Ads 468x60px

Aunque sea difícil, Cristo puede cambiar las cosas

Sermón: Aunque sea difícil, Cristo puede cambiar las cosas 

 

 

 

La palabra del Señor nos enseña iniciando el libro de Apocalipsis o Libro de la Revelación, que debido a la predicación del evangelio, el apóstol Juan es desterrado a la isla de Patmos. Isla que el imperio romano había tomado como prisión. 

Es muy interesante, ver que allí Dios cuidó de su siervo, tanto que lo visitó para darle una de las más grande revelaciones de las Sagradas Escrituras: El Libro de Apocalipsis. Esto nos recuerda y enseña, que aunque el tiempo se difícil, Dios nunca nos desampara.  

Literalmente, nos dice la palabra de Dios en el libro de Apocalipsis 1:9 “Yo Juan, hermano vuestro, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y en la perseverancia de Jesucristo, me hallaba en la isla llamada Patmos, y esto como resultado de la predicación de la palabra de Dios y el testimonio de nuestro Señor Jesucristo”.   

A la luz de este versículo, debemos tener en cuenta varios detalles muy valiosos para reflexionar:    

En primer lugar, la condición del apóstol Juan en cuanto a su edad. Según nos registra la historia, cuando él tiene este encuentro con el Señor Jesús era un anciano, él tenía aproximadamente noventa años de edad cuando recibió ésta revelación de las cosas finales (Apocalipsis). 

También la historia nos enseña que el apóstol Juan muere a los noventa y seis años de edad, pastoreando la iglesia que estaba en la ciudad de Éfeso. 

Vemos entonces, que para nuestro Dios es  mucho más importante, un corazón dispuesto que la edad misma. A lo largo de la Biblia, hallamos muchos ejemplos de personas que Dios llamó a muchos siervos siendo de edad avanzada. 

Por eso, la Biblia enseña de manera contundente que el Señor no desecha nadie, él toma lo vil y menospreciado del mundo para avergonzar a los sabios, él toma a los débiles para avergonzar a los fuertes, de manera que toda la gloria es de él.   

 

 

 

Considerando los tiempos, podemos pensar que el apóstol Juan estuvo en aquella isla dos años aproximadamente. La isla de Patmos es un lugar volcánico, sus árboles son pocos, es un terreno rocoso y con pocos cultivos en la actualidad. Un lugar difícil y duro. 

Debemos también tener en cuenta, que aquellos eran tiempos de persecución contra los predicadores del evangelio del Señor Jesús. Sin embargo, ante todo aquello, vemos a Dios cuidando de su siervo. 

De hecho, en aquel difícil lugar, el Señor Jesús lo visita y le da la mayor revelación que Juan había recibido en toda su vida; y no era sólo para él, sino para toda la humanidad, hablamos del libro de Apocalipsis, las cosas que eran y que han de venir. 

Su maestro, mentor, Señor y Salvador, no lo descuido, más bien lo protegió y preservó en aquella lejana isla, y allí lo visitó. Aunque el panorama sea difícil y áspero, recuerda que el Señor tiene sus ojos sobre ti, y tiene todo poder, de manera que él hará que la tierra más difícil se vea hermosa, él hará que en un desierto florezca un hermoso jardín.   (Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria).

 

 

Te invito a leer:

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

.

4 Comments:

  1. Qué bonito pastor. Esperando que del desierto florezca un hermoso jardín. Confiando siempre en el Señor. Isaías 35:1-2 " se alegrarán el desierto y el sequedal; el yermo se gozará y florecerá como la rosa. Florecerá profusamente..."

    ResponderBorrar
  2. Que precioso mensaje! Nos alienta a seguir confiando en la fidelidad de nuestro Padre Eterno.

    ResponderBorrar
  3. Gracias a nuestro padre celestial que aunque nuestra propia familia nos de la espalda El siempre esta Al control.

    ResponderBorrar
  4. Este estudio nos demuestra que Dios es grande y maravilloso con sus siervos, pues nunca se olvida de ellos, llenando nuestras vidas de agua viva en pleno desierto amén y amén

    ResponderBorrar