Ads 468x60px

Dios renueva nuestra vida

Sermón: Dios renueva nuestra vida.

 

 

 

La misma naturaleza nos enseña dijo en una ocasión el apóstol Pablo. Tuve la oportunidad de ver un documental de vida en la naturaleza, en el cual se podía ver a un cazador africano quien perseguía a un gran venado, aquella persecución duro un buen tiempo y no había descanso. Ambos corrieron sin pausas.  

Finalmente, el animal agotado cayó por la fatiga, el venado había perdido todas sus fuerzas y fue alcanzado por el cazador. Pude ver entonces, que ambos terminaron muy cansados. Pero, hubo una diferencia en las dos carreras, y es que el cazador se hidrataba durante aquella extensa persecución (cuando el cazador sale lleva consigo un recipiente con agua).     

Esto nos sirve para decir, que ante situaciones difíciles, podemos ver que la renovación es un aspecto fundamental para perseverar, resistir y vencer. En la carrera de la fe cristiana renovarse en Dios es vital para perseverar y superar los diversos obstáculos, la oposición, las pruebas, y los ataques espirituales que surgen en el camino de la fe en Dios.    

Debemos tener en cuenta lo que nos dice el evangelio según San Juan 4:13-14, palabra del Señor Jesús: “Todo el que beba de esta agua volverá a tener sed, pero el que beba del agua que Yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que Yo le daré se convertirá en él en una fuente de agua que brota para vida eterna”.  

Sólo en el Señor Jesucristo el corazón humano puede de verdad saciar su sed. Por eso, es muy importante acudir a la presencia de Dios para renovar nuestras fuerzas en él.

 

 

 

Recordemos también que nuestro buen Dios dirigió, protegió y suplió todo lo necesario mientras el pueblo de Israel caminó por el desierto, proceso que los llevaría a la tierra de Canaán. Dios es fiel y perfecto proveedor.    

Tengamos presente, pues, que nuestro buen Dios no ha cambiado, él sigue siendo él mismo, el Señor protege y sustenta a su pueblo que avanza hacia sus planes. En éste camino de la fe, él nos ha dado su Santo Espíritu para renovarnos continuamente y perseverar hacia Su voluntad.  

En Cristo somos más que vencedores. Quizá se levanten enemigos, aparezcan obstáculos o enfrentemos desafíos, lo más importante no es el tamaño de éstos, sino ser conscientes y creer que el Señor Todopoderoso camina con nosotros.

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invito a leer: Confía en Dios aunque los tiempos sean difíciles.

.

2 Comments: