Ads 468x60px

Mostrando las entradas con la etiqueta divina. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta divina. Mostrar todas las entradas

La paternidad divina


La paternidad divina - Dios Padre.
Introducción: (Paternidad divina – Dios Padre) Nos dice la Biblia en Juan 1:12 “Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Sin duda también nuestros pecados son lavados por la sangre de Cristo, somos librados de la condenación eterna, pero es necesario destacar el poderoso privilegio de ser hijos de Dios, es fundamental conocer a Dios como Padre…   

Tu adversidad es una herramienta divina

Tu adversidad es una herramienta divina.
Introducción: La Biblia nos enseña muchas cosas que vivieron siervos de Dios y que en un comienzo fueron muy difíciles de comprender, pero el Señor sabe muy bien lo que hace. Son tiempos donde confiar en el Señor y en su cuidado es un desafío, pero sin fe es imposible agradar a Dios. Cuando decidimos confiar en el Señor a pesar de todo, sólo será cuestión de tiempo para ver la gloria de Dios a nuestro favor...

UN CARÁCTER FORMADO POR DIOS

Un carácter formado por Dios
Introducción: Los grandes árboles no se hacen de la noche a la mañana. Todo esa grandeza es el resultado de un largo proceso, en el que no sólo han perseverado en el transcurrir del tiempo, sino en la fuerza que han debido desarrollar ante los fuertes vientos y grandes tormentas. 

La voluntad de Dios es que seamos a la imagen de su Hijo, por eso trabaja en nosotros cada día. Depositemos nuestra confianza en Dios plenamente, Sus manos son las mejores manos…     

LA GUIANZA DIVINA


INTRODUCCIÓN: Dios ha querido siempre guiar al hombre, pero lamentablemente éste termina escogiendo su propio camino. Desde el comienzo vemos esto: Adán en el Edén. Pero ahora Dios ha enviado su Santo Espíritu para hablarnos…

DESARROLLO:

I. EL SER HUMANO PUEDE PERCIBIR TRES VOCES:  

A.      La voz de Dios

B.       La voz del diablo 

C.       La voz del hombre
 
II.       ¿CÓMO DISCERNIR LA VOZ DIVINA?