Ads 468x60px

El poder de una mente renovada

Sermón: El poder de una mente renovada.

 

 

 

La palabra del Señor nos invita a observar con detalle los tiempos, pues estamos en tiempos finales. El cristiano debe ser vigilante y discernir con sabiduría, no podemos “ignorar los planes del enemigo”, es decir, no debemos ser indiferentes a las estrategias del reino de las tinieblas, ni dormir ante la realidad de la venida del Señor Jesucristo. 

Como iglesia debemos velar y estar atentos a las señales, esto implica desarrollar y fortalecer el discernimiento. Como hijos de Dios, sabemos que somos un propósito especial del Señor, somos un plan divino, y por tanto, debemos caminar con Dios y del modo que este tiempo demanda. Es muy importante, el poder de una mente renovada.    

Dios nos creó a su imagen y semejanza, y la mente del ser humano contiene un potencial inmenso, y el diablo y sus demonios también saben esto. Es por eso que la palabra de Dios nos enseña que la mente debe vivir un proceso de renovación y transformación.   

Nos dice la Escritura en la Carta a los Efesios 4:23 “Renovaos en el espíritu de vuestra mente”. 

En primer lugar, debemos tener en cuenta que la palabra “renovar” aquí se traduce del término griego “ananeoo” que además quiere decir: “hacer nuevo”, “reformar”, y para alcanzar este objetivo, el Señor nos ha equipado con las herramientas idóneas. 

Es decir, el Señor nos ha entregado su poderosa palabra, la poderosa sangre del Señor Jesús, la obra del Espíritu Santo de Dios, entre otros elementos, factores que transforman la mente del cristiano. 

Pero, sin lugar a dudas, lo más poderoso y maravilloso respecto a la renovación de la mente, es que Dios ha puesto en cada uno de nosotros la misma naturaleza de Jesucristo, pues él vive en nosotros (como resultado del nuevo nacimiento), y por eso, por el Espíritu Santo el apóstol Pablo nos dice: en la Primera Carta a los Corintios 2:16 “Más nosotros tenemos la mente de Cristo”. 

Entonces, debemos hacer crecer esta realidad en nosotros, así como una semilla crece en la tierra. Es muy importante en este proceso, exponer nuestra mente a la Palabra del Señor, y a la obra de su Espíritu Santo. La palabra de Dios es alimento para nuestra alma, y transforma nuestro proceso de pensamiento. 

 

 

 

Recordemos que la misma Escritura nos enseña que “El que comenzó la buena obra en vosotros, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1:6). El Señor Dios desea la completa restauración de sus hijos, y la renovación de la mente, es una de las áreas fundamentales en éste proceso. 

Ten presente, Cristo mismo habita en cada cristiano, por eso tenemos su mente, y este modo de pensar nos lleva a vivir de la manera que agrada a nuestro Padre celestial, y esto es lo más importante en el poder de una mente renovada.  

Por la mente de Cristo en nosotros, podemos vivir con la sabiduría para tomar decisiones correctas, discernir los ataques espirituales y enfrentarlos con el poder del Señor para vencer y avanzar hacia los planes de Dios para nuestra vida y familia.  

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invitamos a leer: El poder transformador de Dios

.

2 Comments:

  1. Q bonito estudio pastor. Muchas gracias por estar siempre compartiendo sus estudios de la palabra. El Señor les bendiga mucho.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti Sara, por dejarnos tus valiosos comentarios y apoyo. Dios te bendiga.

      Borrar