Ads 468x60px

Dios transforma nuestras dificultades en milagros

Dios transforma nuestras dificultades en milagros.


 

Introducción: Es fundamental crecer en el conocimiento de Dios y su poder, el Señor nos ha dado su Santo Espíritu para que sepamos las cosas que nos ha concedido. Nuestro corazón debe estar siempre dispuesto a recibir la palabra de Dios y su revelación.   

Dentro de los aspectos que debemos conocer y experimentar de nuestro buen Dios, es que además de ser nuestro Salvador, él es nuestro sanador y libertador, él sigue haciendo milagros y el Espíritu Santo quiere enseñar al pueblo de Dios ese poder divino para enfrentar y superar las crisis.     

 

1) En nuestro camino enfrentaremos desiertos que debemos superar.  

Nos dice la palabra de Dios en el libro de Éxodo 15:22 ““E hizo Moisés que partiese Israel del Mar Rojo, y salieron al desierto de Shur; y anduvieron tres días por el desierto sin encontrar agua”.  

Como bien sabemos el desierto nos habla de aridez, soledad, peligro y adversidades. La Biblia nos enseña que era Dios mismo quien iba delante de ellos, y pasar por el desierto era parte del camino.  

Sin duda alguna, en ésta parte del camino, el pueblo de Israel aprendería el poder de la alabanza, desarrollaría su fe e intimidad con el Señor, conocería al Dios proveedor y todopoderoso, aun en las circunstancias más difíciles.    

La Biblia nos enseña que aquella región tenía por nombre “El Desierto de Shur”, y la palabra “Shur” desde el hebreo viene de un término que además quiere decir: “pared”, “muralla”. Entonces, esto es algo a superar, tenían al frente una prueba de su fe, “tres días sin hallar agua” fácilmente es una situación que puede producir cuestionamientos, dudas e incertidumbre.      

Debemos tener mucho cuidado con la murmuración, pues esta hace más amargo el camino. Nos dice la Biblia en Éxodo 15:23-24 “Y llegaron a Mara, y no pudieron beber las aguas de Mara, porque eran amargas; por eso le pusieron el nombre de Mara. Entonces el pueblo murmuró contra Moisés, diciendo: ¿Qué vamos a beber?”.         

Debemos tener en cuenta que la palabra “Amargo” es el adjetivo calificativo de un sabor. Ante ésta situación (“amarga”) ellos “murmuraron contra” (es decir: “Hablaron mal contra”), es una expresión que equivale a “obstinadamente se quejaron”.  

Debemos considerar que ellos acababan de tener una gran victoria y ver uno de los más grandes milagros de la Escritura: Dios abrió el Mar Rojo para que ellos pasarán en seco, y con sus propios ojos ven la destrucción del ejército del faraón.    

Lamentablemente, la Escritura nos enseña que fue la continua queja la que no permitió que el pueblo de Israel superará rápidamente el desierto. Su mayor obstáculo no fue el desierto mismo, sino la dureza de su propio corazón, la cual los llevó a quejarse contra Dios y su voluntad.



   

2) Dios es quien transforma nuestra adversidad en una gran victoria.  

La palabra de Dios nos enseña en Éxodo 15:25 “Y Moisés clamó a Jehová, y Jehová le mostró un árbol; y lo echó en las aguas, y las aguas se endulzaron. Allí les dio estatutos y ordenanzas, y allí fueron probados”. Debemos tener en cuenta varias cosas muy importantes aquí:  

a) Ante los obstáculos debemos acudir a la presencia de Dios.    

Textualmente nos dice la Escritura: “Moisés clamó a Jehová”, y esto es lo correcto, es lo que debemos hacer ante la adversidad, “no gastes tu fuerza quejándote, invierte tus energías buscando a Dios”.  

El Señor le mostró a Moisés lo que debía hacer. Esto nos recuerda que es en la presencia de Dios en donde viene la revelación y dirección para sortear nuestras adversidades y dificultades.   

 

b) Es Dios quien hace de nuestra dificultad un gran milagro.     

La Biblia nos dice que: “y las aguas se endulzaron”, el Señor tiene el poder para cambiar el sabor amargo por un dulce sabor, acción que nos recuerda que el Señor puede cambiar los sabores amargos de nuestra vida. 

Con cierta frecuencia, lo amargo de la vida esconde sabores dulces que solo se conocen y se experimentan cuando buscamos a Dios, y encontramos en él la respuesta de su soberana voluntad.     

Es muy importante, también tener en cuenta que aquí la Biblia nos dice: “Y allí los probó”, Dios nos prueba y cuando eso ocurre ¿Cómo respondemos ante las circunstancias difíciles de la vida, que permite el Señor que lleguen a nosotros? 

Podemos caer en la tentación de murmurar, quejarnos, enojarnos, desanimarnos, volver atrás (como quiso en algún momento Israel), o podemos hacer lo correcto, es decir, buscar a Dios y hacer su voluntad, con la sabiduría y fuerza que sólo él nos puede dar.    

 

c) Hay sanidad en Dios para su pueblo. 

Nos dice la Escritura en Éxodo 15:26 “Y dijo: Si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, e hiciereis lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos, ninguna enfermedad de las que envié a los egipcios te enviaré a ti; porque yo soy Jehová Dios tu sanador”.



 

3) Dios muestra su gloria en los escenarios más difíciles. 

A través de la palabra de Dios podemos ver que el Señor se manifiesta en el momento preciso. La Escritura nos enseña que ellos estaban en el desierto, tres días sin agua, y las que encuentran son amargas (aún en la actualidad, allí hay aguas saladas y amargas, no potables), pero allí el Señor manifestó su poder y gloria. 

Es interesante, ver que aparece por primera vez en la Biblia el nombre “Jehová Rapha” (nombre que significa: Jehová Sanador), fue pues una nueva revelación de Dios a su pueblo en las aguas amargas de Mara. Las situaciones difíciles, son con frecuencia, escenarios de revelación de Dios.    

Vale la pena, hacernos aquí una pregunta: ¿Por qué el Dios sanador se manifiesta ante su pueblo endulzando unas aguas saladas y amargas? Es muy importante tener en cuenta que esta región es costera, muy próxima al mar Rojo, región cuyo suelo es muy rico en sodio (por ejemplo el Mar Muerto se llama así, porque allí no hay vida, debido a su alto nivel de salinidad). 

Entonces, este acontecimiento nos permite ver que donde hay muerte, nuestro buen Dios genera vida; esto nos enseña que en medio del desierto, Dios puede hacer florecer un jardín; que en medio de tus dificultades, nuestro Señor puede mostrar su gloria; que en medio de la maldición, él puede establecer su bendición, porque todo es posible para él, no hay nada difícil para nuestro Dios.       



 

4) Cuando el camino se hace duro y difícil, el Señor renueva las fuerzas de su pueblo. 

La palabra de Dios nos permite ver que el pueblo de Israel estaba fatigado, cansado, y muchos quizá desanimados, pero el Señor no sólo endulzó éstas aguas sino que los llevó a Elim, nos dice la Biblia: 

Éxodo 15:27 “Y llegaron a Elim, donde había doce fuentes de aguas, y setenta palmeras; y acamparon allí junto a las aguas”. En este pasaje bíblico podemos ver varios aspectos importantes: 

El nombre de aquel lugar, “Elim” quiere decir: “arboles grandes”. Por lo general, se le identifica en la actualidad con el Wâds Gharandel, a unos noventa y seis kilómetros al sudeste de Suez, que tiene una abundante vegetación de palmeras, tamarindos y acacias, y una fuente permanente de agua que produce unos 4.770 litros por minuto. Un lugar verde y de abundante agua en medio de aquel desierto. 

La palabra de Dios menciona “Doce fuentes de aguas”, estas aguas no eran estancadas, eran aguas corrientes (doce fuentes, podía ser una para cada tribu, lo que nos recuerda que Dios es el proveedor de todos sus hijos).   

En este lugar Israel se detuvo un tiempo, lugar en el que  renovaron sus fuerzas y llenaron sus vasijas de agua, para seguir hacía el plan de Dios: conquistar la tierra prometida. Este estudio, nos recuerda y permite concluir que por difícil que sea el camino, siempre será el Señor nuestro sustento y proveedor. Él es nuestro Pastor, nos guía y cuida siempre.    

Reflexión final: El Señor tiene cuidado de sus hijos, y manifiesta su gloria a través de sus milagros. Dios no cambia, él sigue en medio de su pueblo, guiándolo y protegiéndolo. Detrás de todo obstáculo el Señor tiene para nosotros una gran victoria. 

Te invito a leer: La poderosa unción del Espíritu Santo 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

3 Comments:

  1. Me ha encantado: “ esto nos enseña que en medio del desierto, Dios puede hacer florecer un jardín” porque es verdad; Él tiene poder sobre todo y para todo. Gracias pastor por el estudio

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sara por tus valiosas palabras. Dios bendiga tu vida y familia.

      Borrar
  2. Excelente estudio bueno para aprender.enseñar y predicar...Dios le bendiga pastor!!

    ResponderBorrar