Ads 468x60px

Sermones evangelísticos

Sermones evangelísticos:

 

 

 

Sermones evangelísticos. No 1. 

Título: Jesucristo nos libra de la adversidad.  

Mientras el Señor Jesús desarrolló su ministerio en esta tierra, tuvo discípulos, y ellos tuvieron que superar obstáculos y enfrentar luchas siguiendo al Maestro; y todo eso, era parte de su formación, su carácter tenía que afirmarse en Cristo, y su fe en Dios debía crecer, pues serían ellos quienes llevarían el evangelio por el mundo conocido. 

Esto lo podemos ver claramente en los evangelios, por ejemplo, la palabra de Dios nos dice en el evangelio según San Juan que:   

“Y cuando llegó la noche, sus discípulos bajaron al mar; entraron en una barca, y se dirigieron al otro lado del mar, hacia la ciudad de Capernaúm. Ya estaba oscuro, y el Señor Jesús no había venido a ellos.  

Entonces, se levantó el mar por un gran viento que soplaba... de pronto, vieron a Jesús que andaba sobre el mar y se acercaba a la barca; y ellos tuvieron gran temor. Pero, el Señor les habló diciendo: Yo soy, no temáis. Entonces, ellos le recibieron con gusto en la barca; y en seguida la barca llegó al lugar a donde se dirigían”, según San Juan 6:16-21. 

Debemos destacar inicialmente en este pasaje bíblico, la frase: “estaba oscuro, y Jesús no había venido a ellos”, ya que nos permite pensar en que los discípulos no podían guiarse correctamente, no había luna, ni estrellas para identificar la ruta a seguir, tampoco podían reconocer las montañas que estaban alrededor del mar de Galilea, ninguna cosas podían ver. 

Debemos tener en cuenta, que los discípulos estaban haciendo la voluntad el Señor, y por tanto, Jesús tendría cuidado de la barca en que viajaban.  (Sermones evangelísticos).

 

 

 

Es importante tener en cuenta aquí, que el evangelio según San Mateo capítulo catorce nos dice que “la barca era azotada por las olas, porque el viento era contrario”. Debemos tener presente que en la Biblia, el mar, representa maldad (por ejemplo, en el libro de Génesis uno, el mar está relacionado con el “caos”, en el libro de Apocalipsis trece se nos dice que “del mar subió una bestia”, este es el anticristo; y en el mismo libro de Apocalipsis 21 se nos dice “el mar ya no existirá más…”. 

Podemos entonces concluir, que el mar representa aquello que procura detener u obstaculizar nuestro avance. Hablamos de cosas como: las tentaciones, los resentimientos, los ataques espirituales, entre muchas otras cosas. 

Como nos dice la palabra de Dios, los discípulos tuvieron miedo, pero ¿Qué es el miedo? Es aquello que provoca la huida. La Enciclopedia de español enseña: Reacción ante un peligro o amenaza, que conduce a la acción: huida, agresividad, parálisis, entre otras cosas. 

Sin embargo, en medio de aquella difícil situación, el Señor Jesús apareció, calmó la tormenta, y llevó a sus discípulos a la tierra a la que habían de llegar. El Señor Jesucristo nunca nos deja solos, él siempre llega a tiempo, y nos libra de la crisis.   (Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria).

 

 

Te invito a leer sermones evangelísticos:

SUSCRÍBETE GRATIS y entérate de nuestros nuevos sermones y publicaciones, HAZ CLICK AQUÍ 

Sermones evangelísticos.  

Sermones evangelísticos. No. 2. 

Título: Cristo transforma nuestras circunstancias. 

El desánimo, la incredulidad, la tristeza, entre otras cosas, afectan nuestra visión.  Por eso, en ciertas ocasiones no logramos discernir las circunstancias que vivimos, no podemos ver claramente el plan y diseño de Dios; y por eso, podemos concluir que el potencial que el Señor ha puesto en nuestra vida está limitado o se ha estancado. 

Pero, en realidad nuestro buen Dios nos ha equipado para cumplir sus planes, y sí nos volemos a él, su poder a favor nuestro empezará a fluir de modo especial.  

La palabra de Dios, nos dice en el evangelio según San Marcos que Jesús y sus discípulos: 

“Llegaron a Betsaida, y trajeron al Señor Jesús un ciego y le pidieron que lo tocara. Tomando al ciego de la mano, lo llevó fuera de la aldea; y luego de escupir en sus ojos y de poner sus manos sobre él, le preguntó: “¿Ves algo?”. Y levantando la vista, respondió: 

“Veo a los hombres, pero los veo como árboles que caminan. Entonces, el Señor Jesús puso otra vez las manos sobre sus ojos, y él miró fijamente y fue restaurado; y veía todo con claridad”, según nos dice Marcos 8:22-25. 

Podemos pensar, según la crítica situación de este hombre, que por su condición en oscuridad e impotencia, además de rechazo social y soledad, él no esperaba un milagro de Dios. Lo más probable es que él esperaba la hora de morir en su triste condición. Pero, Dios tenía otros planes.   (Sermones evangelísticos).

 

 

De hecho, él no buscó a Jesús voluntariamente, eso lo podemos concluir porque  algunos, dice la Biblia: “lo trajeron a Jesús”, es decir, venir ante Jesús no fue iniciativa propia. 

Por lo general, caemos en el error de darle a la adversidad un tamaño mayor del que le corresponde. Sin embargo, por amor y misericordia, desde aquella difícil condición este hombre ciego fue ministrado por el Señor Jesús, y por eso él volvió a ver, su vida fue restaurada completamente. Esto nos recuerda, que para Dios no existe ninguna cosa difícil. Ninguna adversidad es más grande que nuestro Señor Jesucristo. 

Otra cosas que debemos tener en cuenta, es que en algunas ocasiones en el proceso del milagro, pueden aparecer coas como la decepción, el cansancio, el desánimo, etc, allí debemos fortalecernos en Dios para continuar; pues, el Señor Jesús viene a cambiar nuestra condición, él es todopoderoso y bueno, él hace todas las cosas nuevas. Todo es posible para Dios.   (Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria). 

Te invito a leer otros sermones evangelísticos:

SUSCRÍBETE GRATIS y entérate de nuestros nuevos sermones y publicaciones, HAZ CLICK AQUÍ 

.

Sermones evangelísticos. 

0 Comments:

Publicar un comentario