Ads 468x60px

Cristo es nuestra ayuda y fortaleza

Sermón: Cristo es nuestra ayuda y fortaleza.

 

 

 

Nos enseña la palabra de Dios en el Evangelio según San Mateo 4:1-4 que el Señor “Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre. 

Entonces, vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. Él respondió y dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. 

En este pasaje de la Escritura podemos ver de manera evidente la humanidad del Señor Jesús, quien fue tentado en todo pero sin pecado. Es precisamente por esto, que podemos ir a su presencia con toda sinceridad y saber que encontraremos en é la ayuda para vencer y superar la adversidad, prueba o tentación. 

Podemos también observar que el Señor le dio prioridad a la palabra de Dios y a su propósito de vida, y así como el Señor Jesús conocía el propósito del Padre, es muy importante que mantengamos claro y presente el plan de Dios para nuestra vida. Nada en esta tierra se puede comparar con aquello que Dios ha planeado para nosotros.  

Debemos recordar que el Señor Jesús creció en el hogar de José y María, y como los demás hijos judíos aprendió el oficio de José: la carpintería. Fue este un tiempo de formación en secreto; éste es el lugar y tiempo donde pasamos inadvertidos, en el anonimato, pero es un tiempo muy importante en donde Dios trabaja en nuestro carácter para luego estar en público.   

Seguramente, es en ese escenario, la carpintería (símbolo de formación), donde aprende, reflexiona, y le son reveladas las Sagradas Escrituras que luego va a utilizar contra el enemigo en el desierto, en su vida personal, y en el desarrollo de un poderoso ministerio. 

El Señor Jesús realiza un ayuno antes de dar inicio a su ministerio, y viene entonces el tentador. Recuerda, cuando Dios te va a llevar a nuevos niveles de unción, crecimiento y bendición, el enemigo de nuestras almas viene y seremos probados, pero el mismo Señor nos fortalecerá y ayudará a vencer).

 

  

 

Como nos enseña la Escritura, el tentador viene e incita a Jesús para convertir las piedras en pan. Debemos destacar que el Señor está en el desierto, en un escenario de soledad y adversidad. Este desierto representa aquellos escenarios o momentos de nuestra vida cuando enfrentamos la soledad, y las pruebas a solas. 

Son tiempos en los que debemos depender de Dios con mayor fuerza y perseverancia. La verdad es que con cierta frecuencia somos tentados a demostrar quienes somos. Recuerda, Dios tiene mucho que mostrar, nosotros debemos obedecer. 

Cuando nos mostramos, todo se ve mal. Cuando mostramos a Dios, todo se ve bien. De manera que, dejemos a Cristo manifestar su poder para gloria de su nombre.   

Dios es bueno y todopoderoso, y procura lo mejor para sus hijos. Por eso, ante la tentación debemos ir a la presencia del Señor Jesús, pues él nos ayudará y nos fortalecerá para vencer toda dificultad.

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

.

2 Comments:

  1. Este estudio me viene en el momento perfecto. El Señor le utiliza para llevarnos palabra de ánimo. A veces nos venimos abajo en el día a día. Como siempre le digo gracias pastor. Qué Dios les bendiga mucho.

    ResponderBorrar