Ads 468x60px

El amor prevalece sobre la adversidad

 Sermón: El amor prevalece sobre la adversidad.

 

 

 

Con toda seguridad, hemos visto a través de los medios de comunicación los escándalos provocados por hijos adolescentes de conocidas estrellas de la farándula o hijos de familias ricas, siendo arrestados, tal vez encarcelados o quizá formando parte de grupos delincuenciales.  

Cómo podemos ver, son hijos que han tenido todas las comodidades desde el punto de vista material. Lamentablemente, no han tenido padres presentes, acompañantes y guías en su formación y crecimiento.   

Son hijos que han sido expuestos a las heridas y vacíos emocionales, hijos lastimados, abusados, rechazados o consentidos en exceso. Sin duda alguna, situaciones que afectan profundamente su estilo de vida 

Nuestro buen Dios anhela familias sanas y restauradas, él nos ayuda y guía en medio de cualquier situación o crisis.    

La palabra de Dios nos dice, por ejemplo, en el Evangelio según San Lucas 1:5-7 que “Hubo en los días de Herodes (el Grande), rey de Judea, cierto sacerdote llamado Zacarías, del grupo de Abías, que tenía por mujer una de las hijas de Aarón que se llamaba Elisabet.  

Ambos eran justos delante de Dios, y se conducían intachablemente en todos los mandamientos y preceptos del Señor. No tenían hijos, porque Elisabet era estéril, y los dos eran de avanzada edad”.   

Esta pareja enfrentó una situación frustrante, la decepción de no poder tener hijos. Seguramente se casaron con muchas expectativas al respecto, como cualquier pareja joven judía.   

Ante estos obstáculos, debemos tener presente que cuando el Espíritu Santo dirige el hogar o matrimonio él trae unidad y fortaleza ante las diversas dificultades de la vida.

 

 

 

Seguramente, fue muy difícil para Zacarías y Elisabet aceptar el hecho de que no podían tener hijos. La Biblia nos enseña que ellos no se culparon el uno al otro, tampoco usaron ésta situación para divorciarse ni para menospreciarse mutuamente. 

Más bien, ellos perseveraron en oración y servicio al Señor, y luego vieron un poderoso milagro en sus vidas, pues de ellos nació un gran hombre de Dios: Juan el bautista.  

A lo largo de su vida, enfrentaron diversos momentos difíciles y críticos, tiempos de impotencia, pero ellos utilizaron la poderosa arma del perdón y del amor, y el poder de Dios  su tiempo se manifestó. 

Es muy importante, perdonar y pedir perdón. Esto es poderosamente sanador. La unidad en la familia implica perdón y tolerancia. Llénate de Dios y ora por tu hogar. El Señor hará cosas maravillosas en tu familia y matrimonio.  

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

.

2 Comments:

  1. Q grande es el Señor en nuestras vidas, q aliento de acudir a Él para orar por nuestros hijos.
    La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Jehová de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice Jehová de los ejércitos.
    Hageo 2:9

    ResponderBorrar
  2. Amen, DIOS le continúe BENDICIENDO.

    ResponderBorrar