Ads 468x60px

Por el poder del Espíritu Santo puedes vencer

Sermón: Por el poder del Espíritu Santo puedes vencer.

 

 

 

La vida misma nos enseña cuán importante, indispensable y vital es el agua para la existencia de nuestro planeta. De hecho, el agua es el principal y mayor componente del cuerpo humano.   

Mediante la palabra de Dios se nos enseña que el Espíritu Santo es indispensable en la vida del creyente. El Espíritu santo es aquel que promueve y genera limpieza o santificación en nuestro corazón, él nos aparta de los hábitos pecaminosos. 

Debemos destacar que en la palabra de Dios, el Señor utiliza diversos símbolos para enseñar o para dar a entender la obra y manifestación del Espíritu Santo, y uno de los símbolos del Espíritu de Dios es el agua. 

Nos dice la Escritura en el Evangelio según San Juan 7:37-39 “En el último y gran día de la fiesta, el Señor Jesús puesto en pie, exclamó en alta voz: Si alguien tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; porque el Espíritu no había sido dado todavía, porque Jesús no había sido aún glorificado”.  

Como podemos observar, el Espíritu de Dios es generador de santidad, y es quien genera aquella renovación que sacia la necesidad del cada cristiano en esta tierra. 

Debemos destacar la expresión “agua viva”, pues esta indica el agua que fluye, en contraste, con el agua estancada de los charcos o pantanos; el agua vida es aquella que salta a borbotones, y que lo hace continuamente; es aquella agua que genera vida en la tierra estéril y sin fruto.      

Al usar el Señor Jesús el agua como un símbolo de la obra del Espíritu Santo, nos enseña entonces que, el poder y la vida del Espíritu de Dios hacen en el ámbito de lo espiritual, lo que el agua natural hace y produce en el plano material.

 

 

 

De esta manera, podemos concluir que así como el agua natural limpia, refresca, sacia la sed, y transforma el terreno estéril en campo fructífero; el Espíritu Santo santifica, renueva, genera vida y transforma el corazón humano. El Espíritu de Dios convierte un corazón duro y pecador, en uno sensible, bondadoso y recto para gloria del Señor. 

Debemos también decir que, el agua representa de manera muy apropiada la gracia de Dios, que no sólo limpia el corazón humano, sino que le añade belleza, nueva vida, armonía y favor de Dios. Bendita obra del Espíritu Santo.   

El Espíritu Santo del Señor procura y anhela darse a conocer a cada cristiano. Él desea enseñarnos, como lo hizo el Señor Jesús con los doce discípulos. El Espíritu Santo anhela renovarte, darte fuerzas, ungirte y llevarte al plan de Dios que él ha diseñado para ti.

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

.

1 Comments:

  1. Amen así es, el espiritu santo es mas vital en nuestras vidas tanto como lo es la sangre

    ResponderBorrar