Ads 468x60px

Mostrando las entradas con la etiqueta confianza. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta confianza. Mostrar todas las entradas

Confianza en tiempos difíciles

Confianza en tiempos difíciles  -
Introducción: Con frecuencia nos encontramos viviendo tiempos difíciles de entender y otros son de gran adversidad, son sin duda tiempos en donde confiar en Dios es nuestro desafío. Pero podemos hacerlo, él es bueno y cumple sus promesas, él nunca nos desamparará... 

Puedes confiar en Dios

Puedes confiar en Dios.
Introducción: A veces nuestra vida experimenta situaciones que no podemos comprender, son tiempos que sin duda desafían nuestra fe en Dios. Cuando decidimos confiar en el Señor y perseveramos, Dios mismo nos fortalece para seguir adelante y al final veremos una gran victoria, pues él es fiel…

Creer en Dios nos da la Victoria | Confianza en Jesús

Introducción: A pesar de todos los beneficios y privilegios que Lucero (el diablo) tenía en el cielo, se dejó llevar por su soberbia y autosuficiencia y se rebeló contra Dios perdiéndolo todo. Es fundamental desarrollar un corazón manso y humilde… por eso Jesús dijo: “Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón”. Podemos reflexionar en la oración y vida de Habacuc el profeta, pues él adora a Dios en medio de su dificultad…    

LA CONFIANZA EN DIOS

LA CONFIANZA EN DIOS
Introducción: (La confianza en Dios) Cuando transcurre el tiempo y no vemos la respuesta de Dios surgen muchas preguntas ¿Será que Dios me oye? ¿Será que Dios me ayudar con esto? O podemos concluir “Creo que al final todo va a salir mal”. Pero Dios siempre tiene en Sus manos la respuesta y el mejor final, la última palabra la tiene el Señor. Decidamos confiar en el poder de Dios…    

COMO RESTAURAR LA CONFIANZA EN DIOS

CÓMO RESTAURAR LA CONFIANZA EN DIOS
Introducción: Agobiado por la sed, llegó un ciervo a un manantial. Después de beber, vio su reflejo en el agua. Al contemplar su hermosa cornamenta se sintió orgulloso, pero quedó descontento por sus piernas débiles y delgadas. Y de pronto apareció un león que comenzó a perseguirle. Echó a correr y le ganó gran distancia, pues la fuerza de los ciervos está en sus piernas. 

Mientras el campo fue plano el ciervo guardó la distancia que le salvaba; pero al entrar en el bosque sus cuernos se engancharon a las ramas y fue atrapado por el león. A punto de morir, el ciervo dijo para sí mismo: “pobre de mí, mis pies, que pensaba me traicionaban, eran los que me salvaban, y mis cuernos, en los que ponía toda mi confianza, son los que me condenan”. 

A veces confiamos demasiado en nosotros mismos o en otros, pero en Dios podemos confiar totalmente. Esta Escrito “Todo aquel que en él creyere nunca será avergonzado”…  

DEJA A DIOS GUIAR TU VIDA (Devocional 034)


Devocional 034 (Pastores Gonzalo y Andrea Sanabria).

El juez de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos, el honorable Oliver Wendell Homes, estuvo viajando en un tren cuando el conductor pasó recogiendo los boletos.  Holms no pudo encontrar su boleto y empezó a sentirse bastante preocupado.  El conductor trató de calmarlo, diciendo, “No se preocupe Señor Holms.  Cuando encuentre su boleto, nos lo puede enviar por correo.  Confiamos en usted”. El juez continuó con su misma frustración respondiendo, “Mi querido hombre, ese no es mi problema.  Necesito mi boleto para saber a dónde voy”. Como el señor Holms, necesitamos saber el camino a seguir.

DEJA A DIOS GUIAR TU VIDA


“Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas. No seas sabio en tu propia opinión; teme a Jehová, y apártate del mal; porque será medicina a tu cuerpo, y refrigerio para tus huesos” Prov. 3:5-8... 

DEPOSITA TU CONFIANZA EN JESÚS


INTRODUCCIÓN: Se cuenta que en cierta ocasión una pobre mujer demandaba del sultán de Turquía una indemnización por la pérdida de su propiedad.--¿Cómo la perdiste? –se le preguntó--Me dormí y los ladrones vinieron y me robaron.--Pero ¿Por qué te dormiste? –le preguntó el sultán. --Me dormí, porque creí que vos estabais despierto. Al sultán le agradó aquella respuesta y la confianza que en su gobierno expresaba, y ordenó que se le pagase lo que había perdido. Se espera que los gobiernos humanos vigilen el interés de sus gobernados; pero multitud de veces fracasan. No así el gobierno de Dios. Jamás duerme. Él tiene cuidado de nosotros…