Ads 468x60px

Busca a Dios y serás recompensado

Sermón: Busca a Dios y serás recompensado.  

 

 

 

La palabra de Dios nos enseña en el Libro de los Hechos que cuando el Señor mandó a Ananías a la casa donde estaba Saulo de Tarso, le dijo: “ve, porque instrumento (desde el idioma griego “instrumento” también quiere decir: vasija) escogido me es este”. 

Esta expresión es muy significativa, pues nos enseña que además de ser hijos de Dios, cada uno es un plan específico diseñado por el Señor desde antes de nuestro nacimiento, pues aunque Saulo era un perseguidor de la iglesia, Dios había planeado hacer de él un apóstol del evangelio de Jesucristo. 

El Señor mismo se ocupa de conducirnos en un proceso continuo de formación y maduración. Lo más importante en este asunto, es la disposición y humildad del corazón humano.    

El objetivo principal de Dios es la formación de su Hijo Jesucristo en cada uno de nosotros, por eso usa todas los medios y herramientas necesarias para cumplir Su volunta­­d en nuestras vidas. Por eso, Pablo expresó: “Hijitos míos, por quienes sufro dolores de parto hasta que Cristo sea formado en vosotros”, Gálatas 4:19. 

En la Biblia también nuestro buen Dios se presenta como el alfarero, y nosotros barro en sus manos. Cada día, por el poder de su Santo Espíritu y de su palabra, trabaja en cada uno de sus hijos. 

A veces no lo percibimos, pero él está trabajando en cada corazón continuamente. Como Alfarero divino, excelente y perfecto, sabe cómo conducir y formar el carácter de cada uno de sus hijos.

 

 

 

La palabra de Dios nos dice en el Libro de Job: “Si vuelves al Todopoderoso, serás restaurado (edificado). Si alejas de tu tienda la injusticia, y pones tu oro en el polvo, y el oro de Ofir entre las piedras de los arroyos, el Todopoderoso será para ti tu oro y tu plata escogida. Entonces, te deleitarás en el Omnipotente, y levantarás a Dios tu rostro”. Job 22:23-26. 

Es fundamental acercarnos a Dios y darle a él el primer lugar en nuestras vidas. La posición de Dios en nuestra agenda de vida, se notará en la vida misma. Él tiene grandes planes con sus hijos, y se goza al bendecirlos. Recuerda, Dios es galardonador de los que le buscan. 

Sin embargo, en ciertas ocasiones estos planes sufren daño o se estancan, por la desobediencia, por la autosuficiencia, por las malas decisiones, etc; pero, Dios es poderoso para restaurar, y cuando hay un genuino arrepentimiento, él interviene con su gloria y poder sanando, restaurando y levantando a aquel que ha caído.

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

.

2 Comments: