Ads 468x60px

Dale a Dios tu mejor adoración

Sermón: Dale a Dios tu mejor adoración.

 

 

 

En cierta ocasión el Señor Jesús dijo: “Dios busca adoradores en espíritu y en verdad”, y esa frase nos permite ver la necesidad que hay de adoradores, estos son instrumentos de Dios para establecer su gobierno y presencia en esta tierra. Dios se merece la mejor adoración. 

La palabra del Señor nos enseña que en el cielo hay una continua adoración y alabanza a Dios, y tiene además un maravilloso orden en el espíritu, es una atmósfera muy diferente a los ambientes que nosotros conocemos o hemos vivido. 

La Escritura nos enseña que en el cielo, morada de Dios, la presencia del Señor lo llena absolutamente todo, por eso allí no hay alguna oscuridad o tiniebla, pues la luz de Cristo ilumina con todo su poder y resplandor.   

Consideremos, por ejemplo, lo que nos dice el Libro de Apocalipsis “Y miré, y oí la voz de muchos ángeles alrededor del trono, y de los seres vivientes, y de los ancianos; y su número era millones de millones, que decían a gran voz: El Cordero que fue inmolado es digno de tomar el poder, las riquezas, la sabiduría, la fortaleza, la honra, la gloria y la alabanza”, según Apocalipsis 5:11-12. 

Este libro de revelación divina, que enseña los sucesos de los tiempos finales, también nos muestra una diversidad de seres angelicales, como los querubines, serafines, seres vivientes, ángeles y demás criaturas del Señor, nos dice que millones y millones adoran a Dios, el que vive por la eternidad. 

Por lo cual, podemos concluir que cuando estemos allí para siempre con el Señor, también le rendiremos adoración al Rey de Reyes y Señor de señores.  

 

 

 

En el cielo todo fluye bajo la dirección del Señor, y así es también la adoración allí. En aquel momento, según Apocalipsis 5, en particular se le rinde adoración al Cordero, a Jesucristo nuestro Señor. Se destaca su obra en la cruz del Calvario, por lo cual dice: “El Cordero que fue inmolado”.    

Esto nos recuerda que nuestras obras para Dios en la tierra tienen un impacto en el cielo. Una vida de obediencia en la tierra, es la mejor ofrenda que asciende al cielo. Nuestro buen Dios desea que la adoración sea completamente para él, guiados por su Santo Espíritu. 

En esta vida terrenal estamos siendo preparados para la adoración a Dios en el cielo por la eternidad. El peregrinar en la tierra es una preparación para el cielo. Nuestra vida de adoración nos hace aptos y nos prepara para la atmósfera celestial.

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

.

3 Comments:

  1. Poderosa palabra pastor,Dios le coninue bendiciendo

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Evelio por dejarnos tu valioso comentario. Dios te bendiga.

      Borrar
  2. La verdad es q privilegio tendremos de disfrutar de una eternidad sin oscuridad. Q tesoro tan Precioso nos h sido dado!

    ResponderBorrar