Ads 468x60px

Libres por el poder de Dios

 Sermón: Libres por el poder de Dios.

 

 

  

Introducción: A través de la palabra de Dios podemos ver que cuando el Señor Jesús aparece en Israel ejerciendo el ministerio que el Padre le había entregado, la vida de muchos fue poderosamente transformada.  

La Biblia nos dice que muchos eran sanados, liberados, restaurados, perdonados; yla misma Escritura nos enseña que el Señor Jesucristo es el mismo, ayer y hoy y por los siglos, él sigue haciendo milagros hoy.  

 

1) En primer lugar, veamos la condición de la mujer enferma.  

Nos dice la Biblia en el evangelio de Lucas 13:10-11 que “Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo; y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar”.  

Ella era una mujer piadosa y temerosa de Dios. El Señor Jesús llegó a ésta sinagoga a enseñar (parte fundamental del ministerio de Jesús). A la sinagoga sólo ingresaban judíos y gentiles prosélitos (ella era judía y estaba en el culto al Señor), había muchas sinagogas en ese tiempo, pero en ésta estaba Jesús y cuando él está cualquier cosa puede pasar, Su presencia transforma nuestras circunstancias.    

Esta mujer nos dice la Escritura había estado bajo aflicción por dieciocho años. Ella hacía dieciocho años que “tenía espíritu de enfermedad”, esta mujer aunque era judía, estaba bajo el pacto, era descendiente de Abraham, y asistía a la sinagoga de modo constante.  

Pero, a pesar de todo éste espíritu inmundo la afligía, la atormentaba, ella trataba de vivir una vida normal, quizá procuró ayudarse con algo, pero esto era algo espiritual (no toda enfermedad tiene origen demoníaco, pero para todas el Señor Jesús es nuestro sanador.  

Tratando de acercarnos a la realidad de esta mujer, podemos imaginarla físicamente andaba encorvada (desde el idioma griego esta expresión quiere decir: “no podía enderezarse completamente”), así que la condición espiritual, se hacía evidente en la vida natural, ella “andaba encorvada”.   

Además, por lógica creo yo, su vida conyugal, familiar, social y espiritual estaba afectada profundamente por esto, pues para la mente hebrea, ella estaba bajo maldición, en pecado oculto o bajo el castigo divino.  

Podemos considerar además que aquella figura encorvada nos habla de una carga espiritual o emocional que llevaba, y era tan pesada que había doblegado sus fuerzas (podemos considera cosas como: crisis, heridas, miedo, preocupación, fracaso, resentimientos, frustraciones, afectaciones del pasado, entre otras cosas).  

 

 

   

2) En segundo lugar, consideremos el amor de Dios hacia ella. 

Nos dice la Escritura según Lucas 13:12-13 que “Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: mujer eres libre de tu enfermedad. Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba al Señor”.   

Como podemos ver, el Señor Jesús actúa a nuestro favor. Debemos destacar todo lo que el Maestro hizo por ella: 

“la vio”,

“la llamó”,

“le dijo” y

“la tocó”. 

Seguramente, el rechazo vivido era fuerte y constante, quizá no era importante para los hombres, pero Jesús la vio; quizá nadie la tenía en cuenta, pero el Señor la llamó; tal vez pocos le hablaban, pero Jesús le habló; quizá hacía muchos años su esposo no la tocaba, ni su familia la abrazaba, pero el Señor Jesús la tocó. Gracias a Dios que sus brazos siempre están abiertos para recibirnos.  

A través de la obra del Señor Jesús con esta mujer, podemos concluir que el Señor quiere que levantes tu cabeza. El pasaje nos dice literalmente que: “ella se enderezó y glorificaba a Dios”, por dieciocho años sus ojos estuvieron mirando al suelo, su autoestima estuvo lesionada, y su aflicción pesaba mucho, pero ahora todo esto es cambiado. 

La Biblia nos dice que ella “se enderezó”, ésta palabra desde el idioma griego es “anorthoo” que también quiere decir: restaurar, restablecer, enderezar y reconstruir. Esto es lo que hace nuestro buen Dios.   

Ante la gloria de Dios y el poder del Señor Jesús esta mujer se endereza y “glorifica Dios”, alaba al Señor, lo más probable es que aquella situación no le permitía fluir en una adoración poderosa, pero ahora vive un nuevo nivel de adoración, de presencia de Dios, un nuevo nivel de gloria, algo que antes no había vivido, ella experimenta una poderosa liberación en su alma, en su cuerpo y en su espíritu y entra en una nueva libertad para adorar a Dios.   

Acerquémonos a Dios, el Señor tiene el poder para tocarte, para restaurar tu vida, para renovar tu adoración al Señor. No sé qué pueda tenerte con la cabeza abajo (quizá sean los problemas, tropiezos, droga, crisis matrimonial, decepciones, brujería, la quiebra económica, o muchas otras cosas), pero puedo decirte que el Señor Jesús es Dios todopoderoso, él pude ayudarte y hacerte libre.   

Hay obstáculos que debemos superar y esto es posible con la ayuda de Dios. No permitas que la religión te separe del Dios verdadero y de todo lo que tiene para ti: Lucas 13:14-15 “Pero el principal de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiese sanado en el día de reposo…”.  Recuerda, no hay enemigo más grande que nuestro Dios, pues, Jesús mismo lo exhortó por la dureza de corazón.       

 

 

 

c)En tercer lugar, veamos el poder de Jesucristo rompiendo las cadenas. 

Nos dice la Biblia en el evangelio de Lucas 13:16 “Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo?”.     

Ella era, nos dice la Biblia, “hija de Abraham”. Frase que nos habla de herencia, tenía derecho a las bendiciones mesiánicas, a la bendición de Abraham, era hermana de ellos (todos eran descendientes de Abraham… ¿sí desataban un buey en día de reposo para llevarlo a beber, cómo no desatar a ésta mujer de ésa atadura demoníaca?).     

La palabra de Dios nos enseña que aquellas cadenas fueron rotas por el Señor Jesús, él rompió esa ligadura (palabra que se traduce del término griego “desmón”, que significa además: cadena, soga con que se amarran los bueyes al yugo, prisión, grillo de un preso, cárcel, incapacidad o enfermedad, es interesante ver que el texto interlineal griego-español traduce: “vínculo”).   

Esta mujer, buscaba a Dios, ella iba a la sinagoga, pero un día, allí estaba Jesús y su vida fue transformada, esa reunión fue diferente porque allí estaba el Señor, así como hoy, él sigue transformando y restaurando vidas, él sigue haciendo milagros.   

Reflexión final: Nuestro buen Dios envió a su Hijo Jesús para salvar al mundo y esa salvación es integral, por eso en el encontramos perdón, sanidad, libertad, victoria, y vida eterna. El Señor Jesús es Todopoderoso y sigue transformando vidas.

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invito a leer: Tu vida está en las manos de Dios 

2 Comments:

  1. Todopoderoso !! Transforma vidas. Lo pone todo “ patas arriba “ porque cuando llega, no podemos vivir sin Él. Él toca corazones y te envuelve en una vida de amor a Él q no se puede explicar a personas q no le tienen, hay q vivirlo :)
    Gracias pastor por el precioso estudio

    ResponderBorrar
  2. Yo soy testigo del poder de Dios,ya que fui sanado de una ulcera gastrica,por eso doy gracias cada dia a mi Señor Jesus por haberme sanado

    ResponderBorrar