Ads 468x60px

Pon tu mirada en Cristo

Sermón: Pon tu mirada en Cristo.

 

 

 

En tiempos de adversidad pueden venir a nuestra mente las dudas y la incredulidad, el enemigo procura desviar nuestra mirada del Señor Jesús para debilitar así nuestra fe en el cuidado de Dios. Sin embargo, la Biblia nos enseña que debemos poner nuestros ojos en Cristo: “Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe”, Hebreos 12:2. 

También el salmista dijo: “Alzaré mis ojos a los montes ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra. No dará mi pie al resbaladero, ni se dormirá el que me guarda” Salmo 121:1-3; pon tu mirada en Cristo, él nunca te decepcionará.              

Ante el desánimo, decide mirar a Cristo Jesús, más que a los problemas.  

Nuestro nivel de fe determina nuestra actitud frente a la vida; la fe nos da la fuerza para perseverar cuando aparece el desánimo y el agotamiento. Mirar más los problemas o las dificultades del camino, que a Cristo Jesús, genera desánimo en el corazón del cristiano. Veamos por ejemplo el caso de Israel por el desierto: 

Números 21:4 “Después partieron del monte de Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom; y se desanimó el pueblo por el camino”.    

Textualmente la Biblia nos dice: “Se desanimó el pueblo por el camino”, otras versiones bíblicas en este pasaje dicen por ejemplo: “en el camino se impacientaron” - “el pueblo estaba fastidiado a causa del viaje”. 

Es decir, ellos no confiaron en el Señor quien los estaba guiando a la tierra prometida, ellos cayeron en la duda, en la incredulidad, y aparecieron actitudes como el desánimo, la impaciencia, el fastidio, y hasta diferencias entre ellos mismos.

 

 

 

Pero esto, no se quedó sólo allí, esta situación generó palabras ociosas e incorrectas, Números 21:5 “Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano”. 

Ellos hablaron contra Dios y contra Moisés, y podemos observar incluso palabras contra ellos mismos, pues dijeron: “nos sacaste para que muramos”. 

También pronunciaron palabras de menosprecio ante la provisión de Dios, ya que ante el maná dijeron: “nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano”, expresión que en la Biblia de las Américas se lee: “Detestamos este alimento tan miserable”. 

Como resultado de su comportamiento vinieron serpientes venenosas y murió mucho pueblo de Israel. Todo esto nos recuerda que no debemos dar lugar al diablo, más bien debemos someternos en amor a la buena voluntad de Dios para nuestra vida. Él sabe muy bien a donde nos lleva, y por eso debemos poner nuestra mirada en Cristo.   

Finalmente, el pueblo reconoció su falta, pidieron a Moisés que rogara por ellos ante Dios, y el Señor los escuchó. No debemos esperar que lleguen las consecuencias dolorosas a nuestra vida para corregir nuestro camino, debemos con humildad de corazón seguir el consejo de Dios y tendremos vida, y vida en abundancia. Pon tu mirada en Cristo, y todo saldrá bien.

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

.  

4 Comments:

  1. Qué bonito estudio ! Gracias pastor por su tiempo para hacernos llegar estos estudios. Dios les siga bendiciendo mucho !
    Hacia ti, oh Señor, miran mis ojos; En ti he confiado; no desampares mi alma.
    Salmos 141:8

    ResponderBorrar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderBorrar
  3. gracias pastor por sus mensajes son de gran edificacion para mi vida

    ResponderBorrar
  4. Dios le bendiga Gonzalo:
    Estoy solicitando su permiso para utilizar esta enseñanza en un sermón para la iglesia.

    ResponderBorrar