Ads 468x60px

Dios cumplirá su plan en ti

 Sermón: Dios cumplirá su plan en ti.

 

 

 

Introducción: Ante las situaciones críticas o grandes adversidades de la vida, puede venir con fuerza la duda a nuestra mente acerca del plan de Dios. Vienen preguntas como ¿Sí Dios está conmigo por qué estoy pasando por esto? ¿Sí estoy en la voluntad de Dios, por qué esto no mejora? ¿Será que Dios está conmigo? Entre muchas otras preguntas. 

Pero la misma palabra de Dios nos enseña que el Señor te diseñó desde antes de la fundación del mundo con un gran propósito, debemos tomar las herramientas que el Señor nos ha dado y usarlas de acuerdo a su propósito. Vamos a considerar en este estudio el caso de Zorobabel:   

 

1) Tú eres un hijo del Rey, y el plan de Dios en ti se cumplirá.      

Como resultado de entregar nuestra vida a Jesús venimos a ser hijos de Dios, y por lo tanto con autoridad sobre los poderes demoniacos, pues somos linaje real. La palabra de Dios nos enseña que Zorobabel pertenece al linaje del rey David, del Señor Jesucristo, de linaje real con derecho al trono, por eso nos dice el evangelio de Mateo 

“Después de la deportación a Babilonia, Jeconías engendró a Salatiel, y Salatiel a Zorobabel. Zorobabel engendró a Abiud, Abiud a Eliaquim, y Eliaquim a Azor”, según Mateo 1:12-13.   

Y teniendo en cuenta que el reino de Dios es un Reino de autoridad, esta derecho legal (como hijos del rey) es fundamental. Todo reino tiene una estructura de autoridad, aún el reino satánico. Un fundamento para ser usado por Dios es estar bajo autoridad, por eso es muy importante aprender a estar bajo autoridad, para luego ejercer bien la autoridad que Dios nos delegue.   

Es muy interesante considerar aquí, que el hombre es llamado desde el principio a ejercer autoridad (lo vemos en el caso de Adán en el Edén), y por supuesto debemos tener en cuenta que la autoridad es para edificar, no para destruir. 

La palabra de Dios nos dice en el libro del profeta Hageo 1:14 “Y despertó Jehová el espíritu de Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y el espíritu de Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, y el espíritu de todo el resto del pueblo; y vinieron y trabajaron en la casa de Jehová de los ejércitos, su Dios”.   

Respecto al uso y ejercicio de la autoridad, debemos tener presente que la autoridad no debe envanecerse por su posición, la autoridad más bien hace equipo con los otros para trabajar por el Reino y sus propósitos.   

La Escritura nos dice que “despertó Jehová el espíritu de Zorobabel, de Josué y de todo el pueblo…”. El término “despertó” se traduce de la palabra hebrea “Ur”, y significa además: remover, provocar, avivar, mover. Entonces el espíritu de Zorobabel y de Josué estaba quieto, adormecido, estancado, inactivo, y el Señor a través de su palabra los despertó: ver Hageo 1:13 (esto es similar al caso cuando el Señor Jesús llamó a Lázaro).

 

 

  

2) Es muy importante ser parte activa en el plan de Dios.      

Al considerar el panorama completo de las Sagradas Escrituras, podemos ver que el plan de Dios es la restauración de su creación inicial. El plan de redención es un plan de restauración, pues aún la misma tierra será restaurada. Dios nos ha enviado a restaurar a la humanidad, por eso la gran comisión: “Id y haced discípulos a todas las naciones”. 

Entonces, podemos decir que nuestro papel es restaurar, no destruir. La palabra de Dios nos dice en el libro de Hageo 2:4 

“Pues ahora, Zorobabel, esfuérzate, dice Jehová; Esfuérzate también, Josué  hijo de Josadac, sumo sacerdote; y cobrad ánimo, pueblo todo de la tierra, dice Jehová, y trabajad; porque yo estoy con vosotros, dice Jehová de los ejércitos”; y sin duda alguna, la presencia del Señor con nosotros, es lo más importante.  

Por las Escrituras mismas vemos que la voluntad del Señor es edificar y restaurar, por tanto procuremos no lastimar con frases, gestos o acciones a quienes nos rodean. Dios es poderoso para restaurar lo que ha sido destruido, y nosotros debemos ser instrumentos de bendición y restauración, no de maldición ni caos.      

Como nos enseña la Biblia, Dios usó a Zorobabel para dirigir la primera repatriación, restaurar el templo en Jerusalén, el altar del Señor y los sacrificios y la fiesta de los tabernáculos en Israel.        

 

3) Debemos ser conscientes de que el plan de Dios no es barato. 

Nos dice la palabra del Señor en el libro del profeta Hageo 1:7-8 “Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Meditad sobre vuestros caminos. Subid al monte, y traed madera, y reedificad la casa; y pondré en ella mi voluntad, y seré glorificado, ha dicho Jehová el Señor”.      

La verdad es que remover los escombros no es una tarea agradable. El mismo pueblo de Israel se debilitó removiendo aquellos escombros, ellos dijeron: “las fuerzas de los acarreadores se han debilitado, y el escombro es mucho, y no podemos edificar el muro”, según el libro de Nehemías 4:10. Ésta labor puede ser a veces difícil y genera fatiga, pero sus resultados son maravillosos y muy importantes.     

Es muy importante valorar un buen comienzo desde los cimientos. Para todos, por lo general, es muy agradable ver el edificio terminado e ir de compras para amoblar, pero no es muy bonito cuando están sacando la tierra para ubicar los cimientos y estructuras. Pero, todo es parte de la reconstrucción. 

Debemos destacar los verbos utilizados por el Señor: “Meditad”, “subid”, “traed”, “reedificad”. Es una reconstrucción donde la persona es parte activa y fundamental, no somos espectadores, sino parte activa en los planes de Dios.    

Además, debemos ser conscientes de la importancia de superar la oposición externa e interna. Samaritanos, amonitas y aún de los mismos judíos se oponían, a través de burlas, calumnias, mentiras, e incredulidad; además de aquellas cosas que se levantan dentro de nosotros mismos muchas veces: las dudas, el desánimo, la incredulidad, la soberbia, entre muchas otras cosas. 

Además de todas estas cosas, hubo, por supuesto, un costo económico, y por eso el Señor les recuerda que él es el dueño de todo, nos dice Hageo 2:8 

“Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos”. Dios bendice la economía de su pueblo, para edificar su casa y logara sus propósitos.        

 

 

 

4) Es fundamental, mantenerse firme en el plan de Dios. 

Hageo 2:23 “En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, te tomaré, oh Zorobabel hijo de Salatiel, siervo mío, dice Jehová, y te pondré como anillo de sellar; porque yo te escogí, dice Jehová de los ejércitos”. 

Como podemos en muchas otras ocasiones, aquí el Señor está animando a Zorobabel. Dios le anuncia que le tiene preparado un honor, que no estará solo, que el plan divino en él se cumplirá, y que el Señor mismo será su fuerza (el entorno de la reconstrucción era difícil, además aunque no estaban cautivos en Babilonia, seguían bajo su dominio, pero fiel y poderoso el Señor cumpliría su palabra).   

Debemos destacar aquí que el anillo de sellar representa: sumo valor, apreciado, honor, autoridad; nos habla de un sello de poder y gobierno.   

Recordemos que el pueblo de Israel seguía viendo la opresión babilónica, veían los soldados del ejército de Babilonia pasearse por las calles de la ciudad de Jerusalén, y quizá se preguntaban: “¿Cuándo seremos libres? Y en este momento el Señor les responde “viene un tiempo cuando haré caer los reinos de la tierra, y te tomaré y te pondré como autoridad sobre la tierra”, según leemos en Hageo 2:21-23. 

Como lo vimos inicialmente en este estudio, Zorobabel es de linaje real y aquí es figura del Señor Jesús, y nos dice que el Señor hará caer los reinos de las naciones, y Cristo será establecido como autoridad sobre toda la tierra para siempre: 

“y su reino permanecerá para siempre, y todos los dominios le servirán y obedecerán” y nosotros, como iglesia del Señor, tendremos el privilegio de reinar con él.         

El término “escogido” quiere decir: separado, seleccionado, calificado, elegido, entresacado, agradable e implica, lógicamente, un propósito especial. 

Nos dice la palabra de Dios en Hageo 2:23 “Porque yo te escogí, dice Jehová de los ejércitos”, esto nos permite concluir que somos un propósito de Dios. Tu vida se corresponde con un plan diseñado por Dios, fuiste seleccionado por el Dueño del universo y te ha comisionado para un gran plan y él te llamó porque cree que puedes hacerlo con su ayuda. Eres un elegido por Dios.   

Es muy interesante observar aquí, que el nombre “Zorobabel” quiere decir: “nacido en Babilonia” “salido de Babilonia”, él nació en cautiverio, pero Dios lo liberó y lo convirtió en instrumento para la restauración de miles y miles. 

Zorobabel, nació en el tiempo señalado o planeado por Dios, en el lugar del propósito divino, para una obra específica y fundamental para el reino de Dios, éste era el tiempo de Zorobabel. Como hoy es el tiempo que Dios ha diseñado para nosotros.  

 

 

 

Reflexión final: Claramente, vemos por la Biblia, que somos un propósito divino, que nació en el corazón del Rey del universo, somos un diseño celestial, hijos del Rey con la autoridad en Cristo para vencer, y ser instrumentos de restauración en la vida de muchos, el mensaje del Señor para ti hoy es:   

“Esfuérzate, y cobrad ánimo, porque te tomaré, y te usaré poderosamente, porque yo te escogí, dice Jehová de los ejércitos”. Fiel y poderoso es el Señor para cumplir sus promesas y planes. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invito a leer: Dios hará cosas sorprendentes

4 Comments:

  1. Q el Señor use nuestras vidas poderosamente para cumplir su propósito en nosotros porque también nos dice en Éxodo 14:14 El Señor peleará por vosotros y vosotros estaréis tranquilos.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Así es Sara, Dios es fiel para cumplir sus promesas y es todopoderoso para hacer conforme a su buena voluntad. Dios te bendiga y gracias por tus comentarios.

      Borrar
  2. Muchas bendiciones pastor es de gran bendición Dios bendiga su vida y ministerio.. sus enzeñanzas me han ayudado mucho

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Blak por tus palabras. Dios bendiga tu vida y tu familia. Gracias por dejarnos tus comentarios.

      Borrar