Ads 468x60px

Jesús, el camino al Padre celestial


Introducción: La Biblia nos enseña que Jesús es el camino, la verdad y la vida, nadie va a al Padre, sino por él. Es sólo a través de Jesús que tenemos acceso y revelación del Padre celestial, se requiere por tanto anhelo de conocer a Dios y humildad para buscar a Jesús. Es fundamental esto para vivir la vida en abundancia, pues Jesús dijo: “Y esta es la vida eterna que te conozcan a ti, y a quien has enviado”…




Conocer a Jesús es el camino para conocer al Padre celestial.

“Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre, y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar” Mateo 11:27. 

Inicialmente en este versículo el Señor Jesús hace una declaración muy importante: “todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre”; expresión que nos deja ver no sólo la confianza absoluta del Padre en Jesús al entregarle todo, sino que nos recuerda que Jesús es Señor de todo y que el Padre celestial lo honró poniendo todas las cosas en sus manos.

Por eso debemos ser conscientes de la importancia de aceptar a Cristo no sólo como nuestro Salvador, sino como nuestro Señor, pues su señorío implica someternos a su voluntad plenamente y gozarnos de su gobierno sobre nuestra vida.  

Es el Hijo quien conoce plenamente al Padre, y es el Hijo quien nos lo puede revelar. La palabra “revelar” se traduce del término griego “apokalupto” (raíz de la palabra “Apocalipsis”) que además quiere decir: quitar la cubierta, descubrir. Es dar a conocer o poner a la vista lo que estaba cubierto o era desconocido.

(Nota: Adquiere gratis nuestro nuevo libro cristiano: “Sermones sobre la oración”. Un interesante texto que nos anima, fortalece y enseña sobre el poder e importancia de nuestra comunión con Dios. Promoción del 28 de abril al 2 de mayo 2020. Adquiere sin costo alguno este libro aquí en: GRATIS LIBRO CRISTIANO).


Entonces el Señor Jesús, además de venir a dar su vida en rescate por muchos, vino a revelarnos al Padre celestial. De hecho todo lo que hizo Jesús en su ministerio terrenal fue fiel reflejo de la voluntad del Padre celestial, por eso el Señor dijo:

“Cuando hayáis levantado al Hijo del hombre, entonces conoceréis que yos soy, y que nada hago por mí mismo, sino que según me enseñó el Padre, así hablo… porque yo hago siempre lo que le agrada” Juan 8:28-29.

Jesús al final de Mateo 11:27 dice: “y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar”. Sabemos, sin duda, que el Señor Jesús busca corazones mansos, humildes, que reconocen su condición y necesidad de Dios, es por eso que los escribas y fariseos de aquella época no tuvieron la revelación de Cristo y del Padre, porque eran orgullosos, autosuficientes y por su religión no reconocían su condición.



Es fundamental entonces para tener y crecer en la revelación del Padre celestial no sólo anhelo de él, sino una actitud humilde de corazón y una disposición enseñable para ser instruido por el Señor Jesucristo y por el Espíritu Santo que nos ha sido concedido.




.

1 Comments:

  1. Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. - Filipenses 2:5-8

    ResponderBorrar