Ads 468x60px

Es Dios quien nos cuida

Sermón: Es Dios quien nos cuida.

 

 

 

A veces vivimos situaciones difíciles, ante las cuales no tenemos explicación. Aunque, a veces nos cuesta trabajo creer que es Dios quien nos cuida, debemos mantener presente que en esencia él es amor; y por lo tanto, tiene cuidado de sus hijos. Dios es fiel, él cumple sus promesas, y siempre será nuestro refugio y fortaleza. Es Dios mismo quien nos cuida todos los días. 

La palabra del Señor nos enseña en el Primer Libro de Reyes 17:8-9 “Vino después a Elías palabra de Dios, diciendo: Levántate y vete a Sarepta de Sidón, y morarás allí; pues yo he dado orden allí a una mujer viuda que te alimente y te sustente”.   

Cuando observamos en términos generales la palabra de Dios, podemos concluir que la perseverancia es una evidencia de nuestra fe. En este caso, se destaca la fe y la perseverancia del profeta Elías, pues él no renunció, ni se enojó, cuando el arroyo que estaba en Querit se secó. 

Esa escasez de agua nos habla de tiempos difíciles, pero el profeta Elías superó esa situación siguiendo la dirección de Dios. 

En Sarepta de Sidón (símbolo del lugar dónde somos formados por el Señor), estuvo aproximadamente tres años y medio más de sequía, y su fe permaneció firme en Dios.  

Fueron siete años de sequía en total, tiempo durante el cual el profeta Elías perseveró ante la prueba y la escasez, y esa perseverancia evidenció o mostró su fe en el cuidado del Señor.

 

 

 

La fe en el poder de Dios experimenta y recibe los milagros divinos. En este caso en particular, Elías recibió una provisión sobrenatural.     

Es muy interesante, observar como Dios hace milagros maravillosos cuando los tiempos son difíciles. Es casi imposible, que “una mujer viuda”, y por tanto sola, sin ninguna herencia, y pasando por un gran tiempo de sequía (escasez), sea el instrumento de Dios para dar provisión y alimento al profeta. Pero, así es nuestro Dios, él hace cosas que no pensamos o que no creemos posibles.     

Para actuar de modo sobrenatural en nuestras vidas, el Señor requiere de sus hijos obediencia, fe en él, y por tanto, perseverancia. Nuestro Señor Jesucristo no es ajeno, ni indiferente a nuestras necesidades, ni adversidades, él nos cuida siempre.

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

.

0 Comments:

Publicar un comentario