Ads 468x60px

Mostrando las entradas con la etiqueta miente. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta miente. Mostrar todas las entradas

CUIDADO CON EL ENGAÑADOR - ENGAÑO

CUIDADO CON EL ENGAÑADOR - ENGAÑO
Satanás se reveló contra Dios y provoco también que la tercera parte de los ángeles del Señor se rebelaran contra él, y esto lo hizo a través del engaño, hizo que ellos creyeran que lo que él tenía era mejor, que Dios estaba equivocado y que era débil. 

Satanás por su soberbia fue arrojado del cielo, y los ángeles que lo siguieron fueron engañados, y por esta rebelión se convirtieron en seres de maldad y destrucción. Hoy vemos que el diablo sigue usando la mentira para engañar a muchos, e incluso a los escogidos de Dios. Pero el Señor nos ha dado su Espíritu Santo y Su Palabra para discernir y no permitir los engaños del enemigo del pueblo de Dios…      

DIOS NO MIENTE (Devocional 010)



Devocional Semanal (No. 010, Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria).
Dios no miente

DIOS NO MIENTE

      “Visitó Jehová a Sara, como había dicho, e hizo Jehová con Sara como había hablado. Y Sara concibió y dio a Abraham un hijo en su vejez, en el tiempo que Dios le había dicho” Gén. 21:1-2.

Que privilegio tan grande el de Sara, “Dios la visitó”, esto fue algo glorioso en su vida, pues Dios mismo vino a ella. Hoy día los hijos de Dios somos templo del Espíritu Santo, y debemos anhelar más que una “visitación”, debemos procurar una relación íntima y constante con Dios. Es necesario y vital que anhelemos estar con el Consolador, tanto como él anhela estar con nosotros, pues el apóstol Santiago nos dice: 

¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?” (Sant. 4:5), sin embargo creo que por muchas razones, motivos o excusas nuestras, ese anhelo del Espíritu es correspondido someramente.               

El texto nos dice que Dios hizo esto “como había dicho… como había hablado”, Dios lo había prometido y lo cumplió. Creo que todos nosotros hemos experimentado en algún momento de nuestra vida la decepción, la tristeza o el dolor, ante el incumplimiento de promesas que otros nos han hecho; pero cuando se trata de las promesas de Dios, podemos estar tranquilos y seguros, pues Dios no miente, ni se retracta, nunca falla, él cumple su palabra, pues en él no hay cambio ni sombra de variación, es decir en él no hay el más mínimo margen de error ¡Bendito sea nuestro Dios!



Te invitamos a adquirir sin costo alguno nuestro libro cristiano, haz clic ahora aquí en: LIBRO CRISTIANO GRATIS


Isaac nace en la vejez de Abraham y Sara. Recordemos que ambos se habían reído cuando Dios les hizo ésta promesa, pues eran de edad avanzada. Es en éste contexto cuando Dios pregunta: “¿hay alguna cosa difícil para Dios?” (Gén. 18:14), y la respuesta es una sola: “No, no hay nada difícil para Dios”. 

Aunque veamos las circunstancias adversas y contrarias, aunque nuestra razón nos diga que no es posible y otros concluyan diciendo que es una fantasía, sí Dios lo dijo, él lo hará. Entonces persevera, continúa avanzando, él es fiel a su palabra, él no te miente y no te decepcionará.