Ads 468x60px

Confía en Dios, y verás su poder a tu favor

 Reflexión: Confía en Dios, y verás su poder a tu favor

 

 

 

La palabra de Dios nos enseña que nuestro buen Dios es el Hacedor o Creador de los cielos y la tierra. Esto es posible, gracias a que Él es todopoderoso. Además, el poder de nuestro Dios se manifiesta cada día y en todo momento, él es especialista en hacer milagros y obras maravillosas cuando ya no es posible para el ser humano hacer algo más. La creación misma cuenta la grandeza y poder del Señor.    

De igual manera, la Escritura misma nos dice que nuestro Dios no cambia, es el mismo ayer, hoy y por los siglos; por eso, él sigue haciendo milagros, y precisamente cuando en esta tierra se dice: “no es posible” o “ya no se puede hacer nada”, el poder y la gloria de Dios se manifiestan, nos damos cuenta en realidad que para el Señor todo es posible, no existe alguna cosa difícil para nuestro Dios.   

Debemos recordar aquí las palabras del Señor Jesús cuando dijo: “No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios”, en el evangelio según San Juan 11:40. Palabras que nos recuerdan que lo que debemos hacer es confiar en él. 

La fe agrada y honra a Dios, por eso persevera, confía, el Señor Jesús está de tu lado. La fe no sólo es una confesión de nuestros labios, es la certeza de que Dios hará lo mejor, la fe es la seguridad de que nada puede detener la obra del Señor.   

Cuando decides creer y confiar, entonces “verás la gloria de Dios”, entonces, no importa cuán complicada o difícil sea la situación, ni el tamaño del problema, Cristo siempre será más grande. 

Recuerda, por ejemplo cuando Israel estaba en Egipto, el Señor juzgó aquel imperio, pero en medio del castigo, él tuvo cuidado de sus hijos y los liberó con mano poderosa. 

Es importante, tener presente que el Señor siempre tiene cuidado de su pueblo. Esta verdad la vemos a lo largo y ancho de las Sagradas Escrituras y de la historia misma, el poder y bondad de Dios deben ser cimiento de nuestra fe. Por eso, la Escritura dice: “Echad toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”. 

Debemos cuidar nuestra vida, no albergar la ansiedad, ni el afán o la preocupación, para que estas cosas no gobiernen nuestro corazón, Más bien, depositemos en las manos del Señor cada dificultad, y él con su poder y amor se encargará del asunto, y puedo asegurarte que lo hará de la mejor manera posible.   (Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria).

 

 

Te invito a leer:

SUSCRÍBETE GRATIS y entérate de nuestros nuevos sermones y publicaciones, HAZ CLICK AQUÍ 

.

0 Comments:

Publicar un comentario