Ads 468x60px

Mostrando las entradas con la etiqueta cual. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta cual. Mostrar todas las entradas

CUAL ES LA FE QUE AGRADA A DIOS

Sin fe es imposible agradar a Dios
Introducción: (la fe que agrada a Dios) Ante las dificultades muchos nos pueden decir: “Tenga fe” o tal vez escuchemos la frase: “tiene que tener más fe” y entonces surge la pregunta ¿cómo hacer eso? La Biblia nos enseña que los milagros que hizo Jesús en muchas ocasiones estuvieron precedidos de la pregunta: ¿Crees que puedo hacerlo? 

La verdad es que a veces las circunstancias adversas afectan nuestra fe en Dios y sus promesas. Pero nunca podemos olvidar: “fiel es Dios” y él hace mucho más de lo que pedimos o entendemos, por tanto fortalezcamonos en él y sigamos creyendo, el milagro viene en camino…   

CUALES SON LAS PRIORIDADES EN MI SERVICIO A DIOS

CUÁLES SON LAS PRIORIDADES EN MI SERVICIO A DIOS
A lo largo de la Biblia se nos enseña que el Señor está más interesado en la restauración de nuestro ser que en nuestro quehacer. El texto de hoy nos enseña que Jesús subió al monte, el evangelio de Lucas (6:12-13) nos añade diciendo que el Maestro había pasado la noche orando antes de llamarlos. 

De manera que ese llamado no fue un accidente, ni una casualidad, todo esto era dirigido por el Padre celestial, todo esto era guiado por Dios. El llamado que Dios te ha hecho no es una causalidad es un propósito del cielo... 

COMO ADORAR A DIOS

http://estudiosysermones.blogspot.com/2015/03/como-adorar-dios-Jesus-Senor-adoracion-adoramos-cual-verdadera.html
El salmista expreso: “Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo”. Nuestro ser requiere del Señor para vivir, como las plantas necesitan del sol y del agua para hacerlo. Cuando vivimos sin Dios o alejados de él es como pretender caminar por el desierto sin ser afectados por el ardiente sol y la gran escasez de vida allí. Sí el agua de la tierra sacia la sed de nuestro cuerpo, es vital reconocer que sólo el agua de vida en Cristo puede saciar la sed de nuestro corazón…