Ads 468x60px

Sermón para navidad

Sermón para navidad. Sermones cristianos para navidad

 

 

 

Recordemos en navidad el nacimiento de Jesucristo, el Mesías.   

Sin duda alguna, sí hay un énfasis que debe destacarse en navidad es el nacimiento del Señor Jesús, teniendo en cuenta que el texto bíblico no indica que el Señor haya nacido en esta fecha. Pero, ya que el mundo celebra este tiempo como tal, debemos aprovecharlo para anunciar la venida del Señor Jesús a esta tierra y su propósito. 

La palabra de Dios nos enseña la importancia de conocer a Cristo, y de ser guiados por el Espíritu Santo. Seguramente, en el camino de la voluntad de Dios aparecerán enemigos y obstáculos, pero el poder del Señor y su fuerza podemos avanzar seguros de la victoria en él.     

Decidamos en navidad buscar y seguir a Cristo siempre. Nos dice la Biblia, en el evangelio según San Mateo 2:1-2 que “Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos que ha nacido? Pues, nosotros hemos visto en el oriente su estrella, y estamos aquí para adorarle”.   

Debemos tener en cuenta, en primer lugar, que la palabra “Belén” quiere decir: Casa de pan. Y esto nos recuerda, que de ese lugar Dios daría provisión de salvación para el mundo entero a través de su Hijo y nuestro Señor, Jesucristo.   

En la Versión Biblia Reina Valera se traduce “magos”, y debemos tener en cuenta que la palabra griega usada allí en su contexto significa: Hombres sabios, y ellos tuvieron la revelación del nacimiento de Jesús, sabían también que él era el rey de los judíos, y reconoce su condición mesiánica, y por eso vienen a adorarle.   

Debemos observar y destacar, el hecho de que el Señor Dios utilizó una estrella para guiarlos hasta Israel. Ellos eran sabios de Media, por lo tanto, fue un viaje de más de mil kilómetros (viaje que quizá duró más de un mes). Era tal la revelación que ellos tenían que viajaron a pesar de la gran distancia para brindar adoración al Señor. Este sermón de navidad, también nos habla de encuentro con Cristo.   

 

 

 

Debemos también tener en cuenta y destacar que, aquel viaje fue largo y también costoso, ellos fueron esforzados y valientes, pues superaron los obstáculos propios de aquel camino (hablamos de cosas como el clima, las incomodidades, territorios diferentes, el sol, entre otras cosas), y por supuesto, los peligros propios del camino en aquel tiempo (como los ladrones de aquellas tierras). Pero, ellos siguieron, y su poderosa mano los protegió. 

No podemos ignorar las maquinaciones del enemigo. Nos sigue diciendo la Biblia en Mateo 2:3-4 que “Oyendo esto, el rey Herodes se turbó y toda Jerusalén con él. Y convocados todos los principales sacerdotes del pueblo, les preguntó dónde había de nacer el Cristo”. 

La palabra de Dios nos enseña que ante el nacimiento del Señor Jesús, Herodes se turbó, se preocupó, lo que también significa desde el idioma griego: “se asustó fuertemente”.

La Escritura nos enseña que Herodes entonces convocó a los escribas y fariseos para consultarles no la voluntad del Señor, sino para detener la obra de Dios con Jesús en aquel tiempo. Como podemos ver, Herodes no desea el gobierno del Señor, no quiere a otro gobernando en aquella tierra; él no desea a otro rey, que no sea él mismo.   

Vemos entonces, que Herodes es símbolo de aquello o aquel que no quiere rendir su corazón y su voluntad al Señor Jesucristo. Herodes es figura de las tinieblas que buscan estorbar o detener los planes de Dios en esta tierra.  

Es muy interesante, ver que mientras el Señor Jesús nacía y crecía, el diablo también desarrollaba sus planes para matar, hurtar y destruir los propósitos de Dios. Sin embargo, como nos enseña la Escritura, Herodes no pudo tocar al niño, pues aunque él tenía el respaldo de Roma, el poder civil y militar de aquel tiempo, más grande fue el poder de Dios protegiendo a su Hijo. 

Este mensaje de navidad, nos recuerda: No importa cuán fuerte sea el rugir de las tinieblas, el  poder de Dios siempre será más grande, y por él podemos vencer y avanzar.    

 

       

 

Este sermón de navidad nos recuerda también que el Señor Jesús puede transformar nuestra condición. Nos dice el evangelio de Mateo 2:5-6 “Ellos le dijeron a Herodes: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta: Y tú, Belén, de la tierra de Judá. No eres la más pequeña entre los príncipes de Judá; porque de ti me saldrá un guiador, que apacentará a mi pueblo Israel”. 

La historia, la tradición y la Biblia misma nos enseña que en tiempos del Señor Jesús, Belén era muy pequeña, además estaba desprotegida (esto quiere decir que no tenía murallas). A pesar de estas cosas, la profecía decía: “Y tú, Belén… no eres la más pequeña entre los príncipes de Judá, porque de ti saldrá un guiador…”, haciendo referencia al Señor Jesucristo. 

Debemos observar que en este texto, al Señor Jesús se le llama “guiador”, y esto nos recuerda que por excelencia, el Señor quiere guiar, dirigir, apacentar, o pastorear a su pueblo. Entonces, ser pastoreado por el Señor es también ser dirigido por él. Decidamos en estos tiempos de navidad, seguir la dirección del Señor en todos los aspectos de nuestra vida. 

Dentro de las características de la ciudad de Belén del primer siglo, observamos que era pequeña (lo más seguro, es que tenía sólo algunos cientos de habitantes), y fue el nacimiento del Señor Jesús allí, lo que la hizo grande e importante.   

En el tiempo actual, la ciudad de Belén, es un centro de turismo religioso mundial, de gran valor e importancia, su principal ingreso económico es el turismo (imagínate, una ciudad de 30.000 personas recibe 1.200.000 turistas cada año. Y para el tiempo de navidad, en el mes de diciembre puede recibir 150.000 turistas. Entonces, en este mes de navidad, por cada israelita, hay cinco extranjeros en la ciudad). 

Al ver este suceso, podemos concluir que el Señor Jesús es aquel que transforma nuestra condición, él es quien cambia el fracaso en victoria, es Jesús quien nos levanta del anonimato a lugares de privilegio, honra y bendición.  

 

 

 

Es el Señor Jesucristo quien envía su bendición y cumple sus palabras, aunque a veces a veces nos cueste trabajo confiar en Dios. Con razón, nos dice la Escritura, “Poderoso es Dios para hacer mucho más de lo que pedimos o entendemos”, según Efesios 3:20.   

Finalmente y sobre todos los obstáculos, los sabios del oriente guiados por la estrella, llegaron a la casa donde estaba Jesús; y aunque Herodes intentó engañarlos, Dios mediante sueños les habló y los llevó por otro camino de vuelta a su tierra. De esta manera, salvaron sus vidas, conocieron y adoraron al Mesías y volvieron a su lugar de origen, gozosos y con la bendición de Dios, como nos lo dice el evangelio de Mateo 2:7-12.   

Reflexión final: Este sermón de navidad, nos recuerda que la voluntad de Dios es llevarnos al lugar de su bendición y propósito. Él utiliza diversos instrumentos y medios para hablarnos, procuremos un corazón sensible y humilde para dejarnos guiar por el Señor. Sin duda, así cosecharemos las mejores bendiciones.   (Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria). 

Te invito a leer:

SUSCRÍBETE GRATIS y entérate de nuestros nuevos sermones y publicaciones, HAZ CLICK AQUÍ 

.

Sermón para navidad – Sermones cristianos para navidad. 

2 Comments:

  1. Q bonito mensaje!!Muchas gracias pastor.
    Del estudio de hoy, me quedo con la frase (para repetirme a mi misma) :), "el poder de Dios siempre será más grande, y por él podemos vencer y avanzar"

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por dejarnos tu comentario Sara, es muy importante para nosotros. Dios bendiga tu vida y a todos los tuyos.

      Borrar