Ads 468x60px

Rinde tu voluntad a Cristo y vivirás

Sermón: Rinde tu voluntad a Cristo y vivirás.

 

 

 

Es muy importante reconocer que estamos en tiempos postreros o finales, según la palabra de Dios. Con la venida del Señor Jesucristo, habrá un cambio de gobierno. Veamos Lucas 21:29-31 

“También les dijo una parábola: Mirad la higuera y todos los árboles. Cuando ya brotan, viéndolo, sabéis por vosotros mismos que el verano está ya cerca. Así también vosotros, cuando veáis que suceden estas cosas sabed que está cerca el reino de Dios”.   

Es interesante, ver que el Señor Jesús utiliza un acontecimiento de la naturaleza para explicar, y así como ésta higuera brota y anuncia el cambio de estación, las señales que él ha mencionado (en el sol, en la luna, en el mar, etc) indican la proximidad del cambio de gobierno, por eso dice: “Sabed que está cerca el reino de Dios”. Leer los tiempos es muy importante para el hijo de Dios. 

Entonces, así como los retoños o tiernos brotes de la higuera indican que el invierno ha pasado y llega la primavera; del mismo modo, las señales que el Señor Jesús ha compartido indican que está a punto de ser establecido el reino de Dios. 

Vendrá entonces un cambio de gobierno, en este nuevo gobierno desaparece el gobierno humano para ser establecido el gobierno o reino de Dios.  

Debeos tener en cuenta que los seres humanos buscan el gobierno perfecto, y por eso, las guerras y las revoluciones. Sin embargo, todos estos gobiernos fallan, porque procuran establecer su propia justicia, ignorando la justicia que viene de Dios. 

Una verdad que debemos reconocer, es que el ser humano sólo quiere gobernarse a sí mismo, y no someterse al gobierno de Dios y de su Cristo.

 

  

 

Debemos además tener en cuenta, que aunque la tierra vivirá el perfecto gobierno de Cristo mil años (periodo conocido como el milenio), no todos van a apreciar ni aceptar voluntariamente este gobierno. 

La palabra de Dios nos enseña que habrán naciones en la tierra que no adorarán a Dios por voluntad propia, y al terminar este gobierno de mil años, muchos pueblos de la tierra se unirán y se revelarán contra Dios y contra su Cristo, en la rebelión final para su propia perdición y destrucción. 

El corazón humano tiende a ser rebelde y autosuficiente, desea gobernarse a sí mismo, lo que lo lleva a su propia condenación; sólo en Cristo tenemos salvación y vida, y sólo cuando rendimos nuestra voluntad a él, hallaremos descanso y vida para nuestras almas.  

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

. 

0 Comments:

Publicar un comentario