Ads 468x60px

Vencedores en medio de la adversidad


sermón: Vencedores en medio de la adversidad.




La palabra de Dios nos enseña que David, hijo de Isaí de Belén, era un pastor de ovejas en su adolescencia y en su juventud, precisamente en este oficio aprendió a luchar y a derrotar a los leones y osos que venían contra el rebaño.

Su labor como pastor lo capacitó para luchar contra los enemigos de su rebaño, aprendió a enfrentar a su oponente, y posteriormente pudo enfrentar y derrotar a Goliat, el gigante filisteo.  

Vemos entonces que David fue un pastor, luego se convirtió en rey, pero era al mismo tiempo un soldado; él era un hombre de adoración, pero a la vez fue un gran guerrero.

Nos enseña la Escritura que David era un hombre con un corazón conforme al corazón de Dios, y debemos tener en cuenta que nuestro Dios es Jehová de los ejércitos, poderoso en batalla, poderoso guerrero.

Así como David y nuestro Dios, la Biblia nos enseña que somos guerreros y soldados del ejército del Señor; y sin duda, la adoración es una poderosa arma que Dios nos ha dado.  



Dice la palabra del Señor según Efesios 6:12 “Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes (gobernantes) de este mundo de tinieblas, contra las fuerzas espirituales de maldad en las regiones celestiales”.

En este texto de la Biblia se nos enseña de manera clara la realidad de la batalla espiritual, aunque por lo general invisible, pero es la que sin duda determina los acontecimientos y curso natural de la vida.

Es importante tener en cuenta que como hijos de Dios somos también soldados de su ejército y avanzamos en contra del ejército del reino de las tinieblas. El pasaje bíblico de Efesios 6:12 describe aún su organización y fuerza, pero Cristo venció en la cruz del calvario, resucitó y nos ha dado el poder y la autoridad para avanzar en victoria contra todo poder del enemigo.  

Por eso también nos enseña la Escritura: “en él somos más que vencedores”. Adelante, Dios está de tu lado. No hay obstáculo ni enemigo más poderoso que nuestro Dios. Confía en él, nuestro resultado siempre será la victoria.    



Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.

Te invito a ver la prédica: El poder de una oración sincera y humilde


.

5 Comments:

  1. Más q vencedores. Romanos 8:28
    Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hermosa reflexión, gracias por compartir Dios los bendiga

      Borrar
    2. Así es Sara, Gracias por tus aportes. Dios te bendiga.

      Borrar