Ads 468x60px

Importancia de perseverar y no renunciar

Sermón: Importancia de perseverar y no renunciar.  

 

 

 

Introducción: Con frecuencia muchos cursos inician con un grupo grande de personas y terminan pocos, en otras ocasiones se emprenden ciertos proyectos y quedan a mitad de camino, y sucesivamente. Esto refleja la lucha del ser humano con la perseverancia, aspecto fundamental de nuestra vida si deseamos alcanzar metas significativas.  

1) En primer lugar veamos: Nuestras acciones de fe generan respuestas sobrenaturales. 

Nos dice el evangelio según San Marcos 1:9-11 “Aconteció en aquellos días, que Jesús vino de Nazaret de Galilea, y fue bautizado por Juan en el Jordán. Y luego, cuando subía del agua, vio abrirse los cielos, y al Espíritu como paloma que descendía sobre él. Y vino una voz de los cielos que decía: Tú eres mi Hijo amado; en ti tengo complacencia”.  

Debemos considerar aquí un aspecto muy valioso para nuestra vida, y es que Jesús reconoció la autoridad del momento. La autoridad delegada por Dios en ese tiempo y oficio (bautizar) era Juan el bautista, y el Señor Jesús lo reconoció y lo aceptó, de hecho se hizo bautizar por él.  

También es muy importante destacar aquí el nombre del río. El término “Jordán” quiere decir: “el que desciende”, es el único río en todo el mundo cuyo curso se halla, en la mayor parte de su extensión, por debajo del nivel del mar. El Señor Jesús descendió, él obedeció, y sin duda, esto representa obediencia y sometimiento al Padre celestial.

 

 

 

2) El Padre expresa gozo ante la obediencia del Hijo. 

Es muy interesante, ver como el Padre es conmovido en su corazón por la obediencia de su Hijo Jesús. Además, acontecen una serie de eventos muy interesantes y sobrenaturales, asunto que nos recuerda que la obediencia del hijo de Dios genera gozo y respuestas del Padre. 

La palabra de Dios nos enseña que ante la obediencia de Jesús los cielos fueron abiertos, el Espíritu Santo vino sobre la vida del Señor Jesús, Dios Padre expresa su gozo y da testimonio de su Hijo. Podemos ver entonces, que nuestro Dios es sobrenatural, y nuestra obediencia permitirá que su poder se evidencie en nuestra vida a través de bendiciones, unción, revelación, y muchas otras cosas. 

Es también muy importante tener en cuentas que enfrentaremos diversas situaciones que probaran nuestra fidelidad a Dios, nos dice el evangelio de Marcos 1:12-13 

“Y luego el Espíritu le impulsó al desierto. Y estuvo allí en el desierto cuarenta días, y era tentado por Satanás, y estaba con las fieras; y los ángeles le servían”. 

Debemos tener en cuenta aquí, que el desierto es escenario hostil, duro, seco, solitario, doloroso, escaso de vida, entre otras cosas. Esta ambiente es símbolo de aquellos tiempos de dificultad o crisis, de adversidad o tentación, allí donde el hijo de Dios enfrenta la prueba, es aquí en donde la fe que persevera debe resplandecer.          

 

 

 

3) Las pruebas son parte del camino de la fe. 

En la palabra de Dios el número cuarenta representa o indica “prueba”. El diccionario bíblico en cuanto a la prueba enseña: “prueba completa sacando a la luz el bien o el mal”. Entonces, es una circunstancia o tiempo en el que nuestra fidelidad a Dios es puesta a prueba. 

Es muy importante, tener presente aquí, que las pruebas preceden la promoción (recordemos que nadie pasa al nivel escolar siguiente si no pasa las pruebas). Ninguna persona puede aceptar las ofertas de Satanás y servir a Dios al mismo   tiempo, porque nadie puede servir a dos señores. Nuestra perseverante fidelidad es fundamental.        

No podemos ignorar al enemigo del pueblo de Dios. Ni siquiera el Señor lo hace, pues el Padre envió a sus ángeles a proteger y bendecir a su hijo Jesús. 

La Escritura nos enseña de modo contundente que Dios tiene cuidado de sus hijos. Aún en el tiempo más difícil el Señor no desampara a sus hijos, lo único que espera de ellos es que le busquen en todo tiempo, y que confíen en sus promesas.  

4) Las grandes conquistas están precedidas de situaciones difíciles, en donde la perseverancia es vital.   

Por ejemplo, las pruebas y las tentaciones surgen en el camino de la fe. Dios estaba allí en medio de aquel difícil desierto, pues nos dice la Biblia: “el Espíritu como paloma”, “la voz de los cielos”, “el Espíritu lo llevó al desierto”, “los ángeles”, podemos ver entonces que en las decisiones difíciles, en el desierto, en la tentación, y en las pruebas, Dios está con nosotros, él nunca nos desamparará. Nuestra cuota es confiar en su cuidado y perseverar en la fe. 

Nos enseña la Biblia en este pasaje que la persecución y la oposición se levantan contra los planes de Dios, pero siempre su poder a nuestro favor será  mayor. Al final los planes de Dios prevalecerán. 

Nos dice la palabra de Dios en el evangelio de Marcos 1:14 “Después que Juan fue encarcelado, Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios”.  

Como leemos, el profeta Juan el bautista había sido encarcelado; los sacerdotes, escribas y fariseos se resistían a la predicación y ministerio del Señor Jesús, pero Dios respaldaba con gran poder su Palabra y multitudes venían a Él, sanidades, milagros y poderosas liberaciones se manifestaban en sus predicaciones. 

Probablemente los enemigos se multipliquen y quizá sean poderosos, pero mayor es el poder de nuestro Dios.         

Paso a paso, con poder y favor de Dios, Israel comienza a ser conquistado por el ministerio del Señor Jesús, leamos Marcos 1:15 “diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio”. 

Debemos destacar aquí algunas palabras como: “Tiempo” “Reino” “Arrepentíos” y “Evangelio”. El avance del Señor Jesucristo empieza a tener nuevos alcances y un gran  impacto, acompañado de milagros, maravillas y sanidades. Esto nos permite concluir que cuando obedecemos a Dios lograremos un poderoso desarrollo de los planes de Dios en esta tierra.  

 

 

 

Reflexión final: Debemos decidirnos por la buena voluntad de Dios, ser conscientes de los desiertos y del cuidado del Señor, y perseverar con la fuerza de Dios, porque la victoria está adelante. 

Sin duda alguna, tenemos un nuevo territorio por conquistar, nuevos milagros por ver, nuevas revelaciones de Dios por conocer, y nuevos niveles de intimidad con el Espíritu Santo. Por eso, persevera, sigue adelante, lo mejor de Dios está por llegar a tu vida. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invito a leer: El poder de la fe en Dios 


.

2 Comments:

  1. ... porque mayor es el que está en vosotros, que el que está en el mundo.
    1 Juan 4:4

    Gracias pastor por el estudio

    ResponderBorrar