Ads 468x60px

Jesús recompensa la fe

Reflexión: Jesús recompensa la fe.

 

 

 

La palabra de Dios está llena de milagros y obras poderosas de Dios para aquellos que no renunciaron a su fe. Los evangelios nos enseñan que Jesús recompensa la fe que persevera. 

Nos dice, por ejemplo, la palabra de Dios en el evangelio según San Lucas 8:54-55 “Más él, tomándola de la mano, clamó diciendo: Muchacha, levántate. Entonces su espíritu volvió, e inmediatamente se levantó; y él mandó que se le diese de comer”.    

Debemos tener presente que los que estaban en aquella casa se burlaban de Jesús, pues él decía que la niña estaba dormida. Cristo no se no se detuvo porque ellos no creyeron, él no se detuvo porque ellos se burlaron, tampoco cayó en la lamentación de todos, él siguió adelante con su plan. Nuestro Señor Jesucristo no deja sus planes a medias. 

Considerando la fidelidad y poder de Cristo, no permitas que la incredulidad de otros, sus palabras negativas o sus burlas, te detengan. Sigue creyendo y confiando en Dios, él manifestará su poder a tu favor.     

La palabra de Dios nos dice que en aquella casa todos lloraban, se lamentaban y hablan de la muerte de la niña, mientras el Señor Jesús hablaba de vida. Con frecuencia, y por mucho, nuestras palabras son diferentes y lejanas de las palabras de nuestro Señor Jesucristo.      

A pesar de todas las burlas y palabras negativas, el Señor Jesús siguió adelante, y extendió su mano tomando la mano de la niña, y expresó con poder diciendo: “Muchacha, levántate”. La palabra de nuestro Cristo tiene poder para transformar las peores crisis en victorias. 

Seguramente para todos, o para la mayoría, la muchacha no volvería a levantarse, ella no continuaría con su vida, ella no alcanzaría sus sueños y anhelos; pero el Señor Jesucristo tenía otros planes, porque siempre la última palabra la tiene el Señor Jesucristo, y no los hombres ni el diablo.  

 

 

 

En esta oportunidad, el Señor nos muestra cuan poderosa es su palabra. En este caso, nos dice la Biblia, que cuando el Señor declaró la palabra de vida sobre ella, el espíritu volvió, y ella se levantó para la gloria de Dios.  

Quizá tu vida haya tropezado, o tal vez estés enfrentando batallas o circunstancias difíciles, siempre debe tener presente: Jesucristo es Dios Todopoderoso, él sigue haciendo milagros, él tiene el poder para sanar y restaurar lo que ha sido dañado, y por encima de todos los obstáculos él cumplirá sus planes.   

Como nos lo enseña la Biblia, no hay nada difícil para nuestro Dios, él Señor es el mismo ayer, hoy y por los siglos, él sigue haciendo milagros. Acerquemos confiados ante la presencia de Dios, confiemos en sus buenas promesas y en su poder, con su ayuda podemos superar todo obstáculo y derribar todo gigante.

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

.

0 Comments:

Publicar un comentario