Ads 468x60px

Jesucristo todo lo hace bien

Sermón: Jesucristo todo lo hace bien.

 

 

 

Puede sucedernos, en ciertas etapas de nuestra vida, que llegamos a un punto en donde no sabemos qué hacer, y no logramos ver el camino correcto. Nos fatigamos tratando de hacer cosas y desarrollar proyectos, pero la final nos encontramos con la decepción.  

Lo más correcto y sabio desde el principio, para no gastar en vano nuestras fuerzas, es buscar la solución en Dios, pues él mismo nos enseña diciendo: “Buscadme y viviréis”. Por tanto, no te desanimes, toma nuevas fuerzas en Dios y busca su consejo en su poderosa palabra. El Señor Jesucristo todo lo hace bien.  

Nos dice la palabra de Dios en el evangelio según San Juan: “Cuando alzó Jesús los ojos y vio que había venido a él una gran multitud, dijo a Felipe: ¿De dónde compraremos pan para que coman éstos? Pero esto decía para probarlo, porque el Señor Jesús sabía lo que iba a hacer”, según Juan 6:5-6.    

Debemos tener presente en primer lugar, que el Señor Jesús se encontraba en la región de Galilea junto con sus discípulos. Debemos tener presente que Galilea era un territorio rechazado por los habitantes de Jerusalén (los galileos eran considerados judíos mezclados con otras razas, con poca escolaridad, entre otros).    

El pasaje bíblico nos enseña que grandes multitudes venían al Señor Jesús y él las atendía, dándoles sanidad, libertad, restauración y perdón. El Señor Jesús no rechaza a nadie, él recibe todo corazón que reconoce su condición y necesidad de él. 

Nos enseña este suceso que Felipe estaba siendo probado por el Señor. Las pruebas en nuestra vida tienen entre otros objetivos, hacernos crecer espiritualmente, y hacer nuestra fe más sólida en Cristo.  

La palabra de Dios nos dice que el Señor le preguntó a Felipe para probarlo, pues Jesús “sabía lo que había de hacer”; entonces, aquel momento era una prueba para Felipe, pero, para Jesús era un momento ideal para mostrar su poder, su amor revelarse una vez más como el poderoso Hijo de Dios.  

 

 

 

Debemos dar gracias a Dios por todas sus bendiciones, también debemos agradecer las pruebas que nos han llevado a conocerlo más. El texto nos dice que: “él sabía lo que había de hacer”, entonces ninguna prueba en nuestra vida toma por sorpresa al Señor, él sabe todas las cosas.         

Es muy interesante, que el Señor Jesús le preguntó a Felipe y éste le respondió; sin embargo, fue Andrés quien trajo un muchacho que tenía unos pocos panes y peces. Podemos ver la diferencia aquí, entre Felipe y Andrés.  

Pues de manera simbólica, Felipe representa a aquellos que se excusan porque no se puede hacer nada; y Andrés representa a quienes con diligencia, ponen lo poco que tienen en las manos de Dios, y permiten la manifestación de los milagros del Señor.  

Conclusión: Ante las adversidades podemos llenarnos de angustia y ansiedad; pero, lo correcto es ir a Dios y encomendar en Sus manos nuestra situación. Él hará cosas gloriosas, pues Jesucristo todo lo hace bien.

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.  

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

.

0 Comments:

Publicar un comentario