Ads 468x60px

Mostrando las entradas con la etiqueta fortaleza. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta fortaleza. Mostrar todas las entradas

El gozo de Dios es nuestra fortaleza - Predicas y bosquejos

Predica: El gozo de Dios es nuestra fortaleza. Bosquejo bíblico.
Predicas y bosquejos bíblicos
(Bosquejos bíblicos y predicas). Los siervos de Dios en la Biblia vivieron muchas dificultades y tuvieron que superar muchos obstáculos, sin embargo la misma Escritura nos muestra como Dios una y otra vez fortaleció a sus hijos y les ayudó no sólo a perseverar, sino a salir victoriosos ante los tropiezos que el reino de las tinieblas les puso por delante…

Dios es Tu Fuerza | Fortaleza

Introducción: Por excelencia Dios es Maestro, permitamos que nos enseñe y procuremos asimilar su enseñanza, él siempre nos guiará por el camino correcto y ante la adversidad nos dará la mejor solución…  

NUESTRA FUERZA VIENE DE DIOS

Nuestra fuerza viene de Dios
Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas” Apocalipsis 21:5.

Es necesario y de vital importancia reconocer que todos luchamos con ciertas debilidades o factores negativos en nuestro ser que nos llevan a hacer aquello que nos produce frustración y fracaso. No todo es color de rosa y la mayoría de veces los momentos trágicos de la vida tienen origen en áreas de nuestro carácter que han sido heridas o dañadas. Pero en Cristo encontramos una verdadera restauración y transformación... 

EL SEÑOR ES MI FORTALEZA

EL SEÑOR ES MI FORTALEZA
(Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria)

Dios es protección y provisión para sus hijos, el Señor es la fortaleza del creyente. La palabra fortaleza en el texto de hoy (Habacuc 3:19), es traducida del término hebreo Kjáil, que significa: facultad o “potencialidad”, capacidad de hacer o de producir. 

Con cierta frecuencia el término aparece en un contexto marcial. Se trata de la “fuerza” física, de la “potencia” y capacidad de desempeñarse bien en el campo de batalla. “Fortaleza” nos habla primeramente de la fuerza de Dios que viene sobre el creyente y lo capacita para vencer en medio de la batalla espiritual, pues en él somos más que vencedores…