Ads 468x60px

Nuestra fuerza está en Dios

 Sermón: Nuestra fuerza está en Dios.

 

 

 

La presencia de Dios genera profundos cambios en el ser humano. Por ejemplo, la palabra del Señor nos dice que cuando Saulo de Tarso tuvo un encuentro con el Señor Jesús, su vida fue transformada poderosamente, él se convierte en el apóstol Pablo y deja de ser un perseguidor del evangelio para convertirse en predicador del mensaje del Señor Jesucristo, incluyendo el costo de su vida propia. Definitivamente, nuestra fuerza está en Dios.   

Toda la Escritura, nos enseña de manera concluyente que un encuentro genuino con la presencia de Dios nunca nos dejará en la misma condición, el poder y el amor del Señor nos transforma de manera inevitable. Veamos, un segundo ejemplo, y es el caso del profeta Isaías. 

Nos dice la palabra de Dios en el libro de Isaías 6:1 “En el año de la muerte del rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y la orla de Su manto llenaba todo el templo”. 

Como nos enseña el texto, el profeta Isaías va al santuario del Señor, y allí tiene una poderosa visión, él ve “al Señor sentado en su trono alto y sublime”. Esto sucedió cuando el rey Uzías acababa de morir; por lo tanto, antes Isaías veía al rey Uzías en su trono. Debemos tener presente que el rey era su familiar, él fue un excelente gobernante; pero, ahora que ha muerto, Isaías ve al Gran Rey Todopoderoso sentado en su trono.   

Buen número de veces, detrás de todo momento difícil y doloroso, se esconden poderosas y maravillosas revelaciones de Dios para nuestra vida. Él ha prometido estar con nosotros todos los días, y fielmente así lo cumple siempre. Nuestra fuerza está en Dios, y sólo en él.

 

 

El que Dios “esté sentado en su trono”, es una frase que nos habla de gobierno, autoridad; esto lo comprende muy bien el profeta Isaías, pues según la tradición hebrea, él era de sangre real, por lo tanto, entiende muy bien que es Dios el que tiene el gobierno y dominio de todas las cosas.   

Podemos concluir entonces, que Dios le está diciendo al profeta: “yo continuó al mando, continúo gobernándolo todo, y como mi túnica (“orla de su manto”) cubre y protege, yo te cubro y te sostengo. No temas por lo que ha pasado, Yo soy tu fuerza y escudo, siempre te protegeré”. 

Es muy importante para nosotros como hijo de Dios, tener presente esta verdad: El Señor continúa al mando de todas las cosas, él está sentado en su trono, gobierna toda la creación, visible e invisible. Hoy, como le dijo a Isaías, nos recuerda que él tiene el dominio de todas las cosas, y ninguna lo toma por sorpresa. Puedes confiar totalmente en el cuidado de Dios.   (Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria).

 

 

Te invito a leer:

SUSCRÍBETE GRATIS y entérate de nuestros nuevos sermones y publicaciones, HAZ CLICK AQUÍ 

.

2 Comments:

  1. Me ha encantado el estudio. Qué cuidado, qué protección y qué dominio de toda situación tiene nuestro Dios.
    Gracias, gracias pastor, me viene muy bien el estudio en este tiempo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Sara. Muchas gracias por tus palabras y por el apoyo a este ministerio. El Señor Jesús guarde tu vida y la de toda tu casa. -

      Borrar