Ads 468x60px

Mostrando las entradas con la etiqueta crucifixión. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta crucifixión. Mostrar todas las entradas

EL ESPÍRITU SANTO EN LA CRUCIFIXIÓN Y RESURRECCIÓN DE JESÚS (Devocional No. 083)

EL ESPÍRITU SANTO EN LA CRUCIFIXIÓN Y RESURRECCIÓN DE JESÚS
(Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria)

En la vida de Jesús podemos ver algunos momentos específicos donde la obra del Espíritu Santo jugó un papel fundamental. Sin duda, Dios permitió que esto quedara plasmado en las Sagradas Escrituras para enseñarnos la obra poderosa que el Espíritu Santo puede hacer también en, y a través de nosotros… 

CRUCIFIXIÓN Y MUERTE DE JESÚS (3ª Parte, Devocional No. 057)

Crucifixión y muerte de Jesús.
(Crucifixión y muerte de Jesús). La confianza en Dios, siempre triunfará. Dios usará muchas cosas para llevarnos al cumplimiento de su plan, algunas dolorosas como ésta (la crucifixión). Nuestra vida puede experimentar cambios repentinos, incomprensibles, difíciles, quizá dolorosos, pero siempre al final comprobaremos una cosa: Dios es bueno, y sabe lo que hace…

CRUCIFIXIÓN Y MUERTE DE JESÚS (2ª PARTE, Devocional No. 056)

Crucifixión y muerte de Jesús
(Crucifixión y muerte de Jesús).
Hay circunstancias dolorosas por las cuales debemos pasar, son diseñadas en el cielo, son parte de nuestra formación y tiene un propósito divino. Lo vemos en el ministerio del apóstol Pablo, en el resto de apóstoles y siervos del Señor. 

Al considerar la vida de Jesús lo vemos claramente, él fue rechazado, traicionado, calumniado, menospreciado y perseguido. La misma Escritura dice: “y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia” (Heb. 5:8). Uno de los factores que nos impulsa y ayuda a perseverar en medio de éstas situaciones dolorosas, es el temor de Dios…

CRUCIFIXIÓN Y MUERTE DE JESÚS (Parte I. Devocional No. 055)

Crucifixión y muerte de Jesús
(Crucifixión y muerte de Jesús. Parte 1). 
Cuando el apóstol Pablo estaba prisionero con Silas, por predicar la fe en Jesús, en el calabozo de más adentro de la cárcel de Filipos, con los pies en el cepo y sus espaldas heridas por los azotes, “a medianoche comenzaron a cantar a Dios y los presos los oían… entonces de repente sobrevino un gran terremoto, y al instante se abrieron todas las puertas y las cadenas de todos se soltaron”… Cuando el panorama es oscuro y complicado, en necesario depositar nuestra confianza en Dios…