Ads 468x60px

El silencio de Dios. Reflexión

Sermón: El silencio de Dios. Reflexión

 

 

 

(A partir del mes de junio 2021, según Google Feedburner, no llegará a tu correo el aviso de nuestros nuevos sermones publicados; por tanto, recuerda visitarnos los martes, jueves y sábados, días en los que procuramos publicar. Bendiciones). 


La palabra de Dios nos enseña, que en ciertos periodos Dios guarda silencio. ¿Cómo enfrentar los silencios de Dios? ¿Por qué Dios guarda silencio? ¿Qué ocurre cuando Dios está en silencio? Y podemos hacernos muchas otras preguntas al respecto, pero veamos lo que la Biblia nos enseña.    

1) ¿Por qué a veces Dios guarda silencio? 

La palabra de Dios nos dice en el Evangelio según San Mateo: “Pero, Jesús no le respondió palabra. Entonces acercándose sus discípulos, le rogaron al Maestro diciendo: Despídela, pues da voces tras nosotros. El respondiendo, dijo: No soy enviado sino a las ovejas pérdidas de la casa de Israel. Entonces aquella mujer vino y se postró delante de él, diciendo: ¡Señor, socórreme!”, según Mateo 15:23-25. 

Podemos ver a una madre que ruega por su hija, y debemos destacar la primera frase de este texto: “Pero Jesús no le respondió palabra”. Ella rogaba al Señor por un milagro en la vida de su hija, pero el Señor Jesús guardaba silencio. 

Seguramente, hemos enfrentado tiempos similares, y no entendemos el silencio de Dios, pero cuando el Señor guarda silencio es porque está trabajando, y nadie puede hacer mejores cosas que él.       

En tiempos como este, no es fácil entender el silencio del Señor. Esta  mujer clamaba con mucha intensidad e insistencia, su crisis apremiaba, su hija estaba grave y cada vez empeoraba. Cuando levantamos nuestras oraciones al Señor, y la situación es grave, es porque esperamos una respuesta de Dios, y no comprendemos a veces su silencio.   

En tiempos así, llegan a nuestra mente muchas preguntas, como por ejemplo: ¿Será que Dios no me oye? ¿Será que Dios no me ama? ¿Me estará castigando? Y muchas otras inquietudes y conclusiones; pero, lo correcto es reflexionar en silencio en su presencia. Sin lugar a dudas, él está trabajando en nuestro corazón, en nuestro carácter, en nuestra familia, está fortaleciendo nuestra fe, etc.  

 

 

 

2) En medio del silencio de Dios, sigue confiando en él. 

Aunque estos tiempos son complicados, somos llamados a confiar y descansar en las verdades de Dios, como son Su amor y bondad; debemos tener presente que el Señor sabe lo que hace, y que al final todo está en sus manos, y obra para nuestro bien. 

Dios guarda silencio, quizá porque él sabe que si habla no le escucharemos, o porque no es el momento de hablar, o como dice la Escritura: “Jehová callará de amor”. A veces esperar en él, es una prueba de amor, pues la Novia (Iglesia) debe aprender a confiar completamente en su Novio, el Señor Jesucristo.   

Es interesante tener en cuenta, que mientras el Señor guardaba silencio, sus discípulos se molestaron por el ruido (clamor) de la mujer. Ellos estaban cansados por la insistencia de ella siguiéndolos en el camino, ella creía en el poder de Jesús para hacer el milagro en su hija; su clamor insistente era una evidencia de su fe.   

Estas cosas ocurren a veces en nuestra vida de fe; es decir, a veces otros se incomodan o molestan por nuestra confianza en Dios, ellos ven nuestro clamor sin respuesta del cielo y por eso pueden burlarse o enojarse, pero es necesario perseverar, pues la Biblia misma nos enseña que: El que busca halla, al que clama se le abre, al que pide se le dará. Nadie que busque a Dios será decepcionado.

 

 

 

3) Perseverar, aunque Dios esté en silencio, es evidencia de nuestra fe. 

Sin lugar a dudas, perseverar en la espera es una prueba o evidencia de nuestra fe en Dios. La Escritura nos dice: “Entonces ella vino y se postró ante él, diciendo: ¡Señor, socórreme! Respondiendo él, dijo: No está bien tomar el pan de los hijos, y echarlo a los perrillos”, según Mateo 15:25-26.   

Podemos decir entonces, que la fe verdadera nos acerca a Dios en los tiempos difíciles; la fe no te aleja del Señor; lo vemos aquí, pues ésta mujer antes “clamaba”, pero ahora “se postra y clama”, y el Señor Jesús comienza a hablarle cuando al principio no le respondía palabra. Como vemos, el silencio del Señor fue por un tiempo, pero ahora Jesús responde. La perseverancia y la fe en Jesús, nunca será en vano.    

Debemos tener en cuenta, que las palabras que esta mujer escucha inicialmente, no son aquellas que ella esperaba o deseaba (no siempre Dios va a decir lo que deseamos oír). 

Jesús le dice a ella que no podía tomar del pan de los hijos porque no era de la familia (ella no era Israelita). Ahora ella ¿Renunciaría? ¿Daría media vuelta y se iría? ¿Dejaría de creer en su milagro? Pero, la verdadera fe persevera, porque confía en Dios y en su poder para hacer milagros.   

(Te invito a leer: Nada es imposible para nuestro Dios 

4) El silencio de Dios, en su tiempo, se transforma en milagros. 

La palabra de Dios nos enseña que esta mujer expresó como respuesta a Jesús las mejores palabras, la mayor fuerza, su más grande confianza en el amor y poder de Dios. Ella no dejó de creer, no renunció, ni abandono su ruego, y como resultado, Jesús le otorgó la sanidad de su hija, ella recibió su anhelado milagro. 

Esto nos enseña y recuerda que no debemos abandonar nuestro clamor, ni nuestra fe en el Señor. Si Dios guarda silencio es porque está trabajando, es porque procura que nuestra en él sea mayor, o tal vez porque quiere enseñarnos a depender más de él, o porque en su silencio quiere ayudarnos a renunciar a nuestra autosuficiencia. 

El silencio de Dios no es una señal de su ausencia, sino de una labor especial que está realizando en nuestra vida y en la de aquellos que nos rodean. Su silencio nos lleva crecer y a fortalecer nuestra confianza en su amor y cuidado. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

.

6 Comments:

  1. Que hermoso mensaje!!! Lo sstaba esperando TE AMO DIOS Y TE SEGUIRE AMANDO SIN IMPORTAR LAS CIRCUNSTANCIAS, TE ADORO CON MI CORAZON . DIOS LES BENDIGA

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga. Muchas gracias por tus palabras y por el apoyo a este ministerio. El Señor Jesús guarde tu vida y la de toda tu familia.

      Borrar
  2. Alabado sea el nombre de Jesus. Como dice la canción, aunque no pueda ver estas obrando. Bendiciones pastor Gonzalo a usted y su familia.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. El Señor Jesús bendiga tu vida y tu familia Kimu. Muchas gracias por dejarnos tu valioso comentario, y por apoyar esta labor.

      Borrar
  3. Dios le bendiga mucho, que triste que ya no llegaran estos hermosas enseñanzas😥😥 pero bendigo su ministerio y familia

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. El Señor Jesús bendiga tu vida Eliecer. Muchas gracias por dejarnos tu valioso comentario, y por apoyar esta labor. Recuerda que puedes visitarnos todos los martes y jueves, días en los que publicamos. Bendiciones.

      Borrar