Ads 468x60px

Bendita es la palabra de Dios

Sermón: Bendita es la palabra de Dios.

 

 

 

La palabra de Dios nos enseña que en el tiempo en el que el pueblo de Israel volvió del cautiverio babilónico, los hebreos se dedicaron a la reconstrucción de la ciudad de Jerusalén. 

Por la Escritura misma, se adjudica la reconstrucción y la restauración del templo a Zorobabel y a Josué, mientras que la restauración y reconstrucción de los muros se atribuyen a Nehemías, y finalmente la restauración del culto al Señor y la lectura y práctica de la ley se atribuye al Esdras, sacerdote de Dios.   

Este hombre, llamado Esdras, fue denominado por muchos: “el segundo Moisés”. La tradición e historia hebrea enseña que él conocía de memoria la ley de Moisés, siervo de Dios. Esdras desempeñó las funciones como sumo sacerdote hebreo, y recaía en él la autoridad religiosa y civil, esto por decisión del rey Artajerjes. 

La Biblia nos muestra que Dios respaldó de modo especial a Esdras. Esto nos permite recordar una poderosa verdad: Cuando hacemos lo que Dios nos ha encomendado, contaremos confiados en su respaldo y ayuda.   

Literalmente la palabra de Dios nos dice por ejemplo en el libro de Nehemías 8:1-3 “Todo el pueblo se reunió como un solo hombre en la plaza que estaba delante de la Puerta de las Aguas… allí Esdras, el sacerdote de Dios, trajo la ley delante de la asamblea de hombres y mujeres y de todos aquellos que podían comprender lo que escuchaban… 

E hizo Esdras lectura del libro frente a la plaza ubicada delante de la Puerta de las Aguas, desde el amanecer hasta el mediodía, en presencia de hombres y mujeres y de todos aquellos que podían comprender; y los oídos de todo el pueblo escuchaban con suma atención lo que decía el libro de la Ley”. 

Debemos tener en cuenta aquí, que el nombre “Esdras” tiene un significado importante, este es: “Dios es ayuda”, y es idóneo para el momento, pues estaban en tiempos de reconstrucción.  

 

 

 

Esdras, era un sacerdote y escriba erudito, docto y con gran conocimiento en la ley de Dios. El texto bíblico de hoy nos dice que ellos estaban reunidos en la puerta de las Aguas para oír la lectura de la palabra del Señor. El nombre de aquella puerta nos recuerda que la palabra de Dios es como agua viva que genera limpieza, vida, renovación y transformación. 

El pueblo hebreo leyó la ley del Señor con amos a su Dios y con gran disposición durante horas y el Señor trabajó en sus corazones. Permitamos a Dios hacer su obra a través de su palabra, la cual es viva y eficaz, actúa como espada de dos filos, y es alimento para nuestro ser.    

Con razón dijo el Señor Jesús: “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. Anhelemos, pues, la palabra de Dios como niños recién nacidos que anhelan su primer alimento, y deleitémonos en ella, y todo lo que hagamos prosperará.   (Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria).

 

 

 

SUSCRÍBETE GRATIS y entérate de nuestros nuevos sermones y publicaciones, HAZ CLICK AQUÍ 

.

0 Comments:

Publicar un comentario