Ads 468x60px

Jesús transforma nuestra vida para su gloria

Sermón: Jesús transforma nuestra vida para su gloria.

 

 

 

Dios es poderoso para transformar nuestra vida. En la Biblia también él se presenta como el Divino Alfarero, aquel que transforma nuestra vida para su gloria y honra. Somos como el barro en las manos del alfarero, y Dios nos da la forma de acuerdo a sus buenos planes y propósitos. 

Dios a través de su palabra, nos ha prometido su ayuda y fortaleza, y éstas no están sujetas a nuestra condición emocional, sino a su fidelidad. Dios es nuestra fortaleza y la Roca de nuestra salvación, y podemos depositar todo nuestro corazón en él y en sus promesas.     

Nos dice la palabra de Dios en el Evangelio según San Marcos 2:13-14 que “Después volvió a salir al mar; y toda la gente venía a él, y les enseñaba. Y al pasar, vio a Leví hijo de Alfeo, sentado al banco de los tributos públicos, y le dijo: Sígueme. Y levantándose, este le siguió”. 

Una vez más nuestro Señor Jesucristo estaba predicando a las multitudes, en esta ocasión a orillas del mar de Galilea. Podemos concluir que su voz era potente, pues muchas personas venían al Señor Jesús y él “les enseñaba”, la palabra “enseñar” se traduce del término griego “didázko” que además quiere decir: instruir, aprender. Por excelencia, el Señor Jesús es maestro.   

Como podemos verlo en los evangelios, para el Señor Jesús la enseñanza es fundamental, y ésta no sólo es una lección o una charla, realmente consiste en un proceso. Por lo tanto, estaremos continuamente aprendiendo y al mismo tiempo enseñando, nunca dejaremos de ser discípulos del Señor. 

Nos recuerda el pasaje bíblico de hoy, que nuestro Señor Jesucristo llama a todas las personas, sin importar su pasado y trasfondo. En el versículo catorce el Señor Jesús llama a Leví, y antes de conocer a Cristo, era un cobrador de impuestos, al servicio del imperio romano. Ellos cobraban los impuestos y los derechos de paso de las mercancías (y de este mismo valor obtenían su salario).   

Estos cobradores se consideraban traidores de Israel, y por esta razón eran rechazados y menospreciados por el pueblo judío. Al convertirse en discípulo del Señor Jesús, se le llamó Mateo, y este nombre quiere decir: regalo o don de Jehová.

 

 

 

Podemos ver entonces lo que Dios hace; pues Leví estando en la condición de rechazo y siendo visto como traicionero de su nación, pasa a convertirse en un apóstol de bendición para su pueblo. Sólo fue suficiente una palabra de Jesús para que Leví fuera transformado en un gran discípulo, y canal de bendición para muchas personas. Poderoso es Dios para transformar nuestra vida.   

La Biblia nos relata en el versículo quince de Marcos capítulo dos: “Aconteció que estando Jesús a la mesa en la casa de él, muchos publicanos y pecadores estaban también a la mesa juntamente con Jesús y sus discípulos; porque había muchos que le habían seguido”. 

Entonces el Maestro visitó la casa de Leví, pues éste lo invitó a comer en su residencia, pero Leví además invitó a muchos otros “publicano y pecadores” como él. 

Aquella casa se convirtió en un centro de bendición, y ésta vivienda experimentó un gran cambió, porque cuando la presencia de Jesús llega todo es transformado por Su gloria y poder. Necesitamos la presencia poderosa de Jesús en nuestra casa siempre.   

La Biblia nos enseña que Mateo se convirtió en un poderoso hombre de Dios, a pesar de las pruebas y dificultades que tuvo que enfrentar, él se convirtió en apóstol del Señor, y fue usado poderosamente por Dios.

 

 

 

Mateo, antes llamado Leví, es el autor del primer evangelio, y la tradición afirma que al principio del ministerio fue un predicador entre los judíos y luego salió a predicar en otras naciones. Sin duda, el Señor tiene grandes planes para ti, persevera, el Señor cumplirá su propósito en ti, él mismo te fortalecerá. 

La presencia de Dios va contigo, y te ayudará a superar los obstáculos que hay por delante. Muchos pecadores y enfermos, te esperan, necesitan el mensaje que tienes, bendice a otros con lo que Dios ha hecho en ti. Poderoso es el Señor para hacer más de lo que pensamos o creemos. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

.

0 Comments:

Publicar un comentario