Ads 468x60px

Tu dificultad puede transformarse en una gran victoria

Sermón: Tu dificultad puede transformase en una gran victoria

 

 

 

Nos dice la palabra de Dios, en el evangelio según San Mateo “Pasando Jesús de allí, le siguieron dos ciegos, dando voces y diciendo: ¡Ten misericordia de nosotros, Hijo de David! Y llegado a la casa, vinieron a él los ciegos; y el Señor les preguntó diciendo: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos le respondieron: Sí, Señor. 

Entonces, Jesús les tocó los ojos, y habló  diciendo: Conforme a vuestra fe os sea hecho. En aquel momento, los ojos de estos hombres les fueron abiertos”, según Mateo 9:27-30. 

Al hacer una primera lectura del pasaje bíblico de hoy, podemos ver un mensaje de Dios: “No renuncies a tu esperanza, aunque tu condición sea difícil y crítica”. Estos hombres eran ciegos, ya de por sí, aquella condición es muy difícil. Además, ellos se ubicaban en un nivel social extremadamente bajo, precisamente se dedicaban a mendigar en las calles y en los caminos. 

Según enseña la ley, a estos dos hombres ciegos, les era prohibido ingresar al templo del Señor; para la mentalidad judía su condición era considerada un juicio de Dios, y seguramente estaban en suma escasez, ya que no podían trabajar; era un marco de vida difícil.  

Y al pensar en el tema familiar, seguramente ninguna mujer se quería casar con un hombre en estas condiciones. A pesar de todo esto, ellos clamaron al Señor Jesús, y esto nos permite ver que había esperanza y fe en sus corazones, a pesar de todo. 

Debemos ser conscientes, de que en el camino de seguir al Señor debemos superar obstáculos. Estos dos hombres, tuvieron que seguir a Jesús hasta su casa, lo más seguro es que ese proceso tropezaron con muchas cosas, quizá pidieron la ayuda a otros, seguramente en el camino apareció la duda, el menosprecio por sí mismos, la incertidumbre, entre otras cosas; pero, ellos perseveraron.

 

 

 

No sé qué obstáculos tú has tenido que enfrentar, ni las batallas que has tenido que librar;  pero, estos ciegos a pesar de su condición y de sus obstáculos, siguieron al Señor Jesús. Seguramente, no fue un camino fácil, pero la meta es Jesús, y eso lo vale todo; en Cristo tenemos la más grande riqueza, él mismo es el más grande tesoro.  

Ellos dijeron: “Hijo de David”, título exclusivo para el Mesías, ellos reconocieron que él era el Salvador enviado, reconocieron que en Jesucristo estaba su respuesta. Ellos lograron comprender que la solución no era el fariseísmo, no eran los escribas, no eran los líderes religiosos de la época, no era la filosofía griega, ellos buscaron a Jesús, la verdadera respuesta y solución para todo ser humano. 

Cuando observamos el panorama del mundo, podemos ver muchos movimientos religiosos, los cuales promueven la adoración de los restos de sus líderes hallados en sus sepulcros; pero, no es así en el cristianismo. 

Cuando los discípulos del Señor Jesús fueron a su tumba, estaba vacía, porque nuestro Señor y Salvador Jesucristo, murió y resucitó al tercer día, él derrotó a la muerte y al Hades, hoy día está sentado a la diestra del Padre y volverá por su iglesia, y estaremos para siempre con el Señor. 

No importa que tan grande sea el gigante, ni de qué tamaño sea el problema, confía en Jesús, él puede derrotar todo enemigo y nada es difícil para él. Cristo venció la muerte, venció los poderes del infierno, por eso puede salvarte y ayudarte. El Señor Jesucristo es creador de todo, sigue salvando, sanando y liberando, él sigue haciendo milagros.

 

 

 

El pasaje bíblico de hoy nos dice que el Señor Jesús tocó los ojos de estos hombres ciegos, y los sanó. Un toque de Jesús transforma toda nuestra vida. Ellos eran ciegos, vivían en tinieblas; pero, la luz de Cristo brilló para ellos.   

Podemos hacernos una pregunta: ¿Con qué podemos asociar las tinieblas? Con temores, incertidumbre, vacíos, una gran inseguridad hacia el futuro, etc. Sin embargo, estos hombres tuvieron un encuentro con el Señor Jesús, y sus vidas fueron completamente renovadas. Ellos ya no tenían que vivir mendigando, ahora podían entrar al templo a adorar, podían trabajar, disfrutar su familia, etc.  

Reflexión final: Cristo puede transformar tu dificultad en una gran victoria. Estos dos hombres se acercaron a Jesús y vieron la luz, recordemos que el Señor Jesús dijo: “yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Evangelio de Juan 8:12). Acércate a Jesús, y deja que él te guie, en él tendrás vida y vida en abundancia.   (Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria).

 

 

Te invito a leer:

SUSCRÍBETE GRATIS y entérate de nuestros nuevos sermones y publicaciones, HAZ CLICK AQUÍ 

.

2 Comments:

  1. Pastor Sanabria muchas gracias por su servicio, su mensaje transmite esperanza, fe. Que Dios le siga bendiciendo con Sabiduría

    ResponderBorrar
  2. Muchas gracias pastor por este estudio, el Señor le utiliza como instrumento para darnos ánimo desde por la mañana. Yo esta madrugada me desperté y estuve cantando la canción "Nada es difícil para Dios
    Todo es posible al que cree
    Hoy la montañas por la fe
    Se moverán por su poder" y ahora me encuentro con este estudio, pues la verdad es que Dios nos quiere dar tranquilidad y paz en medio de la dificultad. Muchas gracias por su ministerio de tan gran bendición para los que les leemos.

    ResponderBorrar