Ads 468x60px

Dios concede lugares de privilegio a sus hijos

Sermón: Dios concede lugares de privilegio a sus hijos.

 

 

 

La palabra del Señor nos inspira y motiva a través de muchas victorias alcanzadas por la fe. Por ejemplo, la poderosa victoria del profeta Daniel en el foso de los leones, este milagro fue el resultado de su íntima comunión con el Señor en su habitación, en el secreto. 

La Biblia nos enseña que la unción de Dios sobre nuestras vidas demanda intimidad con él, y ese favor especial y sobrenatural te lleva más allá de lo que nuestra mente pueda pensar.   

Dice la Escritura en el libro del profeta Daniel 6:1-3 “Le pareció bien a Darío constituir sobre el reino ciento veinte sátrapas que gobernaran en todo el reino, y sobre ellos, tres funcionarios (y uno de estos era Daniel) a quienes estos sátrapas rindieran cuenta, para que el rey no fuese en nada afectado.   

Sin embargo, este mismo Daniel se destacaba y sobresalía entre todos los funcionarios y sátrapas del reino, porque había en él un espíritu extraordinario, de modo que el rey pensó ponerlo sobre todo los asuntos de su reino”.   

Debemos destacar la frase que en este texto bíblico nos dice que “Daniel mismo era superior a los sátrapas, porque había en él un espíritu superior”; pues esta nos deja ver y considerar la obra, favor y evidencia del Espíritu Santo de Dios en la vida del profeta Daniel. La unción del Espíritu de Dios sobre una persona da evidencias claras y especiales.   

Es muy importante, tener en cuenta siempre que las tinieblas y sus planes de maldad se levantan para oponerse y resistir la obra de Dios, pero éstos fracasan, como sucedió en el caso de los enemigos de Daniel.

 

 

 

La palabra de Dios nos enseña que a lo largo de la vida del profeta Daniel gobernaron varios imperios: Babilonia, Media, Persia, y varios reyes como Nabucodonosor, Belsasar, Darío y Ciro, y podemos ver que imperios y gobernantes caían, pero el profeta Daniel permanecía en su oficio dentro de la corte real. 

Podemos entonces preguntarnos: “¿por qué?”, porque el Espíritu Santo reposaba sobre él (y ésta es, sin duda alguna, la diferencia). Sin Dios nada podemos hacer. Es él quien nos respalda, capacita y bendice, es él quien nos ubica en posiciones y lugares de privilegio y bendición.   

Las Sagradas Escrituras nos enseñan: “nunca falte ungüento sobre tu cabeza” Eclesiastés 9:8, y como sabemos por la Biblia, la unción hace referencia al aceite del Espíritu Santo, y es un aceite que debe ser renovado de modo continuo. 

La voluntad de Dios es que sus hijos estén ungidos, revestidos de su poder, favor y gracia. Por eso, fortalezcamos la comunión con Dios y veremos su gloria y poder a favor nuestro. Las tinieblas no podrán detener los planes del Señor para nuestra vida y familia.

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invito a leer: Tu vida está en las manos de Dios 

2 Comments:

  1. El Señor está ahí. Q bonito estudio. Yo dejo una letra de canción q se me viene a la cabeza :

    Los santos de Dios probados serán
    Pero no deben desmayar
    Toma coraje de tu amigo Jesús
    Quien cara a cara a tu lado estará
    En el momento de gran necesidad dirás
    Mi Dios salida proveerá
    Mi Dios salva
    Mi Dios salva
    Y del fuego él rescata (él rescata)
    Él libera al que le sirve
    Si las llamas lo amenazan
    ...

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara por tus valiosos comentarios. Dios bendiga tu vida y familia.

      Borrar