Ads 468x60px

Dios es quien te defiende y te salva

Sermón: Dios es quien te defiende y te salva.

 

 

 

Salmo 20:5-6 “Nosotros nos alegraremos en tu salvación, y alzaremos pendón en el nombre de nuestro Dios. Ahora conozco que Jehová salva a su ungido: lo oirá desde sus santos cielos con la potencia salvadora de su diestra”. Como podemos ver, Dios siempre será nuestro bendito y poderoso salvador.     

En este salmo, se nos dice en el versículo 5 que “Alzaremos pendón en el nombre de nuestro Dios”, el pendón es una bandera que izada o levantada indica poder, gobierno, victoria sobre el enemigo, indica el triunfo que el Señor nos ha entregado, y en el cual nos gozaremos. Es la confianza en la victoria que el Señor entrega a quienes confían en él.    

La frase del versículo seis: “Jehová salva a su ungido”, destaca el respaldo de Dios sobre el rey David, aquel que había sido ungido para gobernar. El Señor Jesús es el Cristo, palabra que significa: El Ungido. Al Cristo vivir en nosotros, somos ungidos de Dios.   

En este texto de la Escritura, David es una figura de Cristo, el Ungido perfecto de Dios, delante del cual se doblará toda rodilla de los que están en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra, todo el honor es del Ungido de Dios.   

 

   

 

El Salmo 20:7 nos dice: “Estos confían en carros, y aquellos en caballos; más nosotros del nombre de Jehová nuestro Dios tendremos memoria”.  

Pasaje que nos recuerda que el hombre natural, el hombre que no confía en Dios pone su confianza en sus ejércitos propios, en sus caballerías, y en sus carros de batalla; pero, David tenía su confianza en el poder de Dios, específicamente en el nombre de Jehová. Cuán grande y poderoso es su Nombre, ante éste los demonios tiemblan y huyen.   

La palabra de Dios nos enseña que aquellos que confían en sus propias fuerzas, en sus propias estrategias, que se jactan de sí mismos y de sus logros, aquellos que no ponen su confianza en Dios serán avergonzados, como nos lo muestra el Salmo 20:8-9 

“Ellos flaquean y caen, más nosotros nos levantamos, y estamos en pie. Salva Jehová; que el Rey nos oiga en el día que lo invoquemos”.   

Concluimos entonces, que todo aquel que confía en el Señor, el que pone su corazón en Cristo, no desmayará, ni caerá, más bien será fuerte en Dios, el Señor que escucha sus oraciones, lo sostendrá, le mostrará su salvación, y lo rodeará de bendiciones.

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

.

0 Comments:

Publicar un comentario