Ads 468x60px

El poder del gozo de Dios

Sermón: El poder del gozo de Dios.

 

 

 

Debemos siempre tener presente: El gozo de Dios es mi fortaleza. Es muy interesante, considerar la vida del apóstol Pablo, no sólo por el gran respaldo del Señor en su ministerio, sino por la fuerza con la cual perseveró y sirvió a Dios a pesar de todos los obstáculos y adversidades. Pablo caminó en el poder del gozo de Dios.  

Por ejemplo, estando preso en una celda por predicar el evangelio, les escribió a los filipenses diciendo: “Regocijaos en el Señor siempre, otra vez os digo regocijaos”, según la Carta a los Filipenses 4:4. Notemos que dice: “en el Señor”, pues precisamente, en Cristo es quien está nuestro verdadero gozo y poder.     

El reinado de Salomón, fue en su mayor parte un tiempo de bendición y gozo, mientras el rey se mantuvo fiel al Señor, no sólo fue prosperado en gran manera, sino que él mismo vivía un gozo inmenso, así como el pueblo que gobernaba, y esto fue el resultado de su comunión con Dios, y el nivel de obediencia en el que caminaba. 

Tristemente, nos enseña la Biblia que los últimos años de vida del rey Salomón fueron dolorosos, él vivió el fracaso personal y de su reino, hubo escasez, se levantaron contra él sus enemigos. Todo esto nace en el momento en el que empezó a adorar a los ídolos de sus esposas cananeas, a estos también les edificó altares.   

Lo que le sucedió al rey Salomón, nos recuerda que la bendición y el gozo verdadero sólo vienen de Dios y de caminar con él. El gozo del cristiano no está basado en la abundancia de bienes materiales, sino en Dios mismo. Él es la fuente de nuestra vida y alegría, las demás cosas son añadiduras. No hay mayor gozo que caminar en la voluntad de Dios.

 

 

 

Debemos destacar aquí lo que nos dice el Libro de los Salmos 43:4 “Entraré al altar de Dios, Al Dios de mi alegría y de mi gozo; Y te alabaré con arpa, oh Dios, Dios mío”. El salmista sabe muy bien quien es su gozo y alegría, y nos recuerda hoy esta poderosa verdad: Dios es nuestro gozo y alegría.   

Cuando ponemos nuestro gozo y confianza en otras personas o en ciertas cosas, seremos decepcionados. El Señor ha preparado lo mejor para ti, no permitas que las pruebas o crisis arrebaten la bendición y gozo del Señor de tu corazón. 

Más bien busca a Dios, y fortalécete en Su presencia para vivir Su voluntad, esto es sin duda, lo más importante. Recuerda siempre: Dios es la fuente de tu gozo y de tu alegría, tu confianza en él es tu verdadera fortaleza. Esta certeza te hace fuerte, como lo fueron aquellos poderosos hombres y mujeres de Dios.

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

Te invito a leer: Dios nos ha equipado para vencer

4 Comments:

  1. Mi madre decia si no existiera Dios de quien mas dependeriamos,si todos fallamos,confiemos mas en El.

    ResponderBorrar
  2. A veces aunque nos esforzamos en tomar nuestro gozo del Señor, entristecemos por algún motivo q nos haya pasado. Gracias pastor por recordarnos la palabra para tomar fuerzas

    ResponderBorrar