Ads 468x60px

Devocional para el día de hoy

Devocional para el día de hoy: No procures entenderlo todo, esfuérzate por confiar en Dios

 

 

 

No procures entenderlo todo, esfuérzate por confiar en Dios.

La palabra de Dios, nos enseña en el devocional para el día de hoy, según leemos en el libro de Génesis 37:23-24, 28 “Cuando llegó José a sus hermanos, ellos le quitaron la túnica de colores que tenía sobre sí, y le echaron en la cisterna, pero aquella cisterna estaba vacía, sin agua… y en el momento en el que pasaban por allí los madianitas mercaderes, sacaron ellos a José, y le vendieron por veinte piezas de plata. De este modo, José fue transportado a la tierra de Egipto”.     

Sin lugar a dudas, la interesante historia de José, hijo de Jacob, tiene un altísimo contenido de enseñanzas para nuestra vida actual. En éste capítulo, los hermanos de José planean matarlo, pero finalmente lo venden como esclavo, después de haberlo despojado de su hermosa y costosa túnica de colores. 

Como podemos ver, un resentimiento no sanado, puede convertirse en un mal sano sentimiento, más fuerte que el amor de familia. Esto lo vemos en este caso, pues ellos eran hermanos de José, y planeaban quitarle la vida. 

La palabra de Dios nos sigue enseñando, que los hermanos de José lo lanzaron a una cisterna (ésta es un depósito subterráneo en donde se almacena el agua que se juntaba cuando llovía, o la que venía de otras fuentes). 

El pasaje bíblico nos dice que: “pero la cisterna estaba vacía”, cuán significativa es aquí la palabra “pero”, pues vemos la mano de Dios protegiendo el plan con su hijo. No era una casualidad que esta cisterna estuviera sin agua, todo esto era parte del plan divino; José estaría en aquella cisterna (pero sin agua) por un breve lapso de tiempo. 

Es muy importante tener presente siempre lo que nos dice la Biblia: “No dará mi pie al resbaladero, ni se dormirá el que me guarda”. Dios ha prometido nunca desampararnos, en su cuidado está nuestra confianza. El devocional del día de hoy, nos enseña que la protección de Dios, está por encima de mi capacidad de comprensión.    

 

 

La palabra del Señor nos dice que después de estar un tiempo en aquella cisterna, aparecieron unos madianitas mercaderes, y José es vendido por sus hermanos (traicionado) por veinte piezas de plata. Un momento similar al que vivió Jesus, cuando Judas lo vendió por unas monedas de plata. Es por eso, que Jesús nos comprende y nos ayuda a caminar en perdón.    

Sin duda, el corazón de José fue lastimado profundamente. La verdad es que las heridas más dolorosas son las causadas por nuestros íntimos, aquellos de quienes nunca se esperaría una decepción semejante.   

La Escritura nos dice que estos mercaderes ismaelitas “llevaron a José a Egipto”. A pesar de estas adversidades y dolores, la mano de Dios estaba trabajando. Aunque José fue vendido como esclavo, estaría en la casa de un general egipcio, administrando su hacienda con el favor y la gracia sobrenatural de Dios. Todo esto era parte del trabajo de Dios en el corazón de José. 

La Biblia nos enseña, que José estaba siendo equipado y formado para ser el segundo en el reino de Egipto, y convertirse en poderoso instrumento de bendición y salvación para miles y miles de personas, incluyendo a su padre, y a los hermanos que un día lo habían rechazado y vendido como esclavo. Dios es soberano en sus formas y planes, lo que debemos hacer es confiar en él.    

Reflexión final: A lo largo de la Biblia vemos que los planes de Dios están diseñados para salvación y bendición de muchas personas; es por eso que las tinieblas se oponen, procurando dañar a los hijos de Dios, pero el consejo divino es el que prevalece. El devocional del día de hoy, nos recuerda que por encima de los obstáculos y debilidades, nuestra parte es confiar en Dios y seguir su camino, y todo saldrá bien.   (Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria).

 

 

Te invito a leer:

SUSCRÍBETE GRATIS y entérate de nuestros nuevos sermones y publicaciones, HAZ CLICK AQUÍ 

-

Devocional para el día de hoy. No. 2. 

Procura seguir la dirección de Dios, y todo saldrá bien. 

Una historia narra que en cierta ocasión, un juez de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos de América, estaba viajando en un tren cuando el conductor pasó recogiendo los boletos de los pasajeros. El juez no podía hallar su boleto y empezó a preocuparse.    

En ese momento, el conductor trató de calmarlo y le dijo: “No se preocupe Señor. Cuando encuentre su boleto, lo puede enviar por correo a la estación. Nosotros confiamos en usted”. A lo que el Juez le respondió: “Mi querido caballero, ese no es mi problema. En realidad, requiero mi boleto para saber a dónde voy”. 

Como esta historia, nos puede suceder a nosotros; es decir, podemos ir caminando en esta vida, sin saber exactamente hacia dónde vamos; por eso, debemos seguir la dirección de Dios, él nos lleva al mejor destino.    

La palabra de Dios, según el devocional del día de hoy, nos dice en el libro de los Proverbios: “Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas. No te apoyes en tu propia sabiduría; teme a Jehová, y apártate del mal; porque será medicina a tu cuerpo, y refrigerio para todo tu cuerpo”, según Proverbios 3:5-8.

Uno de los aspectos más importantes de la vida cristiana es confiar en Dios, y la base de ésta confianza es la naturaleza santa y fiel de Dios mismo. El Señor es amor, es justo, es santo, es bueno, nunca miente ni le falla a su pueblo



Son de gran valor las palabras de David según el libro de los Salmos 27:13 “Hubiera yo desmayado,  si no creyese que veré la bondad de Jehová en la tierra de los vivientes”. Debemos rendir y confiar todo nuestro corazón al Señor, la palabra hebrea para “corazón” tiene gran relación con nuestra alma, pues nos habla de sentimientos, voluntad e intelecto, hace referencia al centro de la vida del ser humano. 

El pasaje del devocional del día de hoy, nos dice además: “Y no te apoyes en tu propia inteligencia”, nos enseña esto que nuestro propio juicio nos puede llevar a cometer graves errores, y a tener grandes pérdidas. 

Debemos entonces “reconocer a Dios” en todos los aspectos de nuestra vida. La palabra “Reconocer”, traducida del término hebreo “Yadá” quiere decir además: Saber por observación y reflexión, saber por experiencia. 

Podemos traer a memoria como ejemplo, el caso del rey Saúl, quien no reconoció el consejo de Dios, pues el Señor le dio instrucciones de acabar con Agag y todos sus bienes; pero, él dejo con vida Agag, y a lo mejor de su ganado; ante este comportamiento el profeta Samuel le dijo: 

“Obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros”. Cuando damos el primer lugar al consejo de Dios todo saldrá bien; sin embargo, a veces el consejo del Señor lo aplicamos en ciertas áreas, pero en otras no, y el pasaje bíblico nos dice: “en todos tus caminos”, Dios quiere dirigir nuestra vida en todos los sentidos para bendicion nuestra.     

El deseo de Dios es preservarnos del mal. El pasaje bíblico del devocional de hoy, nos dice además: “Y él enderezará tus veredas”. La palabra “enderezar” se traduce del término hebreo “Yashar” que además quiere decir: emparejar, nivelar, poner en orden. Dios trae orden a nuestra vida, sí se lo permitimos.   

La verdad es que existen muchos caminos, hay caminos de vida y caminos de muerte. Abandonar lo malo es una decisión, en la cual por supuesto, Dios nos quiere ayudar y fortalecer. 

Podemos recordar aquí, que en el tiempo en el que Jabes levantó aquella famosa oración pidió a Dios: “E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, sí me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que pidió” (1 Crónicas 4:10). Como bien podemos ver, él le pidió a Dios que lo perseverará del mal. Esto es un asunto importante, por eso, también Jesús en el Padre nuestro enseñó: “Y líbranos del mal”.  

A lo largo de la Biblia, podemos ver que la voluntad de Dios es llevarnos al mejor lugar. Lugares de salud, (física y espiritual), por eso dice: “medicina a tu cuerpo”, éste término desde el idioma hebreo, indica curación, medicina, sanidad, restauración. Nos habla también, el pasaje bíblico de “Lugares de refrigerio”. El término hebreo para “refrigerio” traduce: bebida, refresco. Recordándonos esto, que en Cristo hallamos renovación y nuevas fuerzas. 

Y nos habla de la salud en el cuerpo y en los huesos. Es en los huesos y en la columna vertebral donde se produce la sangre y la renovación de los glóbulos rojos. Es muy importante, mantenernos fortalecidos, pues el cansancio nos puede llevar a tomar malas decisiones, o al deseo de renunciar y abandonarlo todo.  

Conclusión: El devocional del día de hoy, nos enseña que Dios espera que confiemos en él, en su amor, en su bondad y sabiduría, es fundamental reconocerlo en nuestros caminos y seguir su dirección, para hacer su voluntad, siempre Dios tiene la razón y nos lleva al destino de bendición que nos ha preparado.   (Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria). 

Listado de devocionales para el día de hoy: 

(Devocional para el día de hoy – No procures entenderlo todo, esfuérzate por confiar en Dios).

Devocional para el día de hoy



Devocional para el día de hoy. No. 3.

 

Dios sabe lo que hace.

 

A través de la palabra del Señor se nos enseña clara y contundentemente, que Dios nunca se equivoca. El devocional para el día de hoy, nos dice en el libro de Éxodo 5:22-23 “Entonces Moisés se volvió a Jehová, y dijo: Señor, ¿por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste? Porque desde el momento en el que yo vine a Faraón para hablarle en tu nombre, ha afligido a este pueblo; y aún tú no has liberado a tu pueblo”. 

Es muy importante tener en cuenta, que para aquel tiempo el pueblo de Israel trabaja para el Faraón, ellos estaban construyéndole ciudades de almacenamiento, bajo un fuerte ritmo de trabajo, en condiciones difíciles y bajo el latigo de sus cuidadores.   

La palabra de Dios nos dice que Moisés y Aarón fueron enviados por el Señor, ellos se presentaron ante el faraón para demandar que dejará ir a los israelitas; pero, ante esta petición, el faraón toma la decisión de aumentar el trabajo de los hebreos; y es por eso, que la paja que antes les facilitaba para hacer los ladrillos, ahora debían los hebreos mismos ir a recogerla para elaborar su trabajo. 

Y por supuesto, los israelitas culparon a Moisés y Aarón por esta situación. Es importante, tener en cuenta que ellos (Moisés y Aarón) estaban haciendo la voluntad del Señor, ellos fueron enviados por Dios mismo. 

Este suceso, nos enseña que: El hecho de que estemos haciendo la voluntad del Señor, no significa necesariamente, ni implica, que estaremos completamente exentos de adversidades, dificultades, incomprensión y hasta traición. (Ej. Judas traicionó a Jesús). 

Aprovechemos este momento, y reflexionemos por ejemplo, en el caso de nuestro Señor Jesucristo, quien “anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo” y “nunca hizo maldad ni hubo engaño en su boca”; sin embargo, el Señor fue calumniado, rechazado, ofendido, resistido, traicionado. Además de enfrentar, una continua oposición por parte de los escribas, fariseos y sacerdotes de Israel. 

El pasaje bíblico del devocional de hoy,  nos dice que “Moisés se volvió a Jehová”, sin duda, una alusión a la oración, nos habla de buscar a Dios; y es en realidad, el camino correcto ante la adversidad, ante la incapacidad de asimilar la realidad de nuestro entorno, o ante la impotencia de no tener las herramientas ni la oportunidad para solucionar un problema.

Pero, al observar al detalle las palabras y preguntas de Moisés, podemos ver reflejada nuestra humana reacción ante lo que pensamos es un fracaso o una equivocación. Caemos con facilidad en el error de cuestionar a Dios, o su manera de actuar, e incluso podemos murmurar Su voluntad. Moisés pregunta: ¿por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste? Dejando entrever, que quizá Dios se ha equivocado. 

Debemos destacar la expresión inicial del pasaje del devocional de hoy, en donde Moisés dice: “desde que yo vine a faraón… ha afligido a este pueblo”; la verdad es que ante las crisis, o ante los malos resultados, culparnos es la otra tentación en la que caemos cuando las cosas no salen como esperamos; y esto nos soluciona el problema, más bien lo complica.  

Lo que debemos hacer en tiempos de esta clase, es buscar a Dios como hizo Moisés; pero, con el objetivo de encontrar Su dirección, estrategia y poder para salir en victoria, pues sólo haciendo esto, venceremos. 

En la parte final del pasaje bíblico del día de hoy, Moisés le dice al Señor: “y tú no has librado a tu pueblo”. Palabras que nos dejan ver un señalamiento a Dios; lamentablemente, culpar a Dios, es otra de las cosas que somos tentados a hacer cuando llegan los malos resultados. 

Esta actitud, la de culpar a Dios en ciertas situaciones, es parte de nuestra herencia adánica; debemos recordar, que cuando Dios le pregunta a Adán por su desobediencia, el hombre le respondió: “la mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí”, notase que Adán no dijo: “mi esposa”, él dijo: “la que me diste”. 

Pero, ante esta tentación debemos recordar siempre que Dios es perfecto, en él no hay falla alguna; más bien, nos dice la Biblia en el libro de Deuteronomio 32:5 “es de sus hijos la mancha”. Nunca, Dios se equivoca, él siempre tiene la razón, continúa sentado en Su trono, y sus acciones son el resultado de Su amor, y de su perfecta sabiduría y soberanía.     

Conclusión: El devocional del día de hoy, nos enseña que ante las dificultades y adversidades, debemos acudir a Dios para fortalecernos y continuar haciendo Su voluntad, superando la incomprensión, y la tentación de querer cuestionar la obra de Dios. Él sabe muy bien lo que hace, y sabe muy bien hacia dónde nos lleva. 

Devocional para el día de hoy. – Dios sabe lo que hace - 

Listado de devocionales para el día de hoy: 

0 Comments:

Publicar un comentario