Ads 468x60px

Sermones de la Biblia

Sermones de la Biblia. Prédicas cristianas escritas

 

 

 

Listado breve de sermones de la Biblia: 

 

 

Sermones de la Biblia. No 1.

Título: Fortalece la fe en Dios. 

La palabra de Dios nos dice en la Epístola a los Hebreos capítulo once versículo uno: “La fe es la certeza de lo que se espera, y la convicción de lo que no se ve”. 

La Sagrada Escritura nos permite ver y elaborar muchos temas y sermones acerca de la fe. De hecho, la Biblia misma nos enseña que por la fe somos salvos, y sin ella es imposible agradar a Dios. 

Los hombres y las mujeres de Dios que alcanzaron grandes milagros y conquistas en la Biblia, lo hicieron mediante la fe en Dios, en sus palabras y en su poder. Mediante la fe superamos obstáculos y derrotamos toda oposición; la fe viene a ser una poderosa arma del pueblo de Dios. 

Nuestra fe se alimenta a través de la palabra de Dios, nuestra fe en Dios se fortalece cuando somos enseñados en ella, se afirma en la vida de oración, y crece como resultado de caminar en la dirección de Dios. 

El texto bíblico de hoy (Hebreos 11:1), nos permite considerar varios aspectos de la fe. En primer lugar, nos dice que la fe es nuestra garantía o documento legal que nos asegura el cumplimiento de las promesas de Dios, no porque el Señor pueda fallar, sino para que nosotros no vayamos a dudar. 

En segundo lugar, se nos dice que la fe es la convicción plena y absoluta de las bendiciones que esperamos. La fe es la seguridad de aquello que no vemos, pero que viene en camino. La fe es la esencia de nuestra esperanza cierta y segura, pues quien prometió es Dios Todopoderoso. 

En tercer lugar, se nos dice que la fe es la convicción de lo que no se ve. No dice que no existe, sino que no lo vemos, pero está allí, en el ámbito espiritual, sólo es cuestión de tiempo cuando se haga palpable en nuestra realidad. 

Hablamos de todas las bendiciones, victorias, conquistas, etc, que en Cristo nos han sido concedidas, incluso desde antes de la fundación del mundo. Por eso, dice la Biblia: 

“Todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia”, según 2 Pedro 1:3.

 

 

 

Sermones de la Biblia. No. 2.

Título: La fe y las palabras que salen de nuestra boca. 

La fe determina nuestra manera de hablar; así como también lo hace la incredulidad. Una persona ausente de fe, declara palabras de fracaso, de temor, y de malos resultados; por el contrario, la fe habla las promesas de Dios, y por tanto, habla de victorias y bendiciones en Cristo, expresa su esperanza segura en los buenos resultados; por eso, dice la Biblia: 

“Teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos”, según 2 Corintios 4:13. 

Cuando la fe es firme y está nutrida por el poder de Dios, tiene la capacidad de transformar nuestro estilo de vida en la tierra. 

Por la fe, Enoc caminó con el Señor, por la fe agradó a Dios, y finalmente fue traspuesto al cielo, pues el Señor se lo llevó. Entonces, la fe no sólo genera milagros, también produce una vida agradable a los ojos de Dios. 

Recordemos aquí las palabras del apóstol Pablo: “Andamos por fe y no por vista”, expresión que nos enseña que nuestro caminar de fe, no depende de nuestros sentidos naturales, ni debe ser gobernado por estos; más bien, debemos avanzar con certeza en las promesas de Dios, y con la convicción cierta de las cosas que no vemos, pero, que son verdaderas, pues Dios mismo nos las asegura. 

La fe es también, una poderosa arma para enfrentar y derrotar las obras del maligno y sus ataques, pues dice la Biblia: “El escudo de la fe con el cual podéis apagar los dardos de fuego del maligno”, los dardos de fuego son mensajes de incredulidad y miedo que el diablo quiere que creamos para detener el plan de Dios con nosotros. 

Cuando nosotros creemos en Dios, perseveramos confiados y seguros, que todo será como él lo ha prometido. Al final, la fe prevalecerá y veremos el cumplimiento de los buenos planes de Dios en nuestra vida y en nuestra familia. 

Cuando declaramos con fe la palabra de Dios, ésta sale de nuestra boca como una espada de doble filo, y es entonces una poderosa arma contra el enemigo y sus ocultos planes. Es la verdad de Dios que libera y rompe las cadenas de opresión del enemigo.   

 

 

 

Sermones de la Biblia. No 3.

Título: ¿Cómo fortalecer nuestra fe? 

La palabra de Dios nos dice que “Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido”, según Hebreos 11:1. 

La fe no es una emoción, tampoco es un sentimiento, ni es una conclusión de nuestra mente; la fe, como en el caso de Sara, es una firme convicción espiritual que confía plenamente en la fidelidad de Dios, quien no miente, y en su poder para hacer todo lo que ha dicho. 

La fe nos sostiene en los tiempos difíciles, cuando debemos enfrentar vientos contrarios y los gigantes aparecen en el camino, cuando las fuerzas menguan y el desánimo golpea nuestro corazón, pues se cumple en nosotros la Escritura: 

“Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro”, Romano 8:38-39.   

¿Cómo fortalecer nuestra fe? 

La Biblia nos dice que la fe viene por el oír la palabra de Dios, de manera que exponernos a la palabra del Señor, leyéndola, estudiándola y escuchando la predicación nuestra fe es nutrida y afirmada. 

La fe, se hace fuerte y crece en la medida que la usamos, por eso, los desafíos y pruebas de la vida diaria son oportunidades para crecer en nuestra fe. 

Ya que la fe es creer y confiar en el Señor, conocer la esencia, naturaleza y poder de Dios, es fundamental. Por eso, la amistad con él es vital. Abraham es para nosotros un gran referente de fe, no en vano fue llamado amigo de Dios. 

Mediante nuestra comunión con Dios o vida de oración, el Señor nos revela su carácter, naturaleza y poder, y por lo tanto, nuestra fe se hace fuerte, pues al saber de su grandeza e inmenso poder, ya no nos es difícil creer en sus milagros ni en sus hazañas. 

El mismo Señor Jesucristo ejerció con fuerza la fe sobre su vida misma, pues él decidió confiar en el cuidado de su Padre celestial, quien en nada le falló, y finalmente como prometió al tercer día lo levantó de los muertos. 

La fe en las palabras y promesas de Dios nos dan fuerzas para perseverar en este mundo, y nos ayudan a seguir adelante y esperar de los cielos a Jesús, aquel que dijo: “He aquí yo vengo pronto y mi galardón conmigo para recompensar a cada uno según sea su obra”, en Apocalipsis 22:12. 

Promesas como estas, que hallamos en la Biblia, nos impulsan y motivan no sólo a perseverar en el camino de la fe, sino a servir con amor y diligencia al Señor Jesucristo. 

(Sermones de la Biblia escritos por Pastor Gonzalo Sanabria). 

Te invito a leer prédicas cristianas escritas:

SUSCRÍBETE GRATIS y entérate de nuestros nuevos sermones y publicaciones, HAZ CLICK AQUÍ 

. 

Predicas cristianas escritas 2022. Sermones de la Biblia 2022. 

2 Comments:

  1. muchas gracias por estos hermosos msj la verdad q son de muy buenas ayudas para seguir ayudando a otras personas para conocer el msj de de nuestros salvador jesuscristo bendiciones

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, son muy importantes para nosotros. El Señor Jesucristo bendiga tu vida y toda tu casa.

      Borrar