguidores" Salmo 31:15.
Los tiempos de Dios Cronos y kairos
Como nos enseña la palabra de Dios el Señor es el dueño de todo, y él tiene el dominio sobre los tiempos. La palabra “tiempos” se traduce del término hebreo "Et" que además significa: período, tiempo determinado, propicio o apropiado. Podemos decir que se refiere a un tiempo diseñado por las manos del arquitecto divino, en el cumplimiento de Sus propósitos. Dios tiene el completo gobierno sobre los tiempos de los hombres.

Nuestro Señor es llamado también el Dios eterno, la palabra "eterno" se traduce del término hebreo "Olam": que significa eterno o eternidad. El tiempo está contenido en la eternidad, como en algo de donde recibe su ser y su unidad. 

La eternidad es la que fundamenta el tiempo, es su base o cimiento, la eternidad es la fuente desde donde el tiempo mana incesantemente y lo que le da sentido (algo así como que la eternidad es la totalidad, y el tiempo una sección). Dios tiene el gobierno de todas las cosas, por eso tengamos presente que todo es posible para el Señor.



Es importante al estudiar los tiempos de Dios, considerar el significado bíblico. En el griego bíblico los términos más usados para tiempo son: "Cronos" y "Kairos". Veamos el significado de éstas dos palabras: 

1) Cronos: lapso de tiempo, duración de tiempo. Raíz de la palabra cronometro y sus derivados.

Hablamos del tiempo terrenal, que se puede medir. Dios estableció con la creación el sol, la luna y las estrellas para medir los tiempos terrenales (Génesis 1:14-18), y por eso las unidades de medida de nuestro tiempo: milenio, siglo, año, mes, día, horas, etc. Es el tiempo del hombre que podemos medir.

Génesis 1:14-18 "Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para Días y años... E hizo Dios las dos grandes lumbreras... una para señorear en el día y otra para señorear en la noche.. y para separar la luz de las tinieblas". 

2) Kairos: medida correcta, ocasión, período definido, tiempo oportuno, tiempo favorable, momento señalado y preciso. Mientras que Cronos marca cantidad, Kairos marca calidad, Romanos 5:6 "Porque Cristo, cuando éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos". 

Podemos concluir entonces que Kairos es el tiempo oportuno y diseñado desde el cielo, dónde Dios interviene en la vida de los hombres de una manera sobrenatural y poderosa. Tiempo diseñado por Dios en el cielo, que se manifiesta en la tierra, para bendición de los hombres. Aquí debemos velar y estar preparados para los cambios de Dios en su perfecto tiempo.  





Debido a la ansiedad y al afán en el tiempo cronos de los hombres, podemos concluir a veces, que Dios se está tardando con cierta respuesta o milagro, pero el Señor sabe qué, cuándo y cómo lo hace (El tiempo de Dios es perfecto). 

En la palabra de Dios por ejemplo, María, la hermana de Lázaro, dijo a Jesús: “Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto” y luego Marta la otra hermana le dijo: “Señor, hiede ya, porque lleva cuatro días”, pero Jesús dijo: “No te he dicho que si crees veras la gloria de Dios? Entonces los milagros o intervenciones divinas no ocurren cuando queremos o esperamos, sino en el kairos, es decir en el tiempo de Dios.

Reflexión final: El tiempo de Dios es perfecto, él tiene todo en sus manos. Él no se tarda, y tampoco llega antes, él sabe cómo y cuándo hacer las cosas. Nosotros debemos seguirle y amarle con todo nuestro corazón, confiando en su bondad y poder. La bendición completa está en caminar en los tiempos de Dios. 

(Te invito a leer: Sermones escritos para predicar). 


(Te invitamos a leer nuestro nuevo libro: 75 Sermones para estudiar y predicar: Predicas escritas para enseñar (Spanish Edition).  

Es una herramienta de apoyo y consulta para predicar y estudiar la palabra de Dios, los sermones están bosquejados de manera sencilla y fácil de usar. Cada mensaje contiene una introducción, varios puntos principales de exposición bíblica (cada uno con sus respectivas notas y comentarios) y una conclusión. 


Es fundamental aprender a esperar en Dios, pues las más grandes bendiciones llegan en el tiempo perfecto de Dios.  


Una faceta fundamental en los tiempos de Dios es aprender a esperar en él

La palabra de Dios nos enseña que Moisés estuvo en el Monte Sinaí cuarenta días en la presencia de Dios, y ante ésta “tardanza” el pueblo de Israel se llenó de afán y ansiedad, y decidió levantar culto al becerro de oro lo que trajo como resultado tragedia y muerte. Israel no esperó hasta que Moisés descendiera. 

Las Sagradas Escrituras nos enseñan enfáticamente que confiar y esperar en el Señor es vital para nuestra bendición. Es muy importante aprender a caminar según los tiempos de Dios. Por eso no te apresures, ni te dejes llenar de ansiedad, más bien deja que la paz del Señor dirija tu vida, él todo lo hace bien en su tiempo. 

Debemos tener presente que aprender a reposar en Dios nos permite cosechar las mejores bendiciones. pues él mismo descansó en el séptimo día. Dios todo lo hace bien en su tiempo. Por eso veamos ahora el poderoso significado de esperar en el Señor:         

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe los devocionales en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ  

El reposo de Dios.

1) Reposar en la Biblia implica dedicarle tiempo a Dios.

Para hacer esto es importante organizar tu agenda de vida. Deuteronomio 5:12-14 "Guardaras el día de reposo para santificarlo, como Jehová tu Dios te ha mandado. Seis días trabajarás y harás toda tu obra; más el séptimo días es reposo a Jehová tu Dios; ninguna obra harás tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu buey, ni tu asno, ni ningún animal tuyo...". 

Al considerar la historia y la manera en que el pueblo judío aplicaba esto, podemos ver que las normas judías eran en ocasiones extremas. Nosotros no guardamos el día de reposo hoy, porque Cristo es nuestro reposo (como la iglesia primera, la iglesia de los Hechos, nosotros guardamos el primer día de la semana, es decir, el domingo), pero debemos considerar algunas aplicaciones importante para nosotros hoy. 

En aquel tiempo se llegó al extremo religioso, por ejemplo, en algunos casos como los escribas, debían lavar sus manos siete veces para transcribir el nombre del Señor. Con frecuencia exageraban al guardar el día del Señor (día de reposo) a tal grado que ni siquiera hacían un bien a su prójimo, si esto era necesario. 

Es precisamente por esto que vemos al Señor Jesús confrontando en los evangelios a escribas y fariseos, ya que estorbaban muchas veces las sanidades en aquel día (sin embargo, sí rescataban a una oveja suya cuando caía en un hueco). Esto lo habían convertido en pesadas cargas religiosas.      

Reposar es reflexionar y meditar en la maravillosa obra de Dios. Deuteronomio 5:15                    
"Acuérdate que fuiste siervo en tierra de Egipto, y que Jehová tu Dios te sacó de allá con mano fuerte y brazo extendido; por lo cual Jehová tu Dios te ha mandado que guardes el día de reposo". 

Entonces el día de reposo del Antiguo Testamento para nosotros hoy indica un tiempo para meditar o reflexionar en la salvación de Dios, así como en la obra redentora de nuestro Señor Jesucristo y todo lo que alcanzó en la cruz y en su resurrección. Es importante apartar el tiempo para meditar en la ley de Dios y en su obra.   

El pueblo de Israel en el día de reposo estudiaba la ley, también meditaba en las Escrituras, y adoraban al Señor, igual que el Señor Jesús quien iba a la sinagoga como era su costumbre. 
Entonces estamos hablando de un tiempo de encuentro con el Señor. Los judíos iban al lugar de reunión (es decir al templo o a la sinagoga). En el día de reposo también eran renovados los panes de la proposición del lugar santo en el templo (acción que nos recuerda la importancia de la renovación espiritual para el pueblo de Dios). 

(Te invito a leer: Sermones escritos para predicar). 

2) Reposar es también confiar en la poderosa y soberana obra del Señor:     

En la palabra de Dios esperar en el Señor es una evidencia la fe. Génesis 1:31- 2:2

"Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto".       

La palabra "reposo" se traduce del término hebreo “shabat” que además significa: cesación de actividad. El Señor no descansó porque estuviera cansado, él descansó, cesó, terminó su obra creadora. fue el final de su labor de creación. 

Debemos también considerar aquí que el Señor está actuando poderosamente sobre su creación, Dios estaba trabajando, él sabe muy bien lo que hace y todo está dirigido hacia sus propósitos, es por eso que nada ocurre por accidente. La mejor obra y las hermosa es la que el Señor Dios hace, por eso la Biblia nos enseña: “y vio Dios todo cuanto había hecho, y era bueno en gran manera” en Génesis 1:31.   

(Te invito a leer: El hombre es administrador, Dios es el dueño.).

También nos enseña la Escritura que el reposo es tiempo de bendición de Dios. Génesis 2:3

"Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación. ".      

Al terminar su obra bendijo el Señor el séptimo día. Por eso decimos que es tiempo de bendición. Debemos seguir el ejemplo del Señor, es decir cuando nosotros cesamos nuestras obras para que él haga la suya, entonces nos bendice. Dios laboró durante seis días, y luego reposo.

Esto nos recuerda que cuando nosotros logramos reposar en el Señor y esperamos en él, sus obras son maravillosas. La verdadera bendición viene del Señor, el tiempo perfecto es el de Dios. Los tiempos de Dios son los mejores, sin duda alguna.    

3) En el reposo de Dios ocurren cosas sobrenaturales:

En la Biblia el pueblo de Israel trabajaba seis días y el séptimo era el día de reposo.     

Aún las reglas para los israelitas son por ejemplo:  

Antes del Shabbat es necesario ducharse, afeitarse y cambiarse de ropa.

Para la entrada del reposo toda la familia debe estar cambiada y arreglada.
  
Cuando descansamos en Dios él hace milagros, Mateo 12:9-14 “Pasando de allí, vino a la sinagoga de ellos. Y he aquí había allí uno que tenía seca una mano; y le preguntaron al Señor Jesús, para poder acusarle: ¿Es lícito sanar en el día de reposo? Él les dijo: ¿Qué hombre habrá de vosotros, que tenga una oveja, y si ésta cayere en un hoyo en día de reposo, no le eche mano, y la levanté? Pues ¿cuánto más vale un hombre que una oveja? Por consiguiente, es lícito hacer le bien en los días de reposo. Entonces dijo a aquel hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y su mano le fue restaurada sana como la otra. Y salidos los fariseos, tuvieron consejo contra Jesús para destruirle”.  

Debemos destacar aquí que en los evangelios Jesús hizo muchos milagros en el día de reposo. 

recordemos aquí que eran seis días los laborales y el séptimo era el día de reposo y en la Biblia el número seis es el número del hombre (representa las obras del ser humano) y el número siete es el número de Dios (el cual representa el tiempo del Señor, tiempo en el cual él hace su poderosa obra). 

Entonces haz tu parte y el Señor hará el resto, confía en Dios y persevera, los milagros los hará el Señor. 

También la palabra de Dios nos muestra que los padres de Juan el bautista son un vivo ejemplo de los tiempos perfectos de Dios. El Señor no se había olvidado de sus hijos Zacarías y Elisabet (estos son los padres del profeta Juan el bautista). 

La Biblia nos dice que el Señor tenía un poderoso plan dispuesto para ellos, y en su perfecto tiempo este se cumpliría. Ante estas verdades debemos tener presente que aunque transcurra el tiempo no por eso debemos renunciar, pues el Señor sabe muy bien como hace sus cosas. Debemos confiar y caminar en los tiempos de Dios.

Como era normal en el pueblo judío Zacarías y Elisabet se casaron esperando tener hijos, lamentablemente Elisabet era estéril, y lo más seguro es que ellos comenzaron a orar confiando en un milagro a pesar de todo, pero el tiempo pasó y el anhelado hijo no llegó. Dios mandó a su ángel con su respuesta en Su tiempo perfecto. Dios nunca nos decepciona, él todo lo hace bien en su perfecto tiempo. 


(Adquiere gratis un libro que bendecirá tu vida, aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).

El tiempo de Dios es perfecto.

Nos enseña la palabra de Dios en Lucas 1:11-12 “Y se le apareció un ángel del Señor puesto en pie a la derecha del altar del incienso. Y se turbó Zacarías al verle, y tuvo temor”.

El contexto de este pasaje bíblico nos permite ver que Zacarías ya había olvidado aquel asunto, en realidad él ya no esperaba un hijo. Habían transcurrido muchos años, ahora ellos son ancianos, y seguramente pensaban terminar sus últimos años siguiendo al Señor y sin ver un hijo.

Es muy importante considerar el lugar donde aparece el ángel, nos dice la Biblia “a la derecha del altar del incienso”, esto contiene un mensaje del Señor para nosotros hoy, pues esto nos recuerda que no debemos renunciar a nuestra adoración (en la Biblia el incienso representa adoración), es símbolo de la comunión con Dios.
Sin duda alguna, nuestra vida de adoración demuestra que aunque no haya respuesta de Dios le seguimos amando. Debemos perseverar pues en el tiempo de Dios la respuesta llegará.
En las Sagradas Escrituras el “lado derecho” nos habla de honor y poder, el sacerdote Zacarías estaba siendo honrado y fortalecido con la gloria de neutro Señor, así como Jesús también fue visitado por un ángel para darle fuerzas en el huerto de Getsemaní antes de dar su vida en la cruz del calvario para salvarnos de la condenación eterna.  
Por eso podemos concluir que el Señor esté en silencio, él está trabajando a nuestro favor. En ciertas ocasiones el Señor calla por amor, en otros momentos lo hace para fortalecer nuestra confianza y fe en él, también puede ser para probar el compromiso y madurez del cristiano, y en otras ocasiones no quiere que lo escuchemos, sino que lo veamos. Dios se mueve de diversos modos y nuestro corazón debe ser sensible a su dirección y propósito.

(Te invito a leer: Dios trae lo mejor para tu vida. ).

Debemos tener certeza y seguridad en algo y es que la obra de Dios genera gozo y alegría, Lucas 1:13-14 nos dice que “el ángel le dijo: Zacarías, no temas; porque tu oración ha sido oída, y tu mujer Elisabet te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Juan. Y tendrás gozo y alegría, y muchos se alegarán de su nacimiento” -

Al comienzo de la obra de Dios puede ser un poco difícil entender el asunto para nosotros, y tal vez nos molesta lo que sucede, pero Dios tiene el gobierno de todo, y por eso vemos que le dice al sacerdote Zacarías: “no temas”. Entonces “No temas, Dios está al mando de todo y sabe muy bien lo que está haciendo”.

También debemos tener muy presente que las cosas no ocurren en nuestro tiempo, sino más bien en el tiempo de Dios, y es así como vienen las mejores cosas de Dios para cada uno de nosotros, tal vez no sea específicamente lo que deseamos, pero sin duda será lo mejor para nuestra vida. En el caso de Sacarías y Elisabet iba a nacer un gran profeta, del cual el mismo Señor Jesucristo:

“Os digo que entre los nacidos de mujeres, no hay mayor profeta que Juan el Bautista”, Lucas 7:28”. Vemos pues que el Señor hizo un gran milagro pues sanó la matriz de Elizabet, y le dio a pesar de su avanzada edad la fuerza para concebir y dar a luz. No hay nada imposible para Dios en verdad.  

En aquel tiempo lo más seguro es que aquel matrimonio fue cuestionado, rechazado y juzgado (debemos recordar aquí que para los judíos no tener hijos era una manifestación del juicio por un pecado oculto). 

Pero vemos que ahora toda su familia, los vecinos y los amigos hablaban de ellos, Dios los había visitado con un gran milagro, además el nombre de su hijo: Juan, tiene un significado muy diciente: “Jehová ha hecho gracia”-

La palabra de Dios que trajo el ángel Gabriel fue sin duda la poderosa semilla de Dios para Zacarías y Elizabeth, por eso un tiempo después nace Juan, motivo de gozo y alegría, regocijo nunca sus padres habían vivido.

Dios sigue depositando o sembrando en cada corazón semillas poderosas de vida y bendición y de aquí a un tiempo, seguramente, llegará la razón de tu alegría, no desmayes, persevera, la respuesta de Dios viene en camino. Los tiempos de Dios son perfectos. 


Reflexión final: Es pues muy importante ser obedientes a Dios, y perseverar aunque hayan obstáculos en el camino. No renuncies a tu oración ni a tu servicio a Dios, él sabe cómo responderte y en qué tiempo, y lo que él traerá será maravilloso. El Señor te sorprenderá con su respuesta y su bendición, será en su tiempo perfecto y será grande su bendición. Los tiempos de Dios son los mejores tiempos. 

(Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria)

Te invitamos a leer:
Los tiempos de Dios. Kronos - Cairos. El tiempo de Dios es perfecto.