Ads 468x60px

Dios está contigo en todo tiempo

 Sermón: Dios está contigo en todo tiempo.

 

 

 

Seguramente te ha ocurrido que arreglando algo se ha terminado de dañar, y cuando tratamos de reparar aquello, cometemos algún error haciendo peor el daño inicial. Entonces, podemos enojarnos y golpear el objeto, y así acabamos de dañarlo en su totalidad. 

En otras circunstancias y momentos de nuestra vida puede ser que hemos respondido con ira y enojo, acciones que lastiman el corazón de otras personas ¿Le ha sucedido esto? 

Vemos que con facilidad, podemos ser presa de la ira, de la angustia o del afán, y debemos entonces hacernos la pregunta: ¿Cómo nos conducimos bajo presión? ¿Cómo administrar correctamente estos momentos? 

La palabra de Dios nos dice en el libro de Números 20:2-3 “Y no había agua para la congregación; y se juntaron contra Moisés y Aarón. El pueblo discutió con Moisés y le dijo: “¡Ojalá hubiéramos perecido cuando nuestros hermanos murieron delante del SEÑOR!”. Frases motivadas por el enojo y la frustración, palabras, por supuesto incorrectas.   

En este caso, nos enseña la Biblia que el pueblo de Israel se enoja ante las circunstancias que viven, incluso piensan en que es mejor el tiempo pasado. De alguna manera, expresan que es mejor haber muerto antes. Expresiones que por el enojo, son necias y dan lugar al enemigo, permiten incluso la obra del espíritu de la muerte.   

En este pasaje de la Escritura podemos ver a Moisés y Aarón como representantes de aquellos que le sirven al Señor.  

 

 

 

El siervo del Señor debe mantener una buena comunión con él, pues siempre está expuesto a las críticas, a las calumnias, a la oposición y murmuración, o traición de aquellos a quienes ha servido con amor, y para no caer en el enojo o en la frustración, es Dios mimos quien puede ayudarle.   

Las adversidades y obstáculos son parte del camino del Señor. Quien piensa que el servicio a Dios está exento de dificultades y obstáculos está muy equivocado; más bien quien, debe estar seguro de la ayuda del Señor, y por eso puede estar confiado y seguro.  

La palabra de Dios nos enseña que Moisés buscó el consejo divino y así logró superar aquella difícil situación. Por eso, no te desalientes, el Señor está contigo y él te ayudará. Busca su presencia y dirección y no será decepcionado.  

 

 

 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invito a leer: Tu vida está en las manos de Dios 

1 Comments:

  1. Que suerte ser tan privilegiados de saber q el Señor escucha nuestras oraciones y está dispuesto siempre a nuestro acercamiento. Gracias pastor.

    ResponderBorrar