Ads 468x60px

Mostrando las entradas con la etiqueta enojo. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta enojo. Mostrar todas las entradas

DERROTANDO EL RESENTIMIENTO

DERROTANDO EL RESENTIMIENTO
Aunque Jesús hizo la voluntad de Dios, tuvo que enfrentar el rechazo, la burla, oposición y la traición, pero su perseverancia alcanzó salvación para todos. Cuando consideramos también el ministerio del apóstol Pablo hallamos persecución, murmuraciones y calumnias contra él, muchos peligros, enfermedad, varias decepciones, soledad, muchas veces incomprendido, continuos ataques espirituales y físicos; pero vemos que al final dijo: “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe, y me está guardada la corona de justicia”, el enemigo hasta el fin lo acechó, pero Pablo se fortaleció en Jesucristo nuestro Señor y pudo vencer, porque más grande es nuestro Dios que cualquier poder y estrategia del enemigo. Por eso renueva tus fuerzas en Dios y avanza, pues hay grandes conquistas por alcanzar... 

CUANDO EL ENOJO TE CIEGA

CUANDO EL ENOJO TE CIEGA
Ante los problemas o dificultades las reacciones son diversas. Puede llegar la presión emocional a ser tan fuerte, que se comenten grandes locuras. Por un momento de ira puede incluso presentarse un homicidio; en otras ocasiones las heridas provocadas son tan profundas y dolorosas que se requiere cierto tratamiento especial y un tiempo prudente para superar el trauma. 

Sin embargo, cuando disponemos nuestro corazón para la obra de Dios en él, se da inicio no sólo a una sanidad sino a un cambio sobrenatural que nos permite ser transformados, ayudar y bendecir a otros…