Ads 468x60px

No te desanimes, Dios te fortalece


No te desanimes, Dios es tu fortaleza.



No te desanimes, Dios te fortalece.

Introducción: El desánimo es un aspecto que llega a la vida del ser humano, y como cristianos a veces caemos en él, pero debemos superarlo porque puede no sólo debilitarnos, sino apartarnos del camino de la fe en Jesucristo el Señor, y puede afectar de modo significativo los propósitos de Dios en nuestra vida. 

En la Biblia ¿Qué significa “desmayar”? Esta palabra quiere decir: debilitar, fatigar, perder el ánimo. También significa: desanimarse. Es perder la esperanza la fe y la confianza en Dios y en su cuidado. Esta palabra también quiere decir: resignarse; desfallecer y perder el valor.

Deuteronomio 1:21 “Jehová tu Dios te ha entregado la tierra; sube y toma posesión de ella, como Jehová te ha dicho; no temas ni desmayes”.

Para aquel momento Israel estaba a punto de iniciar la conquista de la tierra prometida, allí habían grandes ciudades, gigantes y poderoso ejércitos, la conquista tomaría años, y quizá en el proceso podía el pueblo de Dios desmayar, por eso el Señor le dice: No desmayes, yo cumpliré mi palabra.   



Números 21 4-5 “Después partieron del Monte de Hor camino del mar Rojo para rodear la tierra de edom y se desanimó el pueblo por el camino. Y habló el pueblo contra Dios y contra  Moisés: Porque nos Hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano”

La palabra de Dios nos enseña que ellos caminaban por el desierto. Para nosotros hoy día es enfrentar crisis y dificultades. Es no recibir o no tener lo que deseamos, para ellos era el pan y el agua, pues no estaban de acuerdo con el pan que Dios enviaba del cielo, es decir el maná.

Cuando no nos sometemos a la voluntad de Dios, sino que deseamos hacer nuestra propia voluntad, las cosas no salen bien, y ante los malos resultados aparece el desánimo.  

Ellos tenían una visión de fracaso, de hecho pensaban que habían salido de Egipto para morir; no había fe para creer que el Señor los introduciría en la tierra de la abundancia. Cuando la fe se debilita, aparece el desánimo. 

Lo correcto y lo que nos enseña la palabra de Dios es que veamos estas circunstancias como oportunidades para depender de Dios y para crecer en la fe. Las dificultades del camino terminan siendo herramientas del Señor que nos ayudan a madurar en todas las áreas de nuestro ser; madurez fundamental para alcanzar los planes de Dios para nuestra vida.   

(Nota especial: Adquiere gratis nuestro nuevo libro cristiano: “Predicaciones cristianas. Estudios bíblicos”. Sermones para estudiar y predicar la palabra de Dios en iglesias o grupos. Una herramienta de estudio y apoyo para la enseñanza de la palabra de Dios. Promoción del 12 al 16 de mayo 2020. Adquiere sin costo alguno este libro aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).



Escrito por Pastor Gonzalo Sanabria.



.

1 Comments:

  1. Siempre agradecida al Señor por su misericordia y si presencia en mi vida. Dependo totalmente de Él.
    Gracias pastor por el estudio

    ResponderBorrar