Ads 468x60px

Dios es quien trabaja en tu corazón

Sermón: Dios es quien trabaja en tu corazón.

 

 

 

La palabra de Dios nos dice en el Libro de Génesis 16:6-9 “Y Sarai la trato muy mal y ella huyó de su presencia. Y la encontró el ángel del Señor junto a una fuente de agua en el desierto, junto a la fuente en el camino de Shur.  

Y le habló diciendo: Agar, sierva de Sarai, ¿de dónde has venido, y a dónde vas? Y ella le respondió: Huyo de la presencia de mi señora Sarai. Y el ángel del Señor le dijo: Vuélvete a tu señora, y sométete a su autoridad”.  

Como podemos ver, la sierva de Abraham, Agar experimenta un tiempo duro y difícil de su vida. Su señora Sarai la oprime y la menosprecia, y por eso decide huir de aquella situación.  

Esta reacción la experimentamos a veces nosotros, pues ante las adversidades lo hacemos o lo pensamos; sin embargo, debemos seguir el ejemplo del Señor Jesús quien no huía, sino que seguía adelante en el poder del Espíritu Santo.             

A través de la misma Escritura aprendemos que el Ángel de Jehová es Dios mismo, y nos dice el pasaje bíblico que él la encontró “en el desierto”, Agar había huido al desierto, pero Dios la encontró, vemos entonces la Señor buscando, ubicando, siguiendo a sus hijos en medio de sus dificultades y pruebas de fe.   

Debemos tener en cuenta que en ciertas ocasiones el hijo de Dios va al desierto por dirección del Señor (vemos esto por ejemplo en el caso de Jesús, quien “fue al desierto llevado por el Espíritu de Dios”). 

Sin embargo, en otros momentos somos nosotros mismos quienes nos metemos en el desierto, como ocurrió con Agar (el desierto es un escenario duro y difícil para vivir, con suma escasez, lugar de soledad y muchas dificultades y obstáculos).        

El pasaje bíblico también nos habla de “El camino de Shur”, y esta es una ubicación significativa, pues la palabra “Shur” quiere decir: muro, muralla tosca, pared, significados que hacen referencia a aquellos momentos cuando “caminamos” pero no avanzamos, es un estancamiento, aunque quizá con muchas actividades. 

La verdad es que cuando nos alejamos de la voluntad de Dios nos volvemos estériles, sin fruto; aunque haya mucho esfuerzo y trabajo los resultados son muy pocos.      

En este dialogo, la Biblia nos muestra que el Ángel de Jehová le pregunta a Agar por su situación y su plan a seguir, y sin duda, ella tiene un gran privilegio aquí, pues es visitada por Dios mismo. 

El nombre “Agar” quiere decir: extranjera. Ella no era del pueblo de Dios, pero el Señor estaba al tanto de su vida. Dios le expresa su deseo de escucharla, de saber cómo estaba, Dios estaba interesado en su dificultad e incluso en saber lo que pensaba hacer.

 

 

 

Seguramente, Agar al igual que nosotros, esperaba una respuesta del Ángel del Señor en la que fuera justificada, y en la que Dios le prometiera una reprensión para Sarai por no tratarla bien a ella.   

Sin embargo, la Escritura nos dice que el Ángel del Señor le respondió: “Vuélvete a tu señora, y sométete a su autoridad”. Respuesta que seguramente sorprende a Agar, pero todo esto era parte del trato de Dios con ella. 

Es pertinente recordar aquí, las palabras del Libro del profeta Oseas 2:14 donde nos dice: “Pero he aquí que yo la atraeré y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón”. Muchas veces el Señor nos dice lo que no queremos escuchar, pero el Señor sabe lo que hace en nuestra vida, y en los otros, y todo lo hace motivado por Su amor, debemos obedecer y confiar en su buena voluntad.      

Ante las dificultades, pruebas o crisis, lo que debemos hacer en primer lugar es buscar la presencia de Dios para recibir dirección, y no equivocarnos e ir por el camino del dolor, o estancarnos ante nuestra propia soberbia. Nuestro buen Dios desea conducirnos hacia a su buena voluntad, lo cual será para bendición nuestra y gloria de su nombre.

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria. 

2 Comments:

  1. Este estudio es muy alentador y también nos recuerda someternos a nuestros superiores aunque sus órdenes no nos gusten o ellos nos moleste su forma de llevar a cabo su cargo. Nos alienta a seguir en el camino porque Dios está con nosotros. Yo muchos días me repito " esfuérzate y sé valiente" y este versículo junto con "a su tiempo segaremos si no desmayamos", me acompañan muchas veces en mi día a día. Realmente Dios está ahí a nuestro lado.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Dios te bendiga Sara. Gracias por tus aportes y valioso comentarios. Dios bendiga tu vida y familia.

      Borrar