Ads 468x60px

Mostrando las entradas con la etiqueta favor. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta favor. Mostrar todas las entradas

POR QUÉ ES IMPORTANTE LA PRESENCIA DE DIOS EN NUESTRA VIDA

POR QUÉ ES IMPORTANTE LA PRESENCIA DE DIOS EN NUESTRA VIDA
En las Sagradas Escrituras los hombres y mujeres que se destacaron, siendo instrumentos que glorificaron al Señor en la tierra, tuvieron el mismo secreto: “Dios estaba con ellos”. 

Quizá el rey Josafat no fue tan excelente soldado como lo fue el rey David, ni tan sabio como el rey Salomón, pero la Biblia destaca que Dios estaba con él, y eso fue precisamente lo que marcó la diferencia en su reinado. La presencia del Señor es lo que hace que todo sea diferente y glorioso… 

DIOS ESTÁ A TU FAVOR


Introducción: "Mi amigo no ha regresado del campo de batalla, señor. Solicito permiso para ir a buscarlo", dijo un soldado a su teniente. "Permiso denegado", replicó el oficial. "No quiero que arriesgue usted su vida por un hombre que probablemente ha muerto".

Finalmente el soldado, salió, y una hora más tarde regresó mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo. El oficial estaba furioso: "Ya le dije yo que había muerto", dígame ¿Merecía la pena ir allá para traer un cadáver?", y el soldado, herido, con una sonrisa, respondió: "Claro que sí, señor”. Cuando lo encontré, todavía estaba vivo y pudo decirme: ¡Estaba seguro que vendrías!".
Un amigo es aquél que llega cuando todo el mundo se ha ido… sé amigo de Dios, puedes confiar en él, él nunca te fallará…

DIOS ACTUARÁ A TU FAVOR (Devocional 027).


Devocional 027 (Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria).

DIOS ACTUARÁ A TU FAVOR

Entonces Jehová dijo a Moisés: Entra a la presencia de Faraón y dile: Jehová ha dicho así: Deja ir a mi pueblo,  para que me sirva.”, Éx. 8:1.

La Biblia nos enseña ahora las plagas o juicio de Dios sobre Egipto y la dureza del corazón de Faraón, quien veía la destrucción gradual de su imperio, pero continuaba lleno de arrogancia y soberbia, sin dar oído al mensaje de Dios. Al considerar esto, debemos reconocer que a veces la dureza de nuestro corazón nos lleva a sufrir las consecuencias de no oír y obedecer al Señor.