Ads 468x60px

Dios tiene cuidado de nuestra familia

Sermón: Dios tiene cuidado de nuestra familia.


Introducción: Muchas veces la crisis o la prueba llega a nuestra casa, y puede aparecer diversas reacciones, pero lo correcto es acudir a Cristo, fortalecernos en él, y en su presencia recibiremos la sabiduría y poder para enfrentar la situación y superarla.     

1) Dios quiere que tomemos buenas decisiones. Mateo 2:13-15.   

Inicialmente este capítulo nos habla de la visita que realizaron los sabios del oriente al niño Jesús, estos rindieron adoración al Señor y después de presentar sus ofrendas volvieron a su lugar de origen.  

Después que partieron ellos, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José y dijo: Levántate y toma al niño y a su madre, y huye a Egipto, y permanece allá hasta que yo te diga; porque acontecerá que Herodes buscará al niño para quitarle la vida. Y él, despertando, tomo al niño y a su madre, y se fue a Egipto, y estuvo allá hasta la muerte de Herodes; para que se cumpliese lo que dijo el Señor por medio del profeta, cuando dijo: “De Egipto llamé a mi Hijo”, Mateo 2:13-15.  

Herodes les había encomendado que cuando hallaran al niño se lo informaran, pero ellos siendo avisados en sueños por Dios, regresaron a su tierra por otro camino. La intención de Hedores era quitarle la vida al niño Jesús. Podemos ver aquí la intervención divina protegiendo la familia de José, María y Jesús. Dios guarda las familias.  

Nos sigue diciendo la Escritura que un ángel de Dios vino a José en sueños y le dijo que debía ir a Egipto y permanecer allá hasta que Dios volviese a hablar (en sentido figurado, Egipto generalmente se asocia con lo malo, pero en este caso esa fue la dirección de Dios. A veces es difícil entender lo que Dios dice o hace, nosotros debemos creer y obedecerle). 

Allá permaneció la familia hasta que murió Herodes (Dios es quien se encarga de nuestros enemigos). Esto fue conforme a lo que estaba escrito en el libro del profeta Oseas, y esto debemos tenerlo en cuenta, pues nos recuerda que el plan de Dios con nosotros está registrado en su libro (nada toma por sorpresa al Señor). 

 

2) Dios nos invita a fortalecernos en él. Mateo 2:16-18.     

Entonces, Herodes cuando se vio burlado por los magos, se enojó mucho, y mandó matar a todos los niños menores de dos años que había en Belén y en sus alrededores conforme al tiempo que había inquirido de los magos. Entonces, fue cuando se cumplió lo que fue dicho por el profeta Jeremías,  cuando dijo: Voz fue oída en Ramá, grande lamentación, lloro y gemido; Raquel que llora a sus hijos, y no quiso ser consolada,  porque perecieron”.  

Debemos destacar lo que generó el enojo en la vida de Herodes, pues lo llevó a dar órdenes de muerte desde su posición de autoridad; por eso, es figura de un gobierno de muerte y destrucción. En este caso, se levantó contra las familias, específicamente, contra los hijos.  

Es muy importante además, tener en cuenta lo que nos dice el versículo 17, es decir, que esto ya había sido profetizado por el Señor a través del profeta Jeremías. Nuevamente la Biblia nos dice que se cumplió lo que estaba escrito.  

Aquel momento de lloro, lamentación y dolor, ya estaba profetizado. Sin duda, son aquellas profecías que no queremos escuchar, pero que Dios declara advirtiéndonos de las dificultades que vendrán.  

Una advertencia viene para fortalecernos en Dios, como dice el apóstol Pablo: “Fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza… para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo” Efesios 6:10-11. Los planes de Dios enfrentan obstáculos y enemigos en la tierra, pero mayor es el que está en notros, que el que está en el mundo.      

 

3)  Dios se encarga de nuestros enemigos. Mateo 2:19-21.  

Pero, después de la muerte de Herodes, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José en Egipto, y le dijo: Levántate, toma al niño y a su madre, y vete a tierra de Israel, porque han muerto los que deseaban y procuraban la muerte del niño. Entonces, él se levantó, y tomó al niño y a su madre, y vino a la tierra de Israel”.  

En el perfecto tiempo de Dios un ángel se aparece en sueños a José, y le informa que puede volver a tierra de Israel, pues ha muerto Herodes (éste hombre murió de una terrible enfermedad que le causó tormentos hasta morir).  

No debemos tomar venganza por nosotros mismos, pues Dios da el pago a cada uno conforme a sus obras. Herodes vivió una triste y violenta historia familiar, fue un hombre cruel y sanguinario, y eso fue lo que cosechó. Ora, Dios se ocupará de los obstáculos y de los que hacen oposición a tu vida o familia.  

José, sensible a la dirección del Señor, tomó al niño y a su madre y volvió a Israel. Vemos a José, María y Jesús, la familia, unida a pesar de las dificultades, caminando juntos, sin recriminarse ni acusarse unos a otros. Seguramente aquel viaje fue difícil, pero Dios estaba con ellos y eso es lo más importante.     

4)  Seguir la dirección de Dios siempre traerá bendición. Mateo 2:22-23.  

Pero, oyendo José que Arquelao reinaba en Judea en lugar de Herodes su padre, tuvo temor de ir allá; pero, avisado por revelación en sueños,  se fue a la tierra de Galilea, y vino y habitó en la ciudad que se llama Nazaret, y todo esto, para que se cumpliese lo que fue dicho por los profetas, que había de ser llamado nazareno”. 

El escenario en la tierra de Israel no era del todo ideal, pues en Judea gobernaba Arquelao, hijo de Herodes. El nombre “Arquelao” significa: príncipe del pueblo. Nombre que nos deja ver que su anhelo era la gracia y favor del pueblo, y no el de Dios.     

Ante esto, José recibe dirección de Dios para ir a la tierra de Galilea. Cuán importante es que podamos contar con la dirección del Señor, darle el primer lugar al consejo divino significa bendición y protección para nosotros y para nuestra familia.  

José y su familia habitaron en la ciudad de Nazaret, para que se cumpliese lo que estaba escrito. Entonces, nuestra vida está escrita en los libros del Señor, él desea que su poderoso propósito se cumpla en nosotros, por eso, es tan importante y necesario procurar un corazón manso, humilde y sensible a Dios. 

Conclusión: Es tiempo de orar a Dios por nuestras familias, por su protección y bendición sobre los matrimonios y sobre nuestros hijos, sobre todos. Como José debemos procurar la sabiduría y dirección del Señor para llevar a nuestra familia por el camino correcto, el camino de la salvación, de la bendición y de la vida para todos. 

Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invito a leer: PROSIGO HACIA LA META.

.

2 Comments:

  1. Es precioso.
    Gracias pastor.
    Pidiendo al Señor por nuestras familias.

    ResponderBorrar
  2. Palabra de bendicion para mi por el proceso que pasa mi familia en estos momentos.
    Amen amen gloria a Dios

    ResponderBorrar