Ads 468x60px

El Espíritu Santo con nosotros

Sermón: El Espíritu Santo con nosotros.

 

 

 

A través de toda la Biblia Dios nos llama a fortalecer siempre nuestra relación con él. Debemos tener en cuenta, que para desarrollar una amistad buena y verdadera es necesario un buen conocimiento mutuo, así como invertir tiempo en la otra persona, sinceridad, mucho respeto, y por supuesto un continuo dialogo, sencillo pero sincero; estas mismas cosas debemos tenerlas en cuenta en nuestra relación con Dios.   

En la misma Escritura se nos dice que el patriarca Abraham fue llamado amigo de Dios, título que todos debemos anhelar. En la actualidad en el creyente, nacido de nuevo, mora el Espíritu Santo de Dios, y él desea ser también el mejor amigo para cada uno de los hijos de Dios. Por eso la Biblia dice por ejemplo: 

“O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente” Santiago 4:5. 

“La gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión con el Espíritu Santo sean con todos vosotros. Amén” 2 Corintios 13:14. 

De modo, que según estos textos, el Espíritu Santo nos anhela para él y sus maravillosos planes, y la trinidad revelada en 2 Corintios 13:14 se muestra cada uno en su poderosa y hermosa labor: 

El hijo con su gracia dando salvación, el Padre amándonos, razón por la que envió a su Hijo a salvarnos, y el Espíritu Santo dispuesto a fortalecer esa hermosa comunión con nosotros.    

Recordemos además, que el Espíritu Santo de Dios como Consolador o Paracletos, es uno que aconseja y enseña, además anima y procura que el hijo de Dios se acerque más a la voluntad perfecta del Señor. El Espíritu Santo es Aquel que puede ayudarnos a ser más como Jesucristo nuestro Señor.

 

 

 

La palabra de Dios nos dice en el Evangelio según San Juan 14:16-18 

“Entonces, Yo rogaré al Padre, y Él les dará otro Consolador (Intercesor, ayudador, acompañante) para que esté con ustedes para siempre; es decir, el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque ni Lo ve ni Lo conoce, pero ustedes sí Lo conocen porque mora con ustedes y estará en ustedes. No los dejaré huérfanos, vendré a vosotros”. 

En la palabra del Señor podemos ver el inmenso amor de Dios por sus hijos; aquel amor es tan grande que vino él mismo a dar su vida por nosotros, y luego viene a morar en cada hijo de Dios mediante el Espíritu Santo.   

El Espíritu Santo anhela que le conozcamos cada día más, él quiere desarrollar una excelente amistad con nosotros. Por eso, permitamos su obra en cada uno de nuestros corazones, y procuremos fortalecer y crecer en nuestra amistad con el Espíritu Santo.

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invito a leer: Confía en Dios, él gobierna todas las cosas 


.

2 Comments:

  1. Amén. Q nuestros oídos estén atentos cada día a la dirección e instrucción del Espíritu Santo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Así sea. Dios te bendiga Sara y gracias por tus comentarios y apoyo.

      Borrar