Ads 468x60px

Jesucristo transforma nuestro corazón

Sermón: Jesucristo transforma nuestro corazón.  

 

 

 

La Biblia contiene muchos ejemplos de personas transformadas por el poder de Dios. El Señor Jesucristo es quien transforma nuestro corazón realmente, pues el ser humano sin Dios vive vacíos y caos, pero aquella persona que tiene un encuentro con Jesucristo experimenta una transformación real y verdadera.     

A través de los evangelios podemos leer también, por ejemplo, el caso de Juan, discípulo del Señor Jesús, quien se caracterizó por su carácter irascible, y en diversas ocasiones los vemos con un comportamiento fuerte, egoísta y soberbio.   

Debemos recordar aquí, que el Señor Jesús a Juan y a Jacobo (quienes eran hermanos) los llamó: “hijos del trueno” (Marcos 3:17), expresión que nos muestra su temperamento; pero, por su fuerte carácter el Señor no los desechó, por el  contrario los transformó en instrumentos para su gloria.    

La palabra de Dios nos enseña en diversos pasajes bíblicos que el Señor Jesús les llamó la atención o los corrigió debido a la rudeza o egoísmo en su trato con los demás; esto nos recuerda que el Señor siempre nos está enseñando.   

A pesar de sus equivocaciones o debido a su carácter, el Señor Jesús no los rechazó, ni los descalificó; más bien con misericordia y paciencia el Maestro siguió trabajando en sus vidas (como el alfarero da forma al barro con sus expertas manos). 

Aunque a veces nos cuesta trabajo comprender lo obra de Dios, siempre ten presente: Todo lo que Dios hace, lo hace con amor y siempre de acuerdo a sus maravillosos propósitos.   

Es muy interesante, ver como este discípulo, llamado Juan, un hombre con un carácter recio, finalmente es transformado en un siervo de Dios, un apóstol lleno del amor de Cristo, esto podemos verlo cuando escribe a la Iglesia diciéndole: 

“Amados, amémonos unos a otros; pues el amor es de Dios. Toda persona que ama, es nacida de Dios, y conoce a Dios. Aquel que no ama, no ha conocido de Dios; pues Dios es amor. Amados, si Dios nos ha amado de esa manera, debemos también amarnos unos a otros”, según leemos en la Primera Carta de Juan 4:7-8, 11.  

 

 

 

Entonces, ante el trabajo de la mano del Señor, aquel Juan duro, dominante y en algunas ocasiones agresivo en los evangelios, no es el mismo Juan de las cartas del Nuevo Testamento ni el del Apocalipsis, más bien podemos ver a un siervo de Dios comprensivo, y lleno del amor de Cristo. 

Aquel corazón, después de pasar por un proceso de transformación, aquel hombre llamado “hijo del trueno”, es ahora “El apóstol del amor”. 

La historia y la tradición judía nos enseñan que este apóstol finalizó su vida sirviendo a Dios en Éfeso, y que seguramente estuvo al cuidado de las iglesias en Asia; como un buen padre lo hace con sus hijos. 

El Señor Jesucristo transformó a Juan, convirtiéndolo en un instrumento de bendición para miles de personas. Con su poder el Señor Jesús transforma nuestro corazón, nuestro carácter, y puede hacer de nosotros poderosos instrumentos para la gloria de su nombre.

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

SUSCRÍBETE GRATIS y recibe nuestras actualizaciones en tu e-mail, HAZ CLICK AQUÍ 

.

6 Comments:

  1. Excelente reflexión pastor. Dios lo bendiga y lo siga usando para su gloria.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por dejarnos tu valioso comentario Poetalejandro. Dios bendiga tu vida y familia.

      Borrar
  2. Bendición pastor son de mucha ayuda sus mensajes. Bendiciones desde La Ceiba Honduras

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios bendiga tu vida y tu familia. Muchas gracias por tus valiosas palabras.

      Borrar
  3. Que el Señor nos siga transformando a su imagen y cada día seamos barro en sus manos para q al final “la vasija con defectos” sea un objeto de valor.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias al Señor porque él es nuestro poderoso alfarero. Gracias Sara y Dios te bendiga.

      Borrar